Blogs

…y Mou fardará de títulos en otros lugares

mourinho-real-madrid.jpg

El circo va a dar muchas funciones. No sé si Mourinho se ha convertido a posta en un pim pam pum  incluso dentro de su propio gremio. El último pataleo por el calendario ha agitado una ola entre la mofa y la indignación (Tito Vilanova y Emery no se han congraciado con él, obviamente). Sus quejas sobre cómo Mediapro (Jaume Roures) y el Barça ‘perpetran’ los horarios ligueros han sido la última evidencia de que el portugués tiene patente de corso para actuar a su antojo. Tanto es así que la rueda de prensa previa a Riazor no le valió como arma de largo alcance y tuvo que repetir su discurso después del partido. La cortina de humo estaba preparada; había que desviar el tiro de los siete puntos y tíos como Kaká no podían ser presa fácil para la prensa más voraz, ¿cuántos debates habéis escuchado estos tres días sobre su rendimiento?

El brasileño es intocable por el momento…sesenta y cinco millones son su garantía. Y aunque han saltado a la palestra los primeros candidatos para intentar ‘reanimar’ al que un día jugó por un Balón de Oro, su margen de supervivencia en Chamartín todavía es amplio. No obstante, es Kaká y merece por currículum una reválida; la ventaja es que cualquier inspiración que le venga será bienvenida en el madridismo, peor no lo puede hacer y la excusa de la readaptación prescribió. Habría que preguntar a Mou por su chico, quizá nos encontremos de sopetón con un alarde de sinceridad pero es una suposición muy atrevida. La consigna es protegerle con una coraza cuando las invectivas mediáticas empiecen a florecer.

Esa coraza la asume el entrenador. Ahora entiendo que todos sus jugadores, sin excepción, idolatren el sentimiento paternalista de Mourinho; y me gusta porque el vestuario lo agradece sin estar pendiente de pantomimas, pero no a cualquier precio. Porque ya son demasiados dislates los que tiene que justificar el club: el presidente ha tomado la postura conciliadora, lo contrario implicaría un cabreo casi irreversible del míster. Y, sinceramente, aunque suene categórico el Madrid no puede permitirse perder a Mourinho en tiempos de sequía. Ha venido porque es un ganador nato y en esta temporada a la institución no le queda otra que aceptar la máxima de que el fin justifica los medios, cueste lo que cueste.

Por eso, ni el folio de los trece errores de Clos Gómez,  ni el victimismo con Valdano (Mou clamaba por ser defendido dentro de su propio club), ni los dichosos horarios le pasarán factura. Sí, él es the special one, por credenciales y por ese curioso estilo que irrita al resto de competidores. Pero por una temporada es suficiente, porque si el Madrid acabase en blanco otro año más el marrón se lo va a comer el contratante… y Mou podrá seguir fardando de títulos en otros lugares.   

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: ,

Deja tu respuesta