Blogs

Dios salvó a Adebayor

“Tu hijo está caminando gracias al fútbol. Debe ser porque lo lleva en las venas”. Tal y como está escrito, se lo espetaron un puñado de feligreses de una iglesia perdida de África a Alice Emiola, la madre de Adebayor, hace muchos años. Porque Emmanuel, el delantero del Real Madrid, relata que no podía caminar hasta que cumplió cuatro años. Y eso que su madre lo intentó todo, hasta que un día un balón cayó en sus pies en dentro de una iglesia protestante y sorprendentemente se levantó. La historia del togolés, apenas conocida, fue desvelada por el propio jugador en una deliciosa entrevista al canal de televisión del Arsenal cuando jugaba en el equipo londinense (febrero de 2009). El milagro no fue que tardara en caminar, sino que a su madre le advirtieron en aquella iglesia que si el niño no andaba por sí mismo tras una semana de oraciones, jamás lo haría.

Cuenta Adebayor que Alice, desesperada por la incapacidad de su hijo, le llevó por Nigeria, Lagos, Ghana y todos los pueblos de África, pero “no sucedía nada”. Así que se fió de unos predicadores y comenzaron los rezos para que el hoy gigantón Emmanuel caminase. “Empezaron el domingo a medianoche y durante toda la semana no caminé. El sábado a medianoche mi madre estaba llorando; para ella, todo había terminado. Me había llevado por todo África y nada había funcionado”. Entonces, ocurrió lo sobrenatural: “yo estaba en la iglesia y, hacia las nueve o diez del domingo por la mañana, escuchaba a los niños jugando al fútbol fuera. De repente, alguien chutó el balón hacia la iglesia. Y la primera personal que se levantó y corrió fui yo, porque quería coger la pelota”. Evidentemente, os podéis imaginar la cara de perplejidad de Alice…”mi madre estaba asustada porque nunca me había visto caminar y, de repente, yo estaba corriendo detrás del balón”. Aquello fue una señal, un gesto que convenció al jugador para luchar por ser futbolista. Vaya si lo ha conseguido. No obstante, después de la proeza Alice lo tuvo claro: su hijo estaba predestinado para el fútbol.

Ante la incredulidad de los medios ingleses que recogieron la historia, Adebayor se defendió: “es una historia sorprendente, pero es verdad. Mi madre me ha hablado de esto toda la vida”. Quizá por ello, él siempre da las gracias a Dios…por la vida, por el éxito que ha conseguido, absolutamente por todo. Tan honda es su fe cristiana que el 8 de enero de 2010, en los días previos de la Copa de África de Ángola, Dios le salvó del atentado que sufrió el autobús de la selección togolesa. Mataron a nuestro conductor, no había nadie para manejar el bus. Me quedé en estado de shock. Todos los jugadores, cada uno, estaban llorando, pidiendo a sus madres, llorando por teléfono, diciendo sus últimas palabras porque pensaron que morirían”, explicó Adebayor en una entrevista con la BBC. Confesó que le mandó un sms a su madre diciéndole que iba a morir, pero su fe cristiana o la suerte evitaron que fuese ametrallado. Desgraciadamente, la fatalidad eligió al conductor del autobús y dos miembros de la expedición de Togo.

En estos días Adebayor no sabe todavía si continuará en el Madrid. Vino como parche a la lesión de Higuaín el pasado enero y, a sabiendas de que podía ser un contrato temporal, no dudó en decir que fichar por el Real Madrid era lo mejor que le había pasado. Lógico, después del milagro de niño y de las ametralladoras de Ángola. “El 2011 empieza muy bien. Ojalá todo quede atrás. Gracias a Dios todavía estoy vivo. Sólo pienso en jugar mi fútbol…. con la gracia de Dios” (entrevista al diario El País). Vuelva al City o fiche por otro equipo, Dios está con Adebayor…gracias a aquellos predicadores africanos de hace veintidós años.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: ,

Deja tu respuesta