Blogs

Cruyff intuyó bien, ¿y Tito?

Pretemporada de 1994. El Barcelona se estrena en Holanda con la intención de perpetuar el Dream Team sin el tránsfuga Laudrup y con Romario jugando al fútbol-playa en Copacabana al calor de la verbena mundialista. El despido fulminante de Zubizarreta tras su deplorable actuación en la final contra el Milan  (se lo comunicó Gaspart en el autobús que trasladó al equipo a la terminal recién aterrizado de Atenas) y la salida del danés apenas inmutaron a Johan Cruyff, quien todavía confiaba en su eje Koeman-Guardiola-Stoichkov para encontrar más momentos de gloria. Pero aquel amistoso de agosto cambió de un plumazo las expectativas del técnico holandés: los azulgranas abrían fuego contra el Groningen, equipo de media tabla, y nadie habría presagiado al descanso una de las mayores catástrofes en la historia de los bolos veraniegos. El Barça se metía en la caseta con un 4-0 adverso merced a una defensa de cartón-piedra (Geli, Nadal, Koeman y el debutante Sergi Barjuán) y, sobre todo, a la actuación tragicómica del ‘meta de balonmano’ Carles Busquets.

Cuentan que durante el descanso Johan ni señaló ni sermoneo a ninguno, tampoco hubo arenga alguna: simplemente nombró a todos los que jugarían en la segunda parte. Al final, Gica Hagi, el fichaje estrella de ese año, solucionó el desastre con un alocado 5-5. Cruyff no tardó ni diez minutos en dar la rueda de prensa y soltar que su intención era la de “matizar el equipo”, pero que la primera parte “le había dejado claro quién era quién en ese equipo”. La intuición del holandés no le traicionó: aquello fue el principio del fin para un grupo que había rozado o, mejor dicho, tocado la perfección estética al primer toque. ¿Hartos del éxito? Guardiola dijo hace dos días en Bogota que todos se cansan y que la gracia de su vestuario fue seguir con esa ansia. Sin embargo, el ex técnico advirtió que su Barça también debía ser “matizado”; no en vano, propuso a la directiva de Sandro Rosell una pequeña criba para evitar complacencias o posibles ‘elementos distorsionadores’. Vamos, sacar de allí a gente como Piqué y Dani Alves, cuyo rendimiento había bajado quizá por un estilo de vida disoluto.

El propio Piqué pidió “decisiones”. Siempre sincero y a veces políticamente incorrecto, el central hizo honor a la genial frase de Moneyball con la que el dueño de los Red Sox resume a Brad Pitt su cruzada revolucionaria en el negocio del béisbol: “El primero que rompe el muro sale sangrando”. Piqué reconoció en caliente (instantes después del pitido final) lo que la directiva no se atreve a revelar hasta que canten el alirón. La prensa agradece contar con futbolistas que den titulares, ése es buenísimo, pero es lógico que al Barça no le haya hecho ni pizca de gracia, y menos a Rosell, que echó balones fuera en el micrófono de Mónica Marchante al ser preguntado por esas declaraciones. El jugador dijo lo que su afición barruntaba y los jefes temían desde hacía semanas, las que han contemplado una sola victoria en la fase decisiva de la Champions. Lo dijo, pero no debió hacerlo: política de cualquier de empresa. ¿Os imagináis que un encargado de Zara recomiende a Amancio Ortega cambios en Inditex? Piqué cobra para jugar; las decisiones las toman arriba, empezando por Tito Vilanova.

La cuestión es Messi, siempre Messi. Por algo es el mejor del mundo y quizá de la historia. Pero la segunda eliminación consecutiva deja una lectura preocupante: la puesta a punto del crack argentino. El público se pregunta por qué el Barça no ha contado con todo el talento de su estrella. Falló su dosificación y su recuperación. Leo ya ha reventado cualquier estadística imaginable, así que nadie le reprochará seguir superando sus propios números. Sólo de ese modo el Barça recuperará su perfección; bueno, con eso y los retoques del próximo curso. Entonces, sabremos si la intuición de Tito es tan certera como fue la de Cruyff.      

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta