Blogs

Mitos del fútbol moderno

62132_todo_mal_con_el_kun__la_hinchada_no_le_perdona_el_traspaso_al_manchester_city_.jpg

El maestro Santi Segurola explica en el libro Fútbol, pan y circo. La metáfora patriótico-deportiva de España, de José Antonio Ruiz, cómo ha devorado el deporte a sus ídolos…”El héroe se ha hecho corpóreo, ha perdido su elemento sentimental y legendario, se la ha arrebatado su condición homérica para trasladarlo a un terreno más prosaico. Y la idea del mito, esencial en el deporte, se ha desfigurado”. Esta definición lacónica resuelve una vez más, la última en el caso del Kun Agüero, por qué el fútbol crea efigies tan rápido como las tumba. Ese terreno “más prosaico” no es sino la “mitología del contrato sideral que une los fugaces destinos de los mercenarios de la pelota a la cuenta de resultados de las marcas deportivas multinacionales”, tal como señala el propio autor del libro. Y en esa  moda, lejos del sentimentalismo filial de Raúl con el Madrid, Guardiola y el Barça o Tamudo con el Espanyol, ha caído Agüero de forma entendible en el fondo que no en las formas. Él quería jugar en el Madrid y así lo supo el club blanco; pero entre el incomprensible pacto de caballeros Real-Atlético y la obsesión de Florentino con Neymar, el ex rojiblanco se ha tenido que ‘conformar’ con una cuenta corriente rebosante de millones y un destino que no imaginaba en un principio. No obstante, sin ostentar un currículum histórico digno para un crack, el Manchester City ofrece al Kun un proyecto con chicha en el que los títulos menores ya están al alcance (ganó la pasada Copa inglesa) y la Premier es un reto, como en su día planteó exitosamente Arsene Wenger en el Arsenal.

Agüero explicó, ya como nuevo jugador celeste, que sus agentes hicieron todo lo posible para venir al Manchester. La declaración se entiende como una urgencia después de la frustración por no haber fichado ni por Madrid ni Barça, y sobre todo por sus continuos pataleos públicos. “No sé que hemos al Kun para que nos trate así”, se preguntó Enrique Cerezo anoche en la COPE. Demasiados “no quiero seguir” han ennegrecido una salida que podía haber resultado más cordial. Porque, incluso, la hinchada rojiblanca entiende que sus estrellas quieran aventuras más suculentas y entretenidas que la que plantea el club año tras año, inmerso en la búsqueda eterna de una hoja de ruta. Fernando Torres creyó que el Atleti se le quedaba pequeño y fue seducido por Rafa Benítez, aunque la penuria en títulos todavía le acompañe; Forlán también podría haber dicho adiós, pero no se precipitó y la Copa América le ha motivado para acometer otra intentona con el Atlético. También David Villa quiso irse al Madrid hace dos años y aguantó un año más en Valencia a la espera de otra gran oportunidad, la que le ha brindado el Barça. Son ejemplos que podía haber copiado el Kun en sus maneras; desgraciadamente, ha elegido la menos decorosa, la que ha encabritado al Vicente Calderón.

Culminado su fichaje, el morbo lo pone la intrahistoria: el Madrid dijo desde el primer momento que no le interesaba, que el suyo era el brasileño con cresta; habría que saber cómo de curioso fue el Barça con el delantero, toda vez que la solicitud por Alexis estuvo en la mesa desde el primer momento. Quizá Rosell indagara en la situación del Kun para buscarle las cosquillas al Madrid; la Juventus sí fue de cara desde que se abrió la veda y el City le ha pescado después de tantear al resto de pretendientes y pagar sin discusión previa los 45 millones de cláusula. El caso del Kun ha durado demasiado, bien por amagos en negociaciones o porque, verdaderamente, el jugador estaba convencido que Florentino se decantaría por él, dado que Neymar y el Santos se están haciendo los remolones. Lo cierto es que habría sido más sencillo y excitante que el Kun hubiese elegido club al estilo americano; como en la escena de la película The Blind Side, en la que el amateur de fútbol americano, Michael Oher, da a conocer su elección cogiendo una de las tres gorras que correspondían a sendas universidad que le habían hecho ofertas formales. Imaginaos gorras con escudos bordados del Madrid, Barça, City y Juventus…la decisión habría sido sencilla, mal que le pese al jeque del Manchester, si es que le preocupa haber fichado un jugador a disgusto.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , , , ,

2 respuestas a “Mitos del fútbol moderno”

  1. David martinez leiva dice:

    desde luego que hubiera sido sencilla, en igualdad de condiciones de sueldo y voluntad de ficharlo hubiera escogido sin duduarlo el barça

  2. Baldo dice:

    Solo decir que genial, digno para El Mundo o El Pais

Deja tu respuesta