Blogs

Del Bosque, el gran estratega

casillas.jpg

A Del Bosque le tomaron por loco cuando, en el Real Madrid, sacrificó el talento trequartista de Guti para rebautizarlo de delantero centro o, mejor dicho, ya entonces de ‘falso nueve’. Con Morientes a menudo entre algodones, Guti se convirtió en estilete de la noche a la mañana y muy a pesar de las críticas de la opinión pública. El ‘catorce’, lejos de molestarse, espabiló rápido y fue marcando goles, así hasta dieciocho en aquella primera Liga de Figo. El Madrid se proclamó campeón y Del Bosque, ese ‘suicida táctico’, fue coronado como estratega mayor del reino. Trece años después,  Del Bosque miraba de reojo al banquillo del estadio de Fortaleza sin encontrarle a Fernando Torres un sustituto de garantías: Cesc y Soldado habían estado tocados durante toda la semana y Villa hacía demasiado tiempo que no afrontaba situaciones críticas. Y como debía tomar una decisión, el salmantino pensó en la ‘opción Guti’, personificada anoche en Javi Martínez. Su ex compañero Ander Herrera cazó a la primera la intención de Del Bosque en el twitter: “De central a delantero centro en año y medio, éste es bueno donde lo pongas”. Loren, aquel delantero del Athletic que pasó a adueñarse de la zaga de la Real Sociedad, ha dejado de ser el único y genuino rara avis.

No fue el único experimento volátil que intentó Del Bosque. Sin ir más lejos, eligió a Busquets para lanzar uno de los siete penaltis; nada extraño de no ser porque era el segundo penalti que lanzaba…¡en toda su carrera! Como anécdota, el primero lo falló, así que máximo riesgo, aunque el barcelonista no se lo confesó al seleccionador en el césped, tal como aclaró en COPE. Pero la madre de todas las apuestas era Iker Casillas. Con él nos jugábamos el primer momento decisivo de la Confederaciones y con él sufrimos hasta el final. Sus dos paradas de la primera parte fueron detenidas por todo el país, incluida la afición culé, ansiosa porque Mourinho y todas sus consecuencias vayan cayendo como un castillo de naipes. Pero ayer el espectro de Mourinho no pintaba nada; bueno, quizá algo cuando el portero no tuvo la flor de siempre en la tanda final. No obstante, a Casillas le vienen de maravilla estos partidos sobre el alambre para recuperar la confianza perdida.

España volvió a demostrarse a sí misma que sabe ganar con el mismo oficio que Italia, Alemania o la misma Brasil. Ya no se trata de esforzarse en maravillar para ganar, sino que en circunstancias atascadas La Roja maneja tan bien los tempos como antaño lo hizo el Madrid de Del Bosque en las Champions. Sin embargo, Prandelli se reveló como un fabuloso ajedrecista intuyendo cada jugada por delante de su colega español. Fue entonces cuando llegó el cambio de Torres por Javi Martínez y la regeneración milagrosa de la prórroga. Quizá cinco minutos más y la selección española no habría necesitado penaltis: Buffon era el único de sus compañeros que se mantenía erguido sobre el tapete, el resto ya había prestado un servicio impagable a su patria azzurra. Los italianos tienen que sentirse contentos.

Y en el horizonte Brasil, aunque ésta que parece extraterrestre en el mundo del jogo bonito. Por eso, cada vez que Neymar intenta una gambeta o un caño sin éxito, no supone ningún fraude en un combinado más musculoso que ingenioso. Así lo prefiere el cuadriculado Scolari y también nuestra selección, que ha patentado y modernizado aquel fútbol marciano del Brasil del setenta. Por fin llega un sueño quimérico: Brasil-España en el sagrado (y remozado) Maracaná, pero con los papales cambiados. España es la número uno del mundo, Brasil sólo un aspirante más.  

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , ,

3 respuestas a “Del Bosque, el gran estratega”

  1. Alvaro dice:

    Estimado Carlos:

    Primero perdóname el tuteo. Segundo, revisa el devenir del partido de semifinales con la Juventus. Honestamente, el Marqués (sin choteo, así le ha nombrado el Rey y por ello le llamo así), no es precisamente Clausewitz.

  2. HAL9000 dice:

    Solo apuntar que los argumentos aportados para decir que Del Bosque es “El gran estratega” me parecen muy pobres. Y dicho sea de paso, Del Bosque me parece un mal entrenador.

  3. Pablo dice:

    Vana, es el primer post que te leo y, sinceramente, me ha gustado. No me fijo tanto en el fondo como en la forma. Una prosa cuidada, un ritmo variado y una notable riqueza léxica. Parece que deberían ser tres características casi inherentes a todo artículo de opinión, pero cuando leo a ciertos colegas tuyos de profesión, se me cae el alma a los pies, y no me rasgo las vestiduras porque todavía no han empezado las rebajas.

Deja tu respuesta