Blogs

El láser verde de Bielsa

bielsa-athletic-644x362.jpg

Mundial de Japón y Corea…a la selección argentina le tocaba jugar contra su archienemiga Inglaterra en el segundo partido de la fase de grupos. El ‘loco’ Bielsa, entonces seleccionador albiceleste, había mandado que le llevasen siete mil vídeos a la concentración; su obsesión por escanear a cualquier rival, aunque tuviese la trascendencia histórico-política de los británicos, la conocían todos sus jugadores. Sin embargo, en vísperas del duelo, hubo alguien que se atrevió a alzar la voz con cierta disconformidad: “Míster, a los ingleses les tenemos ganas, ya les conocemos”. Juan Sebastián Verón, capitán de aquel equipo, se había hartado de succionar largas y tediosas clases teóricas. El debut contra Nigeria había supuesto horas y horas de estudio; era lógico que Bielsa no quisiera encontrarse con otra revelación africana. Ahora tocaba la Inglaterra de Beckham y la prensa había focalizado el partido en una posible redención del jugador del United; todavía escocía su expulsión de pardillo en el Mundial de Francia, cuando cayó en la trampa de la provocación de Simeone. El caso es que Bielsa explicó a Verón que le daba igual que “el rival fuese El Salvador o la mismísima Inglaterra”, cada titular saldría al campo con la lección bien aprendida. Quién sabe si fue por gajes del fútbol o sobrecarga de información didáctica, pero Argentina se marcó un partido horrible y terminó perdiendo: sólo valía la victoria contra Suecia y ello conllevaba otro máster acelerado de pizarra. Quizá los jugadores no entendieran los métodos de Bielsa por falta de costumbre o éste forzase al límite el intelecto de la plantilla, el resultado es que Argentina duró tres partidos en aquel Mundial y volvió a su país vencida y avergonzada.   

Bielsa no ha cambiado sus hábitos, los jugadores del Athletic sí que se han visto forzados. En la actual plantilla no hay ningún jugador que tenga los galones (y la experiencia) de aquel ‘osado’ Verón. Por eso, no extrañara que el entrenador argentino les obligue a un curso de tres meses de ‘contra arte’…el morbo del Barça-Athletic lo pondrá Bielsa en su capacidad para ahogar el fútbol de salón de su colega Guardiola. Al Barça no hace falta escanearle demasiado: sus jugadas se repiten hasta la saciedad en los programas deportivos y los movimientos de cada uno de sus futbolistas se recrean constantemente en cámaras superlentas. Pero para el ‘loco’ no es suficiente; él ve fantasmas donde nadie los percibe y, por tanto, cualquier análisis del Barça nunca está de más. A partido único, las especulaciones del fin de ciclo no son más que películas de la prensa. Precisamente, el método Bielsa es la motivación máxima de Guardiola para doblegar a uno de sus venerados técnicos: ganarle tácticamente, no habrá mayor gloria para el azulgrana en esa final.

De todos modos, como a cualquier buen profesor que gusta de corregir con sus alumnos los fallos del examen, más que lo que suceda en la final en sí, sabremos si el Athletic ha seguido al dedillo las instrucciones de su míster con el láser verde. Después de cada partido, Bielsa siempre cumple el mismo ritual: encierra al equipo en un salón de cine y repasa las jugadas una por una. Si señala a algún jugador en el vídeo con su puntero verde, mala señal: suspenso en teoría. Le tocó a Javi Martínez en el Athletic 3-Espanyol 3 y eso que el central reconvertido está siendo una de las grandes sensaciones de la temporada. A De Marcos también le ha apuntado, a pesar de que éste tenga uno de los cometidos más difíciles, el de comodín de grupo. Pero al ‘loco’ le da igual: una actuación sublime siempre tiene algún ‘pero’ y basta que encienda el láser verde para que sus pupilos se den por aludidos. O sea que la conclusión es simple: si Bielsa no saca el puntero después de la final de Copa, el Athletic habrá vuelto a sacar la gabarra.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: ,

Una respuesta a “El láser verde de Bielsa”

  1. ECanalla dice:

    “Quizá los jugadores no entendieran los métodos de Bielsa por falta de costumbre”. Te tienes que haber expresado ahí mal a la fuerza.

Deja tu respuesta