Blogs

El escudero de Xabi Alonso

5ad9fe7e33.jpg

“El tal Khedira podrá ser internacional y hasta capitán de la Luftwaffe, pero es una coña marinera”. Medio en serio y medio en broma, Tomás Guasch es otro escéptico que no entiende por qué Juan Mata bracea todo lo que puede para no desintegrarse con su Chelsea y David Silva mira la Champions desde la barrera en un Manchester City que pecó de ingenuo en la competición de los mayores. Porque dentro de lo bien que lo está haciendo este Madrid, todavía es inexplicable por qué Mourinho opta por acorazar a Xabi Alonso. La decisión tendría sentido en una batalla de contención en San Siro o contra el Bayer, pero, precisamente, el CSKA es otro sparring más que baila en el ring al son del Madrid intentando aprovecharse de sus despistes. Al míster portugués le quedan dos sambenitos por tumbar: el Barça, obvio, y esa predilección por echar el freno de mano cuando el partido invita a la desinhibición. No obstante, a Mou hay que darle el beneficio de la duda: junto a Guardiola, es quien mejor maneja el tempo de la Champions, que a veces y a diferencia de la Liga es traicionera. Lo que pasa es nos estamos acostumbrando al rodillo que pasea por España cada fin de semana y un tostón así entre medias deja a uno aplatanado.

Pero el propio Mourinho con sus decisiones ha delatado la posición a mejorar para la próxima temporada. Con Sahin todavía conservado en formol, el rol de escudero de Xabi Alonso exige un currículum muy definido: Khedira y Lass se han turnado en ese puesto y, si acaso, el alemán aporta más prestaciones ofensivas (Lass es más perro de presa). Sin embargo, ha sido Granero el que ha descubierto la pólvora: el equipo se ha dado cuenta de que Xabi está más a gusto si levanta la cabeza y ve a un estilista y no a un martillo pilón cerca de él. O sea que en caso de que Mourinho decida continuar un año más, ya ha dado las suficientes pistas de cómo gastar el dinero este verano. Además, la fatalidad del Chelsea ayuda a que Mata dude seguir en Londres si el Madrid se le declara formalmente. Pero sólo es una conjetura, lógica, pero no pasa de ahí; Mou tendrá a final de temporada una coartada de más de cien goles para no llenar el centro del campo de tíos técnicos y estilosos….el músculo todavía es imprescindible en sus equipos.

De todos modos, respecto a ayer Xabi lo dejó claro: “El frío no lo he notado, pero donde esté el césped natural que se quite el sintético”. Así que ni con jugadores zafadores o de buen gusto el fútbol habría tenido gracia. Después de tantas ediciones, extraña que la UEFA tolere campuchos como el Luzhniki en invierno; para situaciones muy puntuales debería exigir estadios cinco estrellas con cubiertas retráctiles o calefacciones ultramodernas para el césped, más cuando se obsesiona por cuidar la imagen del torneo hasta la saciedad. Pero al margen de patatales, el dilema táctico del Madrid prevalece y seguirá dando que hablar porque Mourinho ha contado con Granero cuando Lass o Khedira tenían el coche-escoba averiado. En definitiva, la oferta de empleo es claro: centrocampista que mime el balón y, aparte de atacar, no le moleste remangarse para echar una mano en defensa….Xabi lo agradecerá.  

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

2 respuestas a “El escudero de Xabi Alonso”

  1. Fernando dice:

    No eres entrenador,lo que haga Mou bién hecho está . Lo 2º que a Mourinho le queda el sambenito de tumbar al barcelona?falso,ya le ganó con el Inter

  2. Calisto dice:

    Granero es un auténtico fuera de serie ( si tuviese la oportunidad, claro está), y lo está demostrando a poco que le dejan jugar, por no mencionar que es de la cantera y siente los colores. Xabi Alonso, Özil, Kaka y Granero…. quien diga que no a estos cuatro no entiende de fútbol, y Mourinho lo sabe. Sin embargo es su propio orgullo el que no quiere que el Real Madrid juegue al fútbol. El madridismo se tiene que dar cuenta de que Mou no es del Real Madrid, le da igual un equipo que otro, él solo hace caso a su idea de juego: un equipo duro, correoso y rapido al contragolpe que solo deja espacio para individualidades y no para el juego en equipo. Eso no es el Real Madrid.

Deja tu respuesta