Blogs

“Sin comentarios”

mourinho-izquierdaok.jpg

La NBA se atrevió a multar a Michael Jordan durante las series finales de 1997, cuando la entonces estrella de Chicago Bulls respondió a los periodistas con dos ‘sin comentarios’. Chicago acababa de ganar a Utah un quinto partido que arrastraba demasiado morbo: Jordan terminó el cuarto partido con fiebre y vómitos, y su presencia en la siguiente cita se antojaba complicada. Por eso, los Bull transformaron su hotel de concentración en un búnker y ningún periodista consiguió información alguna sobre el estado de salud del mejor jugador de todos los tiempos. Fal Justo después de ese quinto encuentro, Jordan fue preguntado a la salida del vestuario si todo había respondido a una farsa…”No comments”, respondió. La siguiente pregunta discurrió por el mismo asunto: “¿Ha sido milagroso que te hayas recuperado tan rápido para este partido?”. El segundo “no comments’’ atajó cualquier réplica de los reporteros. Pero los comisarios de la NBA entendieron que la fiebre de Jordan se había convertido en un asunto de estado; por eso, no dudaron en emplumarle con una sanción de diez mil dólares. Los aficionados querían respuestas y él debió haber sido convincente. Al final, la noticia que trascendió fue que a la organización no le tembló el pulso ni para sancionar a su gallina de los huevos de oro: cualquier medida en aras de preservar ese eslogan tan pegadizo de ‘NBA: I love this game’.

La UEFA también amenaza con una vara a cualquiera que ose manchar una competición cuasi-perfecta como la Liga de Campeones. Las sanciones del comité de disciplina contemplan cualquier negligencia: desde el césped hasta el micrófono (quién no recuerda el antológico ‘¿por qué?’ de Mourinho posterior a la ida de semifinales contra el Barça). Es lógico que el Madrid no quiera buscarse más lecciones ‘ejemplarizantes’ y, por tanto, Mourinho sí se siente esta tarde delante de los medios para hablar de la previa contra el Apoel de Nicosia. Y salvo orden expresa de la UEFA o del propio entrenador, habrá algún enviado especial que ignore el partido y dispare contra el silencio autoimpuesto en el club. Porque las declaraciones de Butragueño a Canal Plus el pasado sábado dejaron un reguero de incógnitas: 1) ”El Madrid no habla de los árbitros”…le faltó matizar que desde el partido de Villarreal; 2) “La decisión de no hablar la consideramos buena”. ¿Habría causado algún cataclismo que los capitanes hubiesen mandado un mensaje de ‘fuerza y honor’ al madridismo, como el de Rusell Crowe a sus leales tropas en Gladiator? Y 3) “Llevo 25 años en el fútbol y el del miércoles fue un partido extraño”. El aprendiz de Valdano intentó usar el arte de no decir nada con eufemismos para opinar que el árbitro Paradas Romero fue el protagonista. Así lo entendió la prensa.

Entonces, a tenor de las valoraciones de Butragueño y si el liante del empate de Villarreal fue el árbitro, ¿por qué ningún futbolista ni entrenador hablaron después? Al menos, Butragueño dejó claro que esta vez los medios no habían sido cómplices del delito. Quizás, en el trasfondo del nuevo enredo se adivine un vestuario al que le das mil patadas hablar en público por miedo a echar gasolina y no agua a las ya chamuscadas relaciones prensa-equipo. De todos modos, sondeando twitter y facebook, uno se da cuenta que hay aficionados a los que les importa poco escuchar a los protagonistas. Pero también los hay que les mola ver a Cristiano Ronaldo sobreexcitado y sudoroso delante de una cámara en el césped o a Casillas en una entrevista amable de esas que sacan mil y una carcajadas. Al menos, los periodistas seguirán intentando satisfacer a estos últimos.     

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

3 respuestas a ““Sin comentarios””

  1. Antonio Pérez dice:

    La foto se la has robado a los de la web de Punto Pelota. Ya podrías habertelo currado un poquito.

  2. Frank Pool dice:

    Recuerdo años atrás a un presidente de un club de fútbol, que se mostraba preocupado por, según él, una ola de anti… que crecía y crecía por todos los rincones de un país llamado España. Ese mismo presidente se propuso, según sus propias palabras, en recuperar el honor, respeto y la simpatía que antaño decía que en otros rincones de ese campechano lugar sentían por su equipo. Con el tiempo y después de dar la “espantá”, eso sí, con ciertos pelotazos entre medias, y dejando a su delfín al mando de dicho “clú”, decidió volver y dar las riendas del primer equipo a un chileno muy educado, que había conseguido llevar a un pequeño equipo de una pequeña localidad castellonense a sus cotas más altas. Como los resultados no fueron los previstos, tiro de chequera, llena gracias a distintos pelotazos y esas mismas riendas se las dio a un adestrador de la antigua Lusitania, curtido en mil batallas caballerescas en la pérfida Albión y en las tierras de un mujeriego primer ministro italiano.

    Dejo de preocuparle que la imagen de ese, su “clú” se fuese deteriorando, minuto tras minuto, segundo tras segundo. La honorabilidad y caballerosidad que tanto había cuidado un antecesor suyo en el cargo. El a por ellos que son pocos y cobardes, paso a ser el lema mas escuchado. Pero como hace siglos ocurrió, a este presidente, cuando las sombras le rodeaban se le escuchaba murmurar… “yo no mandé a mis barcos a luchar contra los elementos”. Y es que manda narices que los dos clubes más grandes se quejen del estamento arbitral.

    Parece que don Emilio, de apellido Butragueño, no aprendió nada en su estancia en los EE.UU., una verdadera pena. Ya lo dice un himno que resuena por las serranías:

    “De las glorias deportivas, que campean por España,
    ya vendrán unos cuantos y las tiraran por la ventana…

    Un saludo

  3. Quim dice:

    Y ahora te falta culminarlo con las valoraciones post “adiós ley del silencio”. Si Butragueño, institución del club y uno de los valores del señorío, dijo ante las cámaras que la archifamosa ley del silencio era decisión del cuerpo técnico y el vestuario y que la directiva lo respetaba… ahora resulta que el personaje portugués que entrena al equipo dice que él no tiene nada que ver con eso… ¿qué me he perdido? ¿Mourinho intenta hacer una “valdanada” a Butragueño? Con Valdano igual le funcionó, pero “el buitre” es esencia del club y al final Mou está jugando tanto con fuego que va a terminar por arder.
    Seguro que él está tranquilo, en Londres le esperan con los brazos abiertos… y Abramovich con la cartera abierta…

Deja tu respuesta