Blogs

¿Quién brilla más: Ronaldo o Messi?

messi1.jpg

¿Quién brilla más: Ronaldo o Messi? Ésa fue la pregunta que planteó el diario tailandés Bangkok Post en su edición del domingo. En un detallado análisis a doble pagina (el poder mediático del clásico alcanza cualquier lugar del mundo), el periodista inglés John Leicester auguraba que el partido aclararía el próximo Balón de Oro. Pero lejos de utilizar la manoseada coartada de los títulos, en la que el madridista resulta vencedor como vigente campeón de Liga, Leicester se mojó opinando que Cristiano merece el reconocimiento mundial porque ‘él y sólo él’’ ha contribuído a que el Barça tenga delante al Madrid que el futbol reclamaba. Tal argumento debiera pesar más que sus estratosféricos records goleadores o la aparición del tercero en discordia, Iniesta, a quien la UEFA apartó de la carrera por el Balón de Oro con un premio de fabricación casera. Y los hechos han dado la razón al periodista británico: CR7 tiene cogida la medida al Barça y Florentino Perez ha encontrado, por fin, a su superhéroe que defiende al madridismo de su villano más perverso, Messi. Hasta hace un año, también el presidente se rendía a la evidencia del mejor jugador del planeta, pero la última ristra de clásicos revalorizó la imagen de Cristiano, a quien se le acusaba de ser despiadado con los modestos, pero que se acojonaba con el primo de Zumosol.

Los goles de Cristiano en los últimos seis clásicos consecutivos le han permitido ese lifting tan necesario que le une a Mourinho en el mismo nivel de abominación que la afición culé siento hacia ellos. Su sublime actuación de anoche le confiere ese papel de reverso tenebroso al que Messi ya se había acostumbrado y, tras lo visto, todavía no renuncia. Ambos son los mejores del mundo cuando se trata de escanearlos de arriba a abajo y, por supuesto, se deja al margen la perfección futbolística de la selección española. Sin embargo, la ventaja que ostentaba Messi, a quien tampoco sería descabellado otorgarle otro puñado de Balones de Oro, se ha esfumado este año gracias a un Cristiano que, se quiera o no, es medio Madrid o casi todo el équipo. Pero los dos son tan exageradamente buenos, que otros jugadores adelantados a su tiempo como Iniesta, Xavi o Xabi Alonso se reducen a simples teloneros cuando sus líderes invocan a los cuatro grandes (Pelé, Maradona, Di Stefano y Cruyff) para que les permitan usar sus poderes. A Messi no se le ha sometido a este juicio planetario porque ya son cinco los mejores de todos los tiempos; el portugués debe seguir haciendo méritos para igualar, primero, a su compatriota Eusebio.

Y hablando de personajes con ínfulas divinas, Mourinho ha ido convenciendo a su público de que, quizá, el famoso trivote era exagerado, pero que su idea de poner músculo en la columna vertebral de su equipo es perpetua. Y en ese cometido, a Khedira no le gana nadie; incluso imitó su venerada version de la Mannschaft que genera peligro cada vez que merodea al área contraria. No obstante, fue su amigo Özil quien necesitaba redimirse de los últimos cabreos de su entrenador. Sus alarmantes intermitencias ya no son noticia, pero su talento dejó un serial de quiebros y pases que recordaron al inolvidable Sir Stanley Matthews, ‘el mago del dribling’.

Pero el clasico pintaba más trascendental para alguien que no era ni Cristiano ni Mourinho. El Barça habia conseguido un pleno de victorias, pero la herencia de Guardiola podía convertirse en pesadilla para Tito Vilanova. Una derrota habría hecho olvidar a la opinión pública el inmaculado comienzo de temporada, porque la sombra del Madrid es demasiado alargada en Barcelona (sobre todo hoy). Y para el entrenador azulgrana, la imagen no importaba tanto como la confianza de ganar y, ya de paso, el premio de una distancia sideral de puntos. Tito aprobó con nota porque tomó dos decisiones acertadas, que de no haberlo sido se las habrían restregado hasta la saciedad: se atrevió con Adriano de central por la ausencia de centrales y la nula efectividad de Song en ese puesto, y uso el sentido común para darle a Iniesta cancha libre en la medular durante la segunda parte. Sin duda, detalles de un buen entrenador.

P.D: Es una pena que la prensa mundial rinda pleitesía a Messi y Cristiano, nuestras figuras, cuando la propia Liga no sabe (o no quiere) vender un producto del que no hay que ser ningún espabilado del marketing. En el Sudeste Asiático, donde el fútbol es el deporte por antonomasia, chinos o tailandeses consumen Premier League a granel, incluso Bundesliga, a horas no tan intempestivas como un Barça-Madrid a la una o dos de la madrugada. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , ,

Una respuesta a “¿Quién brilla más: Ronaldo o Messi?”

  1. kopese dice:

    Entonces en que quedamos el Balon de Oro se lo damos a Casillas o a CR para que deje de estar triste? Si esto es con tal de que no se lo den a Messi otra vez que se lo den a Arbeloa que tiene los mismos titulos que CR + la Eurocopa

Deja tu respuesta