Blogs

Pedro no dispara al palo

pedrito.jpg

Guardiola no se equivocó cuando exigió cautela ante la venida de un Levante desmoralizado y todavía aterrado tras su paso por el Bernabeu. El motivo de su sorprendente prudencia fue el parón navideño que, según Pep, invita a la distracción y la desconcentración (para eso son vacaciones, ¿no?). Y lo que parecía un argumento preventivo de ‘ponerse la venda antes de la herida’ fue una evidencia a tenor de lo sucedido en el Camp Nou. Porque el Barça ganó con desgana; holgazaneó a pesar de que el rival se atrevió a intimidar y deambuló por el césped sin intención concreta. De estos partidos siempre se dice que son los típicos tontos de temporada: estaba meridianamente claro que el Barça ganaría,  la gracia era saber cómo.

Y la conclusión más aproximada, creo yo, es que Pep siempre encuentra recursos inopinados. El último y más resolutivo sigue siendo Pedro (ya jamás ‘Pedrito’), de profesión futbolista y rol de ‘desatascador’. Cuando todos fallan, él acierta; si a Xavi e Iniesta se les atora el chip inteligente, es el canario quien programa un par de destellos y adelante. Lo lleva haciendo desde que marcó su primer gol oficial con el Barça en San Mamés, en la Supercopa del 2009. Fue entonces cuando firmó su primer contrato profesional y también cuando su entrenador intuyó que su chaval valdría para algo más que cubrir suplencias coperas o minutos de la basura.

Guardiola siempre le define como “un futbolista que lo hace todo bien”, correcto; pero quizá sea Sixto Alfonso, el descubridor de Pedro, el que más atine: “es muy bueno no porque le sale todo, sino porque siempre sabe elegir cómo perseverar”. Me quedo con esta última. Un día hablaré de este ojeador canario, que también dio fama a Silva y a Jeffren. El fútbol de las islas es una cantera de niños rápidos, escurridizos y con un mimo extraordinario del balón.

El caso es que Pedro, por el momento, no dispara al palo. Bueno, sí, ahí está el dato: ante el Levante su pelota rebotó en el palo por primera vez, porque siempre suele ser gol. Su eficacia goleadora y, a la vez, silenciosa (no se le da mucha coba) recuerda a la de otro delantero con mucho apego a Canarias: Juan Antonio Pizzi. Y eso que éste era argentino, pero su estancia inolvidable en el Tenerife fue su máxima credencial para fichar por el Barcelona justo en la temporada de Ronaldo. Fue en Can Barça, como suplente de lujo del brasileño, donde asumió el rol que hoy se ha arrogado Pedro. Pizzi tenía la misión de aniquilar los partidos cuando llegaban a su estertor; casi salía a gol por actuación. La diferencia es que Pedro es titular indiscutible desde hace tiempo y se ha inventado la virtud de chutar sólo en situaciones claras y, lo que es más importante, claves. Por eso y al igual que Xavi e Iniesta, es un jugador único. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Deja tu respuesta