Blogs

Segundos entrenadores

781550676b28054c1a9658555ef28761.jpg

Jorge Valdano justificó el fichaje del portugués Carlos Queiroz como un “cambio de libro de estilo”. Sus credenciales como segundo entrenador de Ferguson en un solo año fueron impecables: metódico, firme en sus decisiones y, sobre todo, un gentleman que impresionaba cuando sacaba su vena políglota delante de los micrófonos. El Madrid de Florentino se asemejaba a una multinacional y la directiva creyó que la imagen de Del Bosque era obsoleta para un club con tendencias más ‘marketinianas’ que deportivas. A Valdano le convenció la alta estima con la el entrenador del Manchester United hablaba de su ayudante; Ferguson acaparaba todos los flashes en Old Trafford, pero Queiroz planificaba los entrenamientos diarios. Pero en medio de la nebulosa por el despedido fulminante del ahora seleccionador español, el madridismo no entendió el experimento de fichar a un segundo entrenador para mantener al equipo en el estrellato. No obstante, las noticias (o rumores) que llegaron a Valdano fueron las de un asistente que descargaba de trabajo a Sir Alex y valiente para encararse con Roy Keane, uno de los grandes líderes del vestuario del United.

La historia de Queiroz en el Madrid es archiconocida: calló a los escépticos con un arranque galáctico, pero a su vez fue devorado por el ‘galacticidio’ de unas estrellas intolerantes a disciplinas militares. Precisamente, al portugués se le acusó de blando y carecer de la personalidad rocosa de Ferguson. Sin embargo, Queiroz pagó la novatada de plegarse a los designios de la directiva sin importarle que el propio Valdano no atendiese a un requisito fundamental: Claude Makelele. El entrenador merengue pidió al club que retuviese al centrocampista francés consciente de que él solito era la espina dorsal del equipo y el mejor alivio para Zidane. Naturalmente, Makelele había pedido un aumento salarial por méritos sobre el césped y la tajante negativa le hicieron emigrar al Chelsea. La primera petición se había frustrado, así que Queiroz probó a recomendar un fichaje, el único que le hacía falta para apuntalar una plantilla desbordada de talento pero precaria de efectivos. En el Marítimo de Portugal despuntaba un joven central de veinte años que sobresalía por su colocación y rapidez en el corte de balón; ese defensa pronto iba a estar apuntado en la agenda de media Europa y Queiroz lo ofreció al Madrid por sólo 2 millones de euros. El Madrid, fiel a su nueva estrategia de ‘Zidanes y Pavones’, hizo oídos sordos a la pequeña demanda de su flamante entrenador……cuatro años después, en el verano del 2007, fichó a ese tal Pepe por la sonada cantidad de 33 millones. Hoy, evidentemente, parece barato, pues se trata de uno de los mejores centrales del mundo.

Las historias de segundos entrenadores han cobrado más relevancia que nunca a raíz del testigo que coge Tito Vilanova en el Barça. Y a diferencia de Queiroz, el nuevo primer técnico azulgrana no tendrá que sortear tantas reticencias; él sabe dónde flaquea la plantilla y el club ya ha garantizado una buena suma (se habla de 100 ‘kilos) para gastar en Jordi Alba y los que vengan. Cruyff dijo anoche en la COPE que Vilanova “ha asimilado las bases del Barça porque lo ha aprendido desde hace años”, así que la sombra de Guardiola seguirá siendo alargada. La maniobra de Sandro Rosell es muy hábil, pues evita ataques externos de Laporta o el mismo Cruyff.  En el Madrid, Mourinho también dejó entrever que Karanka podría seguir trabajando con él, si el español no quería continuar en el club. Le considera un fiel escudero y está entregado a ultranza a su causa. Pero como dice Míchel Salgado, “Karanka parece otra persona cuando sale a rueda de prensa”. El poder de Mourinho es tan omnímodo que sus acólitos deben asumir todas sus decisiones. Y Karanka está para ayudar a su entrenador en el campo, no para dar la cara ante los medios….hasta que reciba la llamada que sí tuvo Queiroz.  

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

2 respuestas a “Segundos entrenadores”

  1. John dice:

    Del Bosque no fue despedido, se le acababa su contrato. Le trataron mal (sobre todo Valdano), pero no conviene exagerar las cosas.

    Está bien que el artículo centre las culpas en Valdano, ya estamos un poco aburridos de que sea un santo y Florentino el malvado…

  2. Roberto dice:

    Del Bosque no fue renovado, eso es cierto, pero hay que tener poco conocimiento de lo que ocurre en el Madrid para no saber que Valdano siempre ha hecho lo que decía Florentino. Siempre fue el escudo de Perez y cuando se contratò a Mou , este hacía el trabajo por los dos, por lo que eso unido a la manía que tenia el portugues al argentino hizo que Florentino se decantase por el primero.

    Gran articulo como siempre!!!!
    Grande Vanaclocha!!!!

Deja tu respuesta