Blogs

Manzano y Reyes…Luis y Futre

1316029168428.jpg

16 de enero de 1993…el Atlético empata contra el Real Madrid en el Vicente Calderón. Luis Aragonés alinea titular a Futre en la última oportunidad para reivindicar su compromiso con el club. La actuación de la estrella portuguesa no pasa de grisácea y la grada esboza silbidos cada vez que toca el balón. Luis concluye que el mejor Futre se consumió hace tiempo y que sus flirteos con el Benfica son perniciosos para el vestuario. En el siguiente partido, no juega y el equipo pierde 1-0 en La Romareda…la salida de Futre es irreversible.

El día 25 del mismo mes, el jugador reúne a los periodistas en el aeropuerto de Barajas, donde había quedado con toda la comitiva del club luso…”Lo siento por la afición, por mis compañeros y sobre todo por el presidente”. Pero la cuestión más candente no era que Jesús Gil le dejara marchar en una venta a la baja (700 millones de pesetas), sino la relación de Futre con Aragonés…”No he hablado con Luis desde el partido contra el Madrid, pero no tendré inconveniente en hacerlo cuando tenga ocasión”, comentó el jugador. Aquella tarde, después de haberse reunido con Gil en la sede del partido político del presidente, el contraste de semblantes era descarado: Futre estaba como unas castañuelas por su vuelta a Portugal, mientras que un presidente cariacontecido justificaba la salida con su sorna habitual…”No puedo ponerle una pistola en el pecho. Ha hecho un gran daño al Atlético, pero es mi amigo y está por encima de todas las cosas”. No he tenido más remedio que dejarle marchar”.

Futre fichó por el Benfica y, en consecuencia, Gil apuntó a Luis como el gran perdedor. Los últimos resultados (casi dos meses sin ganar) habían hartado al público del Calderón. “Necesitamos un revulsivo en Tenerife, cualquiera habría cambiado al entrenador pero nosotros estamos llevando todo a la contra”, comentó Gil tras la reunión con Futre aquel 25 de enero. Efectivamente, esa semana el equipo no pasó del empate a dos en el Heliodoro Rodríguez y la garantía de continuidad del míster se evaporó. Ciertamente, la cabezonería de Luis contra Futre no había sentado nada bien al presidente…”Cada uno es responsable de sus actos. Él castigó a Futre para que reaccionara, pero los resultados han sido contrarios a lo que esperaba. Y lo peor es que los jugadores se están acostumbrando a perder y se resignan a ello”. El Atlético apenas había sumado tres puntos en siete partidos y el enésimo ‘fiambre’ que dejaba Gil por el camino ya era una realidad. Quizás si Luis no se las hubiese dado con Futre como Clint Eastwwod en El Sargento de hierro, habría continuado en el banquillo. No obstante, con los años el técnico confesó que cuando tu presidente suelta en un micrófono que a “este equipo le gana cualquiera porque no infunde respeto”, las cartas están más que marcadas.

Quique Sánchez Flores recuperó para la causa a José Antonio Reyes, aquel ‘bala perdida’ que parecía haber truncado su carrera el día que buscó con premura la aventura londinense. De contar poco con Abel Resino ya en el Atlético, Quique reseteó a un jugador incomprendido  al que la hinchada no tragaba. Pero su último año y medio ha sido notable…dos títulos, goles importantes (el primero de la Supercopa europea) y, sobre todo, regates de autor como el que le hizo a Carlos Martínez de la  Real Sociedad la pasada Liga. Sin Quique por medio, el jugador no ha encontrado con Goyo Manzano las exigencias que su rol requiere; su nuevo técnico ha apostado por las rotaciones y, por ello, la intermitencia le ha hecho un flaco favor a Reyes. A expensas de los nuevos, Falcao y Diego, el club cree que el sevillano debe asumir galones importantes, pero los últimos resultados le han puesto en el disparadero. Su cabreo cuando fue sustituido en San Mamés responde a la desesperación de quien no le salen las cosas. Sin embargo, Manzano no tolera actitudes díscolas, y menos cuando su vestuario todavía está aprendiéndose su librillo; por eso y al igual que le sucedió a Luis Aragonés con Futre, el entrenador ha sacado el puño de hierro para aleccionar a Reyes.

El director deportivo, Caminero, se reunirá con él durante los próximos días, pues este Atlético tan necesitado de creatividad no puede permitirse polémicas pueriles en la plantilla. Sin embargo, extraña que Manzano confesase el arrepentimiento de Reyes y horas después no le convocase ante el Zaragoza. La afición, que ha seguido toda la secuencia, fue contundente durante el partido…ni les gusta Manzano, por el momento, ni aceptan un castigo evitable de uno de sus niños mimados. La última victoria aplacó la amalgama de preocupaciones, pero si el equipo no engancha una racha ganadora y Reyes no rememora momentos álgidos, el futuro de Manzano huele igual que el de Luis en aquel enero de 1993. Cerezo dejó en el aire el asunto después de San Mamés…”¿Que si seguirá Manzano después de Zaragoza? No soy futurólogo”. De momento, sí…pero Gil tampoco garantizó el de Aragonés.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Una respuesta a “Manzano y Reyes…Luis y Futre”

  1. antonio capaz de venir dice:

    La frase ” OTRO AÑO OTRO TIMO” viene al pelo en este caso, y en este momento, ya sabemos que la afición del Atleti siempre culpa al entrenador de turno, ó se mete con algún jugador, culpándole de los males del equipo, no saben mas que culpar a alguien sin tener ninguna clase de escala de valores para el análisis, yo solo quiero hacer una serie de preguntas, que la afición debería de responder cuando condena a algún profesional por estar o no a la altura que se espera de él, ó mismamente cuando este falla, ¿ Cuantos entrenadores han pasado por el Club desde que están los giles ? ¿ hay alguno que no se le haya achacado los males del equipo ? ¿ son todos malos ? y las mismas preguntas referidas los jugadores, no ha habido ningún jugador, que no haya salido por la puerta de atrás, ” hasta el niño ” ha salido por la puerta de atrás.
    La directiva no tiene un rumbo deportivo que sea viable, no piensa nada mas que hacer negocio, mientras que la afición está distraída con los cuatro tuercebotas que traen, los entrenadores en el Atleti es muy difícil que puedan llevar a buen puerto los objetivos que les marcan, puesto que siempre se encuentran con la plantilla definida, cada entrenador tiene una personalidad, una forma de trabajar y un sistema, por lo que hay muchos jugadores que les cuesta adecuarse al sistema por muchas circunstancias, por su manera de jugar, por su manera de entender, por su manera de ser, por su mentalidad, etc. etc. etc., si cuando traes a un entrenador, no puede elegir a los jugadores que hay que fichar para ese proyecto, es muy difícil encajar todas las piezas, por lo que el fracaso está servido de antemano, de todas formas cada año venden mejor el producto y la afición traga como de un sumidero se tratara, el que se sienta aludido lo siento y si le pica que se rasque, ya vale de tanto engaño.

Deja tu respuesta