Blogs

CR7…”teníamos potencial para más”

247267_1307998361.jpg

“No está nada mal”. Se escuchan risas en el salón, entre ellas la de Cristiano Ronaldo. Es su respuesta a la oferta de proporciones bíblicas del Manchester City. Porque ciento setenta millones de euros (para el Madrid) y un suedlo anual de veintitrés y medio parecen un vacile, pero un ‘sí’ del portugués bastaría para mover tantas toneladas de billetes. No obstante, él se lo tomó con humor, está a gusto en Madrid y no le importaría acabar ahí, tal como dijo en El Partido de las 12 de la COPE. Pero no es la primera vez que el jeque Sheikh Mansour bin Zayed Al Nahyan, hermano del príncipe heredero de la familia real de Abu Dhabi, amaga con otro ‘jueves negro’ en la Bolsa del fútbol; mientras el brent fluctúe al capricho de la compañía petrolera de su familia, las proposiciones indecentes se van a ir apilando unas encima de otras. Del mismo jeque supimos hace un año que no le habría importado soltar un cheque por valor de un billón para comprar el Real Madrid…¡sí, el club entero! Y como su única intención es emular la competitividad del vecino United y hacerlo campeón (así se lo prometió al entonces técnico Mark Hugues cuando compró el club en 2008), ha comprendido que en este negocio, o tienes la paciencia de educar a chavales como Barça o Ajax, o tiras por el atajo más rápido, el preferido por el City, y aplicas justo a la inversa la mítica frase de Top Gun ‘tu ego extiende cheques que tu cuerpo no puede pagar”. El dueño del City sí puede pagar lo que se le antoje, la cuestión es si le toman en serio.

El caso es que Cristiano ha hecho oídos sordos al disparate del jeque y sólo le preocupa la ‘Décima’. Reconoció que habría cambiado la mitad de los cincuenta y cuatro goles de la temporada por un título con más caché; su ambición le delató…”teníamos potencial para haber ganado algo más que la Copa”. Y en la cuestión obligada de los arbitrajes en los clásicos, obvió la polémica: sabe cuidar su imagen. Tanto es así que confesó haberse equivocado el día que dudó de la táctica de Mourinho en el 0-2 del Barça en Champions. Aquel día, con el Madrid encorsetado en su campo, la reacción del jugador estrella fue lógica, natural dada su condición…no fue convocado para el siguiente partido, el de la derrota ante el Zaragoza en el Bernabeu. Pero, a pesar de ese desentendimiento, Cristiano es otro más que profesa la doctrina de su entrenador: el convencimiento unánime del vestuario es el mejor indicio de un proyecto sólido que podrá o no arramblar títulos, pero que en definitiva es la hoja de ruta del club. Además, “el Barça no es infalible”, claro, esto es fútbol. Y aunque el campeón ha explicado con éxitos por qué es el mejor, la reflexión más optimista que puede hacer el Madrid es haber competido al Barcelona muy bien en Copa y con mucho margen de mejora en Europa (evidentemente, en Liga no supieron entender cómo plantear el sonrojante 5-0).

Ahora está descansando para una temporada que se intuye decisiva para el bienestar social del club. Mourinho ha ido soltando en el tramo final de la competición que sus segundos años son los más prolíficos (ocurrió en Oporto, Chelsea e Inter), por eso la opinión pública le pedirá cuentas sólo  por el balance final. La urgencia de copas sigue siendo su coartada para no justificar sus ideas y, aunque Florentino considera suficiente botín la Copa en el año de acoplamiento, la Champions no se puede demorar…más si cabe, cuando el Barça llega a las finales con esa facilidad tan pasmosa. Pero, insisto, Cristiano es optimista y si el crack está sobreexcitado (él es así y punto), su equipo lo debe notar a la fuerza; por algo, Ronaldo es medio Madrid, aunque suene peligroso en una plantilla que presume de fichar lo mejorcito del mercado.      

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta