Blogs

Khedira en versión alemana

 “No conozco a nadie mejor que Khedira en su posición”. Primera declaración de intenciones de José Mourinho, chirriante en España pero lógica en Alemania y, sobre todo, para el técnico madridista. Durante la Eurocopa, Joachim Löw se extrañó por la consideración tosca que nuestro país tiene de un internacional imprescindible en la selección alemana y de los más valorados por la opinión pública alemana. El seleccionador no entendía las críticas del Bernabeu contra un jugador que “evita que el contrario te parta la columna vertebral”. Sin duda, el centrocampista madridista sorprendió a la afición española desinhibiéndose de sus funciones primarias; si Mou quiere la mejor versión de él, deberá aflojarle el corsé que le mantiene a espaldas de Xabi Alonso. El problema para Khedira es que la afición merengue sólo ha amado a un trotón, Makelele (y porque actuaba de fiel escudero de un genio llamado Zinedine Zidane), y se hartó de copias tan baratas como Pablo García o el histriónico Gravesen.

Khedira jugó contra el Santos Laguna media parte y se partió la cara para marcar un gol: literal. El alemán quiere dejar claro que sus pretensiones no son sólo defensivas; lo demostró en el Camp Nou con un gol de espabilado, y en Las Vegas poniendo la geta por si sonaba la flauta. Curiosamente, Löw exprimió en Polonia su buena condición de rematador, virtud que nunca ha sorprendido en la Mannschaft. “No imagino a este equipo sin Khedira porque representa al fútbol alemán: potencia y actitud”, ha dicho en repetidas ocasiones el legendario Oliver Bierhoff , manager deportivo de Alemania.

La Eurocopa ha sido la credencial definitiva para que Khedira no sólo continúe en el Madrid, sino que se mantenga en el elenco de futbolistas top de Mourinho. El propio entrenador corroboró cualquier duda durante el propio torneo; ocurrió en la zona mixta después del debut alemán contra Portugal: Mesut Özil fue nombrado jugador del partido después de una actuación un tanto gris, y cuando Khedira atendía a los medios de su país, Mourinho, que presenció en el palco el partido, pasó por detrás de su jugador, le dio una palmada en la espalda y le preguntó: “¿A quién le han dado el man of the match?”; “A Mesut”, respondió Khedira. Entonces, el portugués, en uno de sus arrebatos geniales e inesperados, le espetó: “Mal hecho, tú has sido el hombre del partido”.

El día que Khedira fichó por el Madrid, el club dio a conocer al jugador a través de un comunicado vía web con la siguiente descripción: “Es un centrocampista muy dinámico y enorme recorrido, capaz de recuperar balones en la medular y de incorporarse inmediatamente al ataque” (30/07/10). Quien leyese la noticia, debió imaginar a un émulo de Steve Gerrard en sus mejores tiempos. Desafortunadamente, Mourinho diseccionó el texto de la web y escogió la segunda virtud de ahí la imagen que ha transmitido el alemán. La versión natural de Khedira la enseñó Löw, su colega portugués tan sólo tiene que trazar en su pizarra la flecha del jugador hasta la portería contraria. El Bernabeu lo agradecería…y Khedira también.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Deja tu respuesta