Blogs

“Perdón a todos por las veces que hemos anunciado mal una quiniela…”

Miguel Ángel Méndez, periodista de Radio MARCA, tuvo una ocurrente idea en el universo twitter el pasado 10 de agosto: el conflicto Liga-radios humeaba en exceso y Méndez se inventó un foro de debate con denominación de origen #noalfutbolsinradio. Inmediatamente, una catarata de mensajes en apoyo a las radios inundaron el debate en cuestión y apenas asomaron voces discordantes. Éstas coincidieron en que si las televisiones pagan millonadas para meter sus cámaras en los estadios, por qué las radios debían ser la excepción. Las críticas no disparaban mal, pero las respuestas fueron contundentes…a las radios les ampara  la Constitución en su derecho a informar y, además, su propia esencia no es dañina para las audiencias televisivas (no resta telespectadores) y menos para los aficionados que asisten in situ a los estadios. Y profundizando en la esencia, nunca se podrá comparar un espectáculo televisivo con otro radiofónico, ver jugadas con imaginarlas por las ondas.

La decisión de la Liga, obviamente unilateral, sorprendió a radios públicas y privadas: fiscalizar los carruseles de las próximas tres temporadas con un canon a recaudo de la propia LFP chirriaría cuando el modelo de convivencia convive plácidamente, valga la redundancia, con las otras vías de explotación del campeonato (operadores de televisión, mecenazgos – BBVA- y patrocinadores – Mahou, Nike, Burger King y la Quiniela-). Según las cifras que maneja la Liga, su tesorería engordaría 20 millones de euros, cuando en Gran Bretaña la Premier se lleva 70 ‘kilos’ y la Bundesliga cobra a las radios 170 euros por partido, tal como anunció Méndez en su twitter (@miguelangmendez) esta semana. Quizá esa obsesión ‘marketiniana’ por emular a Inglaterra ha impulsado a la Liga a incordiar el estatus quo del espectro radiofónico. Incluso, lo ha estudiado con tanta minucia que en su ‘oferta’ de pago describe los paquetes vendibles al estilo de Digital Plus: desde la opción básica y más barata de narrar partidos en las cabinas del estadio hasta el paquete premium con derecho a narración, zonas mixtas y hasta entrevistas exprés a pie de campo. Pero la Asociación Española de Radiodifusión Comercial lo ha dejado claro…la propuesta es una aberración de una organización también aberrante, que debería dedicarse en cuerpo y alma a garantizar fondos para los futbolistas impagados y matar de un solo cañonazo la tramposa ley Concursal.

Pero la Liga no quiere seguir con actitudes públicamente dóciles (el apretón de manos entre Astiazarán y Luis Rubiales) y en esta materia no ha cedido ni un palmo: está en disputa la segunda jornada de Primera y Segunda División, y los narradores de este sábado han tenido que salir escopetados a sus emisoras para contar (y cantar) fútbol por la tele. Peor tesitura se han encontrado los redactores que iban a actuar con micrófonos inalámbrico….un teléfono móvil y punto. Y en algunos casos, han accedido a los estados previo pago de una entrada de espectador. Puede que en estas primeras jornadas las pérdidas que deba asumir la Liga no sean cuantificables, pero pronto se cerciorará que un partido sin radio, y más con el lastre de los nuevos horarios, repartirá más ansiolíticos que adrenalina. El problema es tan acuciante que hasta José Mourinho tiene opinión…”las radios han sido siempre una parte importante de la pasión que la gente tiene por el fútbol; y por eso, si no están, no será lo mismo. Espero que todo se solucione y venga en la dirección normal”. Es evidente que a los profesionales del primer nivel les consta que el carácter lúdico-festivo del fútbol tiene gracia, en parte, por Tiempo de Juego, Carrusel Deportivo, Radioestadio, Marcador, Tablero Deportivo, La Liga en punto….y por supuesto, las emisoras locales que se desviven en sus narraciones con sus equipos paisanos. La pena es que no se atisba solución perentoria; así que copiaremos al maestro Vicente Marco y pediremos “perdón a todos por la cantidad de veces que hemos anunciado una quiniela que no les había tocado”. El creador de Carrusel soltó el chascarrillo en la entrega de los premios Onda de 1999…las radios llevan dando la ‘matraca’ los domingos ochenta años. Pero aquí importa poco la antigüedad.    

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: ,

Deja tu respuesta