Blogs

Primicia: la ‘conjura del Filandón’

comida-ramos-filandon.jpg

La ‘conjura’ del restaurante Filandón es la noticia más potable que la prensa publica en la semana del derbi. Tanto ha cambiado el periodismo, que una comida pactada por el vestuario del Madrid desde hacía semanas ha disparado todas las interpretaciones de sus trapos sucios. Los jugadores acordaron que los nuevos fichajes (Modric, Essien y Diego López) pagaran una comida que no incluía a Mourinho y su cuerpo técnico. Hasta ahí la lectura. No obstante, el sensacionalismo que envuelve al Madrid se ha convertido en el filón mediático por excelencia: la gente, al menos la merengue, está más pendiente del careto del entrenador si Casillas levanta la Copa que del partido en sí; una vez perdida la Liga y tras la debacle de Dortmund, la enésima pelea madrileña entre gigantes y liliputienses se intuye un deber del Madrid para no caer en la vergüenza (así piensa el madridismo). Pero el caso es que la foto que publicó Sergio Ramos en su twitter da para una película: ¿quién en su sano juicio iba a pensar hace dos años que españoles y portugueses se animarían a compartir mesa y mantel? Entonces, Mourinho todavía ostentaba el poder faraónico sin ninguna rebelión a bordo; tan sólo la guerra de trincheras pregonada desde Madrid y con Casillas como líder de un bando, y Pepe, Cristiano, Marcelo, Carvalho, entre otros, como pretorianos del entrenador. Ésa foto ha dejado suficiente ‘información’ para cubrir horas hasta que llegue el viernes.

Y sin posibilidad de entrevistas, la opción de carrerilla es revivir las copas del pasado, sobre todo la última, la de la excitación atlética. Emilio Butragueño comentó una vez que aquella derrota del Bernabeu del 92 ni mucho menos fue motivada por la charla de Luis Aragonés a pecho descubierto en el vestuario colchonero. El ‘Sabio de Hortaleza’ borró el galimatías táctico que había dibujado en la pizarra para exigir a sus jugadores que se “dejaran los huevos” por sus afición. Sin embargo, el ‘Buitre’ insinuó que el desastre de Tenerife una semana antes de la Copa originó un terremoto en el madridismo de magnitud nueve en la escala Richter, ¡cómo molaban las anécdotas de antaño! Por eso, durante estos días Schuster y Futre ejercen de muñecos de la prensa, los personajes que ponen cara y ojos a la final del viernes. Porque si hay que fiarse de los departamentos de comunicación…

No hace mucho tiempo que el fútbol era un deporte normal para los medios de comunicación. En semanas especiales cualquier periódico, tele o radio podía planificar una final entrevistando a los presidentes un día, los entrenadores al siguiente y a las estrellas de los equipos el tercero: protagonistas a tutiplén para vender al público un partido con algo de gracia. Pero en pocos años los clubes se han cerrado herméticamente, quizá por la masificación de medios (los periodistas queremos creer esto) o la desconfianza ciega de los jugadores a decir o insinuar algo que pare las rotativas. Hoy más que nunca, los programas deportivos se atiborran de ‘exclusivas’ hasta el extremo de que la maldita palabra ha perdido toda su fuerza. Antes, apenas se daban un puñado de primicias por temporada; ahora no hay noche que los periodistas presuman en sus medios y en el twitter de que ‘yo lo dije antes’. Y como de toda esa masa pastosa sólo valen dos o tres informaciones, pues los clubes no están por la labor de poner jugadores delante de la cámara. Al menos, para la final del viernes el Atlético ha tenido el detalle de sacar a dos futbolistas a rueda de prensa…el Madrid ni eso, ¿para qué, verdad?

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

Una respuesta a “Primicia: la ‘conjura del Filandón’”

  1. Parada y Gol » Blog Archive » Primicia: la ‘conjura del Filandón’ | Born to serve Infraestructure as a Service – Slave dice:

    […] Parada y Gol » Blog Archive » Primicia: la ‘conjura del Filandón’ […]

Deja tu respuesta