Blogs

De Ronaldo a Cristiano, contraataque

cris-y-ozil.jpg

“El Madrid es el mejor equipo al contragolpe. Pero para contraatacar, es necesario que el otro equipo ataque”. Pep Guardiola motivó el debate sobre cuál debía ser el Madrid políticamente correcto durante el primer año de Mourinho. Los detractores del portugués le achacaban que una plantilla tan ostentosa y con tantos caprichos debía arrasar sin que nadie le quitara el balón; vamos, al estilo del Barcelona. Sin embargo, también hubo opiniones, en la prensa y afición, alineadas con el fútbol escurridizo que provocaba bacanales goleadores con Cristiano como anfitrión del festín. Pero la lucha entre los puristas que sólo conciben la grandeza del club plasmada en el césped y quienes defienden que los jugadores deben adoptar un fútbol más ergonómico que se ajuste a sus características viene de lejos: en concreto, desde que Florentino Pérez fichó al otro Ronaldo, al ‘gordito’.

El delantero brasileño cambió para siempre la inspiración galáctica. Al primer Madrid de Figo, y también al de Zidane, le faltaban un ariete goleador cuya sola presencia fuese obvia para cualquier rival. Entonces, Guti sirvió a Del Bosque como solución improvisada en el estreno del presidente, mientras que Raúl marcaba goles sin ser el punta más adelantado; los hacía porque, simplemente, era buenísimo. Morientes sí aportaba las cualidades del nueve clásico, pero nunca bastó para el actual seleccionador. No, la magia de Zidane y la pillería de Raúl necesitaban un goleador con nombre temible. Y, desde luego, Ronaldo nunca dejó de ser aquella ‘manada de búfalos’ que sugirió el grandilocuente Valdano, ni siquiera con esa especie de rodilla biónica heredada de su desafortunado paso por Italia. Tal era el eclipse que provocaba su letalidad que el Madrid comenzó a gustarse tirándole pases fatídicos en los últimos veinte metros del campo; sin duda, era la mejor forma de aprovecharle y al equipo tampoco se le cayeron los anillos por jugar al contraataque. La diferencia con el Madrid de Mourinho es que Zidane, Figo y Beckham podían cambiar de formato sin esfuerzo: tan pronto le bailaban al Bayern de Munich con un curso magistral de balón, como jugaban agazapados en Old Trafford o el Camp Nou para soltar la correa de Ronaldo. Valían ambas formas y, sobre todo, gustaban las dos.

El Madrid de Mestalla dejó claro que su particular Circo del Sol lo monta con un puñado de pases profundos y paredes precisas. Las exhibiciones más espectaculares siempre han llegado al contragolpe, con Özil de apuntador y los galgos Di María y Cristiano de ejecutores. Con Xabi Alonso enrocado por delante de la zaga, Khedira ha encontrado el placer de animarse a la fiesta de los de arriba. Por si sobran migajas, ahí está el alemán para rapiñear. Y a la vista de todo el mundo está que Özil no puede aspirar al derroche físico que exige su entrenador: le va más poner pases largos y calibrados que inventar jugadas estáticas y bajar a defender. Por supuesto, a CR7 no hay que averiguarle su hobby más preciado: con cincuenta, sesenta e incluso ¡setenta metros! de espacio le sobra; luego, también le pone intentar un regate en parado y sacar misiles por tierra, mar y aire. Pero mola más la versión hercúlea que demuestra esta proeza de la genética.

Y por fin volvió Di María. Karanka justificó que su estancia en el limbo se acabó mediante un “clic psicológico”. O sea que la reprimenda de Mourinho que desveló MARCA surtió efecto. A su edad y con el reconocimiento público del que goza, el argentino tendría que comerse el mundo. Su fútbol se activa a partir de los mil voltios y, al parecer, sólo funciona en estado de sobreexcitación. Ése debiera ser  siempre su talante desde que sale por el túnel de vestuario. Pero quizá la comodidad de haber resuelto su contrato con el pertinente aumento de pasta o el desánimo general de la plantilla le han dejado bastante atontado. Al menos, ha espabilado, aunque sea demasiado tarde para conjurar remontadas fantasiosas.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Una respuesta a “De Ronaldo a Cristiano, contraataque”

  1. pronosticos deportivos dice:

    El Madrid no tiene rival al contraataque, por eso es el unico equipo realmente temido por el Barcelona, ya que su futbol de toque le viene perfecto para correr

Deja tu respuesta