Blogs

Rooney y Cristiano, unidos en el plan

cristiano.jpg

Wayne Rooney esperó a que Cristiano Ronaldo abandonase el United para pergeñar su plan. Sir Alex Ferguson, entrenador y mentor a la vez, fío el liderazgo del equipo al delantero inglés. De repente, se había convertido en el ídolo de masas único y exclusivo, por delante del carismático Rio Ferdinand, quien en 2002 protagonizó el fichaje más caro de un defensa en el fútbol mundial (45 millones de euros). Asumir tales galones no sólo incluían la pleitesía de la prensa y la atracción del merchandising, sino también asumir críticas, habitualmente furibundas en el caso de la opinión pública británica. Y así lo fueron durante la primera temporada sin Cristiano, salvo que los mísiles de The Sun, Daily Mirror o The Guardian no apuntaron a Rooney, quien marcó 34 goles en todas las competiciones, sino a una plantilla en general que se había quedado coja tras la compra ‘cienmillonaria’ de Florentino Pérez.

La fiabilidad que había mantenido Rooney a base de goles le sirvió como coartada para pedir su consiguiente aumento salarial. Obviamente, el líder del club que siempre ocupa el primer puesto de las listas Forbes no podía figurar con ‘apenas’ 5,3 millones de euros al año; y más, cuando Cristiano ingresaba unos 10 kilos en el Real Madrid. En consecuencia, Rooney activó la maquinaria: la excusa oficial ante el director general del club, David Gill, fue que sus compañeros no tenían la competitividad que exigía la Liga de Campeones. Tal como desveló el propio Rooney cuando anunció la bomba de su marcha, la única razón para quedarse era “rodearse de primeras figuras mundiales”. Haber revelado que todo respondía a más dinero le habría enemistado con una afición muy pasional, cuyos ídolos se mueven por el color de la camiseta y no del dinero. En ese momento, Ferguson no podía permitirse otra fuga, no para un club que, cuesta decirlo, si no gana Premier o Champions, se le considera un fracaso. Por eso, la intención de Rooney pegó un giro de 180 grados en una semana: no sólo no quería irse, sino que el United “colmaba todas sus aspiraciones”…y sin haber fichado a ninguna estrella mundial. El nuevo contrato de 13,8 millones bien valía un buen puñado de críticas y decepciones. Su jugada maestra fue pasto de los tabloides ingleses: The Sun publicó que “la pataleta de Rooney indignaba a Inglaterra”, mientras que Daily Mirror  se preguntaba si había hecho tantos méritos para un súper contrato. Suerte que el United conquistó la Premier de esa temporada y jugó la final de Wembley contra el Barcelona para que la prensa olvidara la trama de Rooney.  

Cristiano Ronaldo también ha pergeñado un plan, el de la ‘tristeza’. Pero él ha arriesgado más: la semana pasada anunció en el facebook que su bajón no respondía a la codicia y que así quedaría demostrado con el tiempo. Que aún no haya desvelado el motivo responde a cierto tacto con sus seguidores, pues si hubiera utilizado las cámaras para pedir un aumento su popularidad se habría estrellado contra el parqué de la Bolsa. Sin embargo y aunque chirríe en la susceptibilidad de la gente, Cristiano tiene argumentos de peso para pedir una mejora tal como está construido el mundo del fútbol. No es lógico que su nómina y la de Kaká sean equivalentes, el primero lidera al Madrid y el segundo se esfuerza para que Mourinho no le eche; la estrella del club más mediático debe figurar en los primeros puestos de los mejores pagados del mundo, y apenas se cuela en el top ten; sus méritos en el campo, habiendo marcado ¡149 goles en 150 partidos!, deberían responder al segundo mejor sueldo, por detrás de Messi.

Paco González adelantó hace días que el Madrid no va a tocar el contrato de Cristiano durante esta temporada. Y mientras siga Kaká con su nómina de parado galáctica, CR7 deberá esperar, quizá sin tener que hacer esfuerzos tan titánicos sobre el césped. Porque el asunto de los mimos del presidente y el reconocimiento internacional está demasiado oxidado; de lo contrario, que mire en su vestuario, allí hay un portero que lo merece todo y no suelta declaraciones enigmáticas. Simplemente para balones.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta