Blogs

Inversiones Florentino Pérez S.A.

zidane.jpg

“Me van a quitar un peso de encima muy grande, porque afortunadamente, van a pagar más dinero por Cristiano que por mí. El Real Madrid está dispuesto a pagar más dinero que lo que pagaron por mí”. Fue la primera vez que Zinedine Zidane descubría la angustia que le había martirizado desde que hizo un garabato en forma de ‘sí’ en una servilleta a la famosa pregunta de Florentino Pérez. El Madrid, convertido entonces en una multinacional con aspiraciones tan hegemónicas como ACS, exhibió su músculo financiero por segundo verano consecutivo; 73 millones y medio golpearon a un mercado todavía asombrado por los 60 ‘kilos’ que costó el transfuguismo de Luis Figo. Y en esa cruzada contra el nuevo mecenas del fútbol, el Bayern encabezó la resistance incordiando a la UEFA cada vez que el Madrid removía los cimientos del fútbol europeo. “El fichaje de Zidane es un insulto”, dijo un enrabietado Ottmar Hitzfeld, que ya había vivido varias peleas entre Bayern y Real desde el banquillo muniqués. Florentino no tardó en recoger el guante: “Zidane, aparte de una figura mundial, es una inversión”. La Champions con Zizou era el objetivo a corto plazo, amortizar la morterada de su fichaje una obligación para sentar la base de un nuevo modelo de negocio.

El Madrid siempre ha buscado la excelencia financiera. Viene de lejos. En concreto, de 1935, cuando un interior izquierdo muy habilidoso del Betis asombró tanto en Chamartín, que el Real Madrid no dudó en pagar la cifra récórd de 50.000 pesetas. El Betis había logrado su única liga de la historia gracias a las asistencias del vasco Simón Lecue, y fue entonces, cuando los blancos decidieron tirar de chequera. En aquella época el sueldo medio de un futbolista era de mil pesetas mensuales; desde el verano de 1935, el Madrid fue mirado con recelo y en Sevilla apodaron a Lecue ‘el niño de oro’ por el altísimo coste del traspaso. Tuvieron que pasar casi seis décadas para que el club merengue volviera a colocarse en el epicentro de los derroches. “Noté que flotaba sobre la hierba”, comentó Roberto Prosinecki la tarde de su presentación en el Bernabeu. El fichaje del croata se alargó demasiado porque el Estrella Roja se mostró reticente a enviar su transfer; los yugoslavos no se fiaban de las garantías de pago de Ramón Mendoza. Al final, cedieron previo pago de mil millones redondos (de pesetas) más 300 a la Federación yugoslava. Entonces, la voz discordante no salió de Munich sino de Milan, donde a Arrigo Sacchi se le ocurrió decir que “pagar mil millones por Maradona se entiende, pero por Prosinecki…”. Casualidad o no, el Milan también quiso fichar al centrocampista del Estrella Roja, así que las declaraciones dejaron cierto poso de resquemor.

El propio Bayern no tardó en volver a la carga contra el imperialismo financiero de Florentino. Las presentaciones cósmicas de Cristiano Ronaldo y Kaká cabrearon al presidente del Bayern, Rummenigge, hasta el punto que éste llamó al máximo mandatario de la UEFA, Michel Platini, para decirle que las maniobras del Madrid eran un “absurdo” y le pidió escrupulosamente el ansiado juego limpio financiero. A Florentino le molestó que el entonces entrenador del Bayern, Hitzfeld, rajara otra vez contra su club: “Ese tipo de inversiones deberían pagarse con lo que se tiene. Pero es muy cuestionable si el club está endeudado. El Real Madrid se está endeudando cada vez más y eso es algo que me parece poco serio”, despotricó en un diario bávaro. A medida que FP cumplía años de su mandato, el club subía como la espuma en el ranking de Forbes de los clubes más adinerados. “Cada fichaje que traemos es una inversión”, insistía siempre Florentino. Afortunadamente, las declaraciones no coincidieron en el tiempo con tíos menos galácticos como Gravesen, Diogo, Pablo García, etc.

“Kaká es un activo amortizado”, justificó el año pasado Florentino ante la inquisición popular que se avecinaba contra el brasileño. Ayer, Zidane discutió el precio de Gareth Bale, algo que no habrá gustado al presidente y que, por supuesto, no coincidirá en la estrategia de explotación comercial del crack galés. Pero, al menos, resulta sensato que sea el propio astro francés quien sospechara de su PVP y ahora del de Bale. Aunque da lo mismo: juegue bien o mal, el Madrid puede gastarse 91 o 100 millones (según lo cuente el Madrid o Daniel Levy). La inversión siempre está calculada.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

2 respuestas a “Inversiones Florentino Pérez S.A.”

  1. rafa dice:

    ¿kaka amortizado..? es 1 broma o que..

  2. tiofabio dice:

    Sigo pensando que si Florentino se gasta 100 millones en Bale, es porque va a generar al Madrid unos ingresos minimos de 300 millones, Florentino no tiene ni p u t a idea de futbol, pero es un as para los negocios.

Deja tu respuesta