Blogs

Interpretación siempre negativa, nunca positiva

mou-libreta.png

Mourinho respondió siete preguntas en la rueda de prensa posterior al 2-2 con el Espanyol, y sólo a un periodista, Miguel Ángel Toribio de Radio Marca, se le ocurrió hablar de fútbol: “Míster, otro gol a balón parado, ¿casualidad o falta de entrenamiento?”. La respuesta del portugués fue la esperada, o sea, desafiante: “No te voy a contestar. Tú eres periodista deportiva y tienes capacidad de interpretación”. A tenor de sus sucesivas comparecencias, al entrenador del Madrid apenas le gusta hablar de fútbol; culpa suya y de los reporteros que no le aprietan con cuestiones tácticas. Precisamente, Mourinho describió el pinchazo con un somero “no estamos jugando tan bien como la temporada pasada”, sin detallar qué le chirriaba o cómo podría revertir los fallos mecánicos. Pero las estadísticas son incuestionables: en dieciséis jornadas ligueras, ha cambiado once jugadores al descanso, sólo dos (Pepe contra el Valencia y Cristiano por la brecha de David Navarro) por lesión. ¿Galimatías tácticos o una prodigiosa capacidad de reacción? Al Madrid se le está discutiendo que juega sin ideas, al albur del talento de Cristiano y demasiado confiado en su pegada. También Mou aludió a esta decisiva carencia el pasado domingo.

Luka Modric jugó una primera parte bastante aceptable: se movió con soltura en la mediapunta, en ocasiones se atrevió con buenas internadas por la banda izquierda y probó suerte con un latizago al palo, pero contra todo pronóstico fue sustituido por Di María al descanso. ¿La explicación? Mourinho dijo que el croata “no ha respondido cuando ha jugado dos partidos consecutivos de titular”; ¿por qué? sería muy recomendable preguntárselo en la siguiente rueda de prensa. Callejón debutó como delantero centro y el experimento fracasó en un rato; no es un rematador nato porque necesita metros para llegar en carrera a la portería. Además, el ‘efecto Callejón’ es útil cuando sorprende al rival volatilizándole en los últimos minutos; Mou lo sabe y, por tanto, a falta de argumentos públicos su titularidad quizá obedezca a un premio como banquillero de lujo. Morata sí es delantero natural y su gol milagroso contra el Levante le había garantizado cierto margen de confianza con su valedor, o eso creíamos. Es una interpretación ante la ausencia de una justificación concreta del entrenador; por lo tanto, puede ser válida.

Y el otro gran enigma del Madrid: casi todas las embestidas fueron amortiguadas por los centrales espanyolistas Héctor Moreno y Colotto. Ni Özil ni Cristiano decidieron abrir las bandas, salvo alguna incorporación de Coentrao por su flanco izquierdo; incluso, Khedira se tiró a la derecha para poner centros opacos. La impresión es que el partido sólo podía finiquitarse con un tomahawk de Cristiano o algún despropósito del Espanyol, pero ninguno de los dos. La lesión de Marcelo ha mermado absolutamente el fútbol de bandas: Arbeloa se esfuerza en jugar como un lateral correcto al que no se le puede exigir más a partir de la línea divisoria, y Coentrao nunca ha sido fiable, pues tan pronto inventa dos o tres quiebros como deja desnudos a sus defensas. Es una pena que Mourinho no valore apreciaciones de este tipo a pesar de las poquísimas preguntas que se le lanzan al respecto. Sergio Ramos tiene razón: “no es un problema de actitud”; este Madrid no juega a nada, pero a su entrenador tampoco le apetece comentar al público si existe intención. O sea que, de momento, nos quedaremos con Van Gaal y su inolvidable interpretación siempre negativa, nunca positiva.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

Una respuesta a “Interpretación siempre negativa, nunca positiva”

  1. Aarón dice:

    Muy buen artículo. Habla de “futbol” (y de forma acertada creo yo) que viendo lo que sale en la prensa estos días ya es muy de agradecer

Deja tu respuesta