Blogs

El Lyon se añora a sí mismo…el Ajax también

olympique-lyonnais-vs-real-madrid-3-0.jpg

Gerland dejó de ser maldito para el Madrid. Llegó Mourinho, conjuró los recientes fantasmas del Lyon (en recuerdo de los del Paris Saint Germain de los noventa) y después del primer KO francés de cuatro asaltos, el presidente francés, Jean Michael Aulas, decidió resetear el banquillo. La amenaza de despido a Claude Puel se cumplió el pasado verano, pues la hegemonía del equipo en Francia (siete ligas consecutivas, la última con el propio Puel) quedó en entredicho con una tercera temporada aciaga. Porque a este equipo le pasa como al Valencia, que instruye futbolistas para venderlos en grandes operaciones: el último en salir ha sido Toulalan, cortejado por el proyecto faraónico del Málaga; antes de él, Essien, Diarra, Tiago, Abidal, Malouda, Juninho y, sobre todo, Benzema. No obstante, el técnico primerizo Remi Garde todavía conserva en la plantilla al cazagoles Lissandro, al apuntador Gourcuff, del que se espera una eclosión definitiva y al lateral Michel Bastos, un émulo muy logrado de Roberto Carlos.

Será el quinto duelo Lyon-Madrid de los últimos siete años: en el primero, Luxemburgo se dio de bruces con un equipo melódico en el que las ‘bombas’ de Juninho Pernambucano y el taconazo sublime del gigantón Carew en el Bernabeu dejaron en evidencia el famoso cuadrado mágico; Fabio Capello también sufrió su puesta de largo en Gerland con una derrota irrisoria acompañada de una deplorable actuación de los flamantes fichajes Cannavaro y Emerson; Pellegrini puso el epílogo a la pesadilla francesa con un batacazo más doloroso que los anteriores, porque nunca antes el Madrid había sido tan favorito en unos octavos y el Lyon tan perdedor sobre el papel. Pero ni siquiera Cristiano, y menos Kaká, pudieron con un Lyon en plena regeneración. Al final, fue Mourinho (otra muesca para su revolver) el que dio carpetazo a otra horrorosa historia estilo Milan o el propio P.S.G. La eliminación del equipo francés fue el preludio del cambio en el banquillo; el insípido tercer puesto liguero, el detonante.

El Ajax tampoco parece un equipo intimidatorio y menos con la salida del uruguayo Luis Suárez. Su filosofía es nutrir al primer equipo con jugadores de perfil bajo: vendió al mediático portero Stekelenburg a la Roma y al todoterreno De Zeew al Spartak de Moscú, y ha incorporado al ariete islandés Kolbeinn Sightorsson, quien la temporada anterior marcó 15 goles con otro de los gallitos, el AZ Alkmaar, y también a un magnífico zurdo, Theo Jansenn, procedente del sorprendente Twente y cuyo cometido será poner orden y disciplina al centro del campo, la gran debilidad de un equipo al que le gusta jugar vertebrado. Pero, sin duda, la atracción está en el banquillo…Frank de Boer se ha propuesto rodar de nuevo al Ajax en Champions, competición en la que no hace muchos años Louis Van Gaal logró conjuntar un grupo de ensueño (los hermanos de Boer, Kluivert, Litmanen, Finidi…) y que, por cierto, salió a hombros del Bernabeu en una exhibición legendaria (0-2 y debió acabar 0-4 o 0-5).

Pero De Boer ha dado pistas a Mourinho: la pasada primavera comentó en una entrevista que su inspiración era Guardiola, Con semejante declaración, el Madrid sabe a lo que atenerse, aunque, evidentemente, el propósito del Ajax dista mucho de la realidad del Barça. Por último, el Dinamo de Zagreb tan sólo debe ser un “equipo pasional entregado a su afición”, tal como lo describió Butragueño. Y sus resultados no engaña: fuerte en el estadio Maksimir (4-1 al Malmoe sueco en la previa de Champions) y muy tierno sin el ímpetu del público croata (en Suecia perdió 2-0). Además, han convertido la liga en su rancho particular: cinco títulos consecutivos que han dejado en olvido al histórico Hadjuk Split.

P.D: mañana Barça-Milan y los caprichos del fútbol…Juan Mata vuelve a casa, quizá demasiado pronto.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Deja tu respuesta