Blogs

Quizá sea el estilo que guste al Bernabeu

real-madrid-ajax1.jpg

Jornada 28 de la temporada 2000/01: faltaba un minuto para el final del Real Madrid-Numancia y Del Bosque, desde el banquillo, le dice a Albert Celades que mantengan el balón para que el equipo soriano ni siquiera tuviese la mínima oportunidad de remontar el exiguo marcador (1-0). De repente, el árbitro andaluz Medina Cantalejo decide dar cinco minutos de prolongación para asombro del Bernabeu…el Numancia había asustado en alguna contra al novato Casillas y era de suponer que tendría tiempo suficiente para armar un último ataque con tanto descuento. Entonces, Figo se juntó a Celades en el centro del campo, Mcmanaman se abrió al flanco derecho y Solari se arrimó a la izquierda; entre los cuatro y con el apoyo de Hierro  y Karanka en la retaguardia lograron retener el balón esos cinco minutos, sin atacar pero sin perder la posesión, salvo en un saque de banda en campo numantino. La grada tampoco se impacientó, pues estaba siendo testigo de un verdadero rondo de entrenamiento…cinco o seis futbolistas tocando la pelota sin perderla. Por entonces, el Madrid era un equipo dominador cuyo ‘fútbol control’ estilizaba su manera de jugar. Así le gustaba al bisoño Florentino Pérez, a Del Bosque y, sobre todo, a una plantilla avezada al juego dominante.

Diez años después, el Madrid ha encontrado el estilo que mejor se ajusta a las circunstancias, esas que obligan a jugar como sea para batir al Barcelona. El contraataque se ha convertido en la consigna diaria y a los protagonistas tampoco les cuesta reconocerlo: Sergio Ramos comentó después del 3-0 al Ajax que ellos juegan en la búsqueda de espacios (los que da el contragolpe); Arbeloa confesó tras el empate de Santander que no tenían “la paciencia suficiente cuando enfrente hay defensas cerradas”. Y Luis García-Plaza, entrenador del Getafe, resumió su derrota del Bernabeu con un “no hay dudas, el Madrid es el mejor equipo del mundo a la contra”. Posiblemente. La cuestión es si al Bernabeu le encandila la idea de que sus chicos ignoren los porcentajes de posesión (anoche sorprendió que el Ajax ganase la estadística) y salgan disparados a la portería contraria en ofensivas fulminantes. La del primer gol fue antológica: once toques en trece segundos y ejecución perfecta de Cristiano Ronaldo. Cada partido es una prueba más irrefutable que el anterior de que Kaká está renaciendo con la propuesta táctica de Mou… repliegue made in Xabi Alonso y a partir de ahí, un robo cualquiera en el centro del campo que aproveche los espacios para elegir el mejor pase definitivo. La ‘nueva’ moda del equipo va con Kaká, Özil y, por supuesto, Cristiano Ronaldo, quien prefiere la zancada de cuarenta metros que le asemeja a Usain Bolt a abrir la lata ladeado desde la izquierda.

Es decir, ¿cómo jugarían Zidane o Messi en la pizarra de Mourinho? Pues quizá soltando balones largos y precisos, con pocas opciones de descerrajar defensas con internadas imposibles o ruletas circenses. Así fichó el Atlético de Madrid a Schuster en el verano del 90: Jesús Gil le trajo para asestar un golpe moral a Barça y Madrid, pero en el fondo para que exprimiese las cualidades explosivas de su otra estrella, Paulo Futre. Schuster había dejado la orquesta sinfónica de ‘La Quinta del Buitre’ para amoldarse al entrenador yugoslavo Ivic, y el Atlético encontró en el contraataque su arma más letal. A aquel equipo le entusiasmaba que le reconocieran por su estilo…a Mourinho no es que le mole, sino que es el juego en el que se siente superior por los perfiles de su vestuario. Alfredo Relaño escribió en su editorial de AS el pasado lunes que hubiese preferido que “el Madrid hubiese cambiado a Mourinho y no al revés”. Hablaba del discurso vehemente de Florentino en la Asamblea, pero la reflexión es extrapolable a todas las dimensiones del club; por algo, el portugués manda, ordena y dirige promocionado como el Dios Rá, por encima de un presidente degradado a faraón. El gusto futbolero queda ahí y, a diferencia de siempre en el Bernabeu, no está sujeto al gusto del consumidor. No obstante, como dijo Manolo Lama anoche en COPE…”¿Al madridismo le gusta jugar al contraataque? A lo mejor. ¿Le gusta q le domine el Rayo? Pues igual también”.  

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

3 respuestas a “Quizá sea el estilo que guste al Bernabeu”

  1. Marc dice:

    El Madrid se siente cómodo a la contra , de igual manera que se siente cómodo el Barça al robar el balón a 20 metros de la portería en una asfixiante presión de sus puntas. No todo es tiki taka, ni se vive en los mundos de Yupi. El Madrid tiene su zona de creación de juego rápido, a un toque, veloz , cuando participa en el juego Özil, y Benzema en 3/4 de campo. El Madrid , por lo que se ha visto en pretemporada, concentra más altas posesiones de balón, presiona conjuntamente todo el equipo más arriba, mueve el balón más rápido , etc. como ya demostró en la Supercopa, discutiéndole el dominio del choque al Barcelona. ¿Por qué pasa esto? Porque el Madrid ya lleva un año con Mourinho y ha asimilado sus conceptos tácticos y los automatismos como equipo.

    Lo que pasa que el Madrid lleva tres partidos que no juega bien, tal vez porque están mal físicamente, o por lo que sea, por lo que sus prestaciones como equipo han bajado. Pero esta no ha sido la tónica de la temporada, así que reducir el estilo del Madrid “al contrataque como le gusta a Mourinho”, es mentir y ser reduccionista.

  2. Marc dice:

    El Madrid bate y conecta con 3/4 de campo con Marcelo , que concentra la salida natural del balón por su banda, o bien , bate líneas rivales con los pases rasos de Xabi Alonso, a veces incluso actuando de tercer central para sacar el balón limpio y jugado desde atrás.

  3. Scofield dice:

    Deberias de haber visto el partido, en la segunda parte, sobretodo en el tramo final del partido el Madrid conservó el balón bastante tiempo sin impacientarse, tuvo el dominio, y prueba de ello fue el tercér gol de Benzemá, que invito que tú y todos los periodistas que hoy vais diciendo que el madris juega al contragolpe, volváis a ver desde el principio de la jugada. El Madrid en el tercér gol de Benzemá está unos dos minutos tocando la pelota, que pasa por todos los jugadores con infinidad de pases, pero debe ser que no interesa mostrar esa jugada… Hay que ver los partidos antes de hablar!

Deja tu respuesta