Blogs

El Madrid necesitaba a su jedi

ronaldo-celebra-gol-frente-celta.jpg

Una de las razones que esgrimió Cristiano Ronaldo para pedir un aumento de salario el pasado septiembre en el despacho de Florentino fue que no se le valoraba como a una estrella tipo Leo Messi, Rooney o Ibrahimovic. Cobraba, y sigue haciéndolo, apenas un millón más que Kaká y, claro, la coartada era escandalosamente descarada: ¿cómo era posible que al mejor jugador del equipo, a una distancia sideral de cualquier compañero, le mantuviesen en el estatus salarial de otro que reza todos los días desde el banquillo para que un ingenuo magnate asuma el pastizal de su nómina? Obviamente, la exhibición de anoche es la penúltima prueba del delito del presidente. Cristiano merece que el club se avenga a sus designios por el bien del mismo Madrid. Si haber lanzado un órdago contra Casillas le ha costado a Mourinho casi un sacrilegio, la directiva jamás se perdonaría no mimar a su gran estrella; más que nada, porque sin CR7 no se atisba a un Madrid competitivo, ni siquiera en unos octavos de Copa del Rey.

Por aclamación popular del Bernabeu sólo cabe una interpretación y es demasiado peligrosa: Cristiano es medio Madrid, ¡qué demonios!, ¡es el Real Madrid entero!..tanto para equilibrar la balanza de pagos de tesorería como mantener al equipo vivo aunque sea jadeando. Quizá la causa la dicte el pésimo fútbol del equipo, es decir, la nula existencia de cualquier idea de juego. El Barça marca tendencia, divertirá o aburrirá su perfección, pero con o sin Messi nunca se atreverá a ignorar su patrón de juego. En cambio, cada ataque merengue es un barullo de niños jugando en un campo de arena que se soluciona dándole el balón al mismo abusón de siempre. El debate de la portería ha terminado con final feliz para un madridismo que no contempla ni una sola foto sin su capitán, y ahora el que pide paso con un runrún incesante es el de la ‘Cristianodependencia’. ¿Le merece la pena al club fiar todos sus propósitos a un solo Terminator? Los culés han acabado plegándose al incomparable talento del suyo y, de momento, no les ha ido nada mal.

Cristiano ha cambiado su actitud para grandísimo beneficio propio y del Madrid. Atrás queda aquel catálogo de gestos pueriles y pataleos de rabieta con el que inmortalizó su imagen por los campos de Primera. La nueva versión del portugués, la que debió imperar desde el primer día, ha engendrado a un devorador de todo lo que tenga que ver con la pelota y no precisamente sólo meterla: se pega una carrera a mil revoluciones en el minuto noventa para intentar machacar un 4-0 e instantes después persigue a un rival casi hasta su propio campo; si no le pasan un balón fácil, aplaude insinuando que saldrá a la próxima, en vez de quedarse quieto haciendo aspavientos; su voracidad ya no consiste en superar a Messi por el pichichi, ahora se ha dado cuenta que los goles suelen fabricarse desde la asistencia, y ésa es un faceta en la que también empieza a sentirse poderoso. En definitiva, cuando más necesitaba el Madrid de un jedi que devolviese el equilibrio a la galaxia, ha aparecido este Luke Skywalker.

Pero si Cristiano es hoy una bendición, el rendimiento del resto de la plantilla es casi un insulto para quien más se deja los huevos. La defensa está desbordada por cualquier lado: Ramos ha pegado un bajonazo técnico y anda despistado desde que acabó la Eurocopa; encima, su arrebato macarra contra el árbitro Ayza Gámez le puede costar un paquete de cuatro partidos mínimo. Xabi Alonso siempre es él, pero su rodaje tiene un límite; necesita descanso urgente. Y los peores casos los protagonizan Özil y Benzema: el alemán quedó retratado en un balón que perdió y ni siquiera hizo ademán de intentar recuperarlo, mientras que la abulia de Karim sólo la puede resolver Zidane, quien, por cierto, poco quiere saber de su Madrid mientras dure el curso de entrenador en Francia. Menos mal que Joachim Löw tenía razón, aunque le tomasen en España por un loco: Khedira se va a hacer al final insustituible. Puntazo para Mourinho.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Una respuesta a “El Madrid necesitaba a su jedi”

  1. pronosticos futbol dice:

    El carrerón que se pegó en el tercer gol es increíble.
    Te puede caer mejor o peor con sus gestos o con sus palabras pero su calidad y su grandeza quedan fuera de toda duda.

Deja tu respuesta