Blogs

El mundo quiere jugar como España

imagen-espaa.jpg

“El mundo quiere jugar como lo hace España y nosotros cambiar de estilo. Es increíble”. La preocupante reflexión de Gerard Piqué para El País en la víspera de la toma de París invita a sentar en el diván a la prensa española. El desliz contra la pandilla finlandesa, trivial para cualquier selección del planeta salvo para la española por extraño que parezca, evidencia el maniqueísmo que sufre la imagen de ‘La Roja’: todo pinta blanco o negro. Así somos. Afortunadamente, Pedro, el goleador silencioso, ha barnizado el tapete con tonos cálidos y alegres; pero si Víctor Valdés no llega a recrearse a sí mismo con aquella sublime actuación ante Thierry Henry en la final de Champions de Paris contra el Arsenal, entonces la imagen de Del Bosque habría acabado hecha un cristo. Todo se simplifica al balón, “el pasado parece que no importa”, tal como denunció Sergio Ramos la pasada semana. Y es una pena porque tenemos delante de nuestras narices la mejor generación que ha parido España y desperdiciamos las tertulias periodísticas queriéndola mandar al garete: ya sabéis, el morbo siempre vende más que cualquier estado de felicidad, por consiguiente, aburrido.

Manolo Sanchís dijo una vez que “no hay nada más bonito que un país pueda disfrutar de su selección cuando es la mejor del momento”. No lo decía por España, sino con cierto tono de envidia sana; no en vano, la última vez que ambos países se enfrentaron en fase clasificatoria, en 1991, el ex capitán del Real Madrid tuvo que aguantar estoicamente como Jean-Pierre Papin y Eric Cantona aplastaban al combinado de Luis Suárez con un repaso monumental en el Parque de los Príncipes. Entonces, a nuestra selección no se le apodaba ‘La Roja’, sino un pobre enfermo con el síndrome de cuartos de final. Y a veces ni eso. Aquella España cincelada por la Quinta del Buitre jugó en París por debajo de sus posibilidades y perdió; evidentemente, era incomparable a ésta, por eso Sanchís no entiende cómo se le puede disparar ni la más mínima crítica a Del Bosque. Será el adn español con ese estúpido bipolarismo que, tal como describe Piqué, indica que “nuestra cultura está en crisis si pierdes un partido después de hacer lo que no ha hecho nadie: Eurocopa, Mundial y Eurocopa”.

La victoria de anoche es rotunda para un equipo que se mofa de los escépticos, y también para Del Bosque, a quien esos mismos le acusaron en Gijón de ser un nulo estratega. Cierto es que el seleccionador no dio con el martillo para destrozar el muro de hormigón de Finlandia, pero en París la gran novedad del once fue Pedro y la consecuencia no pudo ser más satisfactoria. Las teorías del fin de ciclo quedan aparcadas hasta la próxima convocatoria, precisamente contra los escandinavos. Entonces, hacer algo extraordinario, o sea no ganar, alimentaría a los mentideros periodísticos con otra palabra muy manoseada estos días: autocomplacencia. ¿Pero de qué? Si la madre de todos los retos ya la han confesado los propios futbolistas: retar a Brasil en territorio hostil. El Maracanazo del 2014 se aproxima, después poco importarán los ciclos finitos o la continuidad de Del Bosque.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Una respuesta a “El mundo quiere jugar como España”

  1. Periodism dice:

    ¿Realmente está el modelo en duda o son los periodistas (en este caso la caverna mediática) los que dudan del modelo? Ayer viendo cinco minutos de futboleros (antes de apagar la tele para irme a vomitar) escuché a un supuesto periodista que el partido estuvo en la ocasión fallada por Xavi Hernández en el minuto 4. Soy madridista y admiro la forma de jugar del Barça y de España. Soy madridista y veo que los jugadores del Madrid (y de otros clubes) tienen peso en la selección, que no todo es el Barça (de la misma forma que el Barça no es solo Messi).

    Esta espiral de autodestrucción se la debemos en gran parte a ese señor que dice estar comprometido con el club que le paga, pero solo hasta final de temporada. A ese señor y a todos los periodistas que se han tragado el anzuelo de que él es EL fútbol. A ver si se va y viene un buen técnico al Madrid, uno al que le guste jugar al fútbol y que aproveche todo lo bueno que tiene el Real Madrid en su plantilla sin mirar el nombre de su representante.

    Y a ver si así las aguas vuelven a su cauce y podemos disfrutar sin interferencias de la selección que tenemos.

Deja tu respuesta