Blogs

¡Peligro! Benzema en estilo lounge

benzema.jpg

Cuenta Diego Torres en su diatriba contra Mourinho Prepárense para perder que durante un Zaragoza-Real Madrid del primer año del portugués, éste no se cansaba de corregir desde el banquillo los movimientos de Benzema sobre el césped ante la mirada de todos su cuerpo técnico y suplentes. “¡Esto es una vergüenza!, ¡esto no es ni gato, esto es un conejo!”, gritó el entrenador aludiendo a la metáfora sobre cazar que días antes había hecho con su ‘perro’ Higuaín y el ‘gato’ Karim. A Mourinho le importó poco que el delantero francés fuese elegido a dedo por el presidente, tan implicado en el fichaje que viajó hasta su casa en el barrio del Bron de Lyon para convencerle: “Si fuera por ti tendría que poner los entrenamientos a las doce, porque llegas dormido a las diez y a las once todavía sigues dormido”, le dijo su entrenador a la cara en un entrenamiento. La duda era averiguar si sólo Mourinho le tenía ojeriza personal o, de verdad, la grada no iba a tolerar futbolistas acomodados en el limbo. El tiempo le está dando la razón a quien una vez fue The Special One.

La culpa de que Benzema deambule por el Bernabeu como si llevase grilletes está en la cabeza del propio futbolista. Quién sabe si todavía guarda rencor a los malos momentos que vivió con Mou o el poco afecto que encontró entre los directivos durante sus primeros meses, cuando el entonces director deportivo, Jorge Valdano, desveló que la primera opción “clarísima” fue David Villa por delante del ‘gato’. El caso es que el estado anímico del jugador discurre por una auténtica montaña rusa: de jugar apenado, de repente se activó en la Liga de los récords previo asesoramiento de Zidane, quien le recomendó después del primer año que acudiese a una clínica italiana para estilizar su figura. Benzema obedeció, perdió siete kilos y notó que su presencia ya no era tan arrítmica en el Madrid voltaico que pretendía Mourinho. Sin embargo, no tardó en caer otra vez en el ensimismamiento, volviendo a la versión de monsieur empané. Y el Bernabeu es un público exigente que puede perdonar fallos delante de la portería, como los tuvo Higuaín, pero nunca una relajación de sauna turca.

Una fuente muy autorizada para hablar del Madrid, ex leyenda del club, compara a Benzema con Anelka. Afirma que al Bernabeu no le gustan esa clase de jugadores porque, sencillamente, “jamás han funcionado”. Y a tenor de lo poco que ha demostrado Benzema en cuatro temporadas, sí es cierto que el fútbol elaborado es lo que cuaja mejor con su técnica, lejos de los contraataques de tres o cuatro pases a los que se ha acostumbrado el equipo en los últimos tiempos. El delantero siempre se ha aliado bien con Cristiano, pero el portugués está ocupado ganando batallas por su cuenta, porque el colectivo no funciona, y Ancelotti aún no ha aclarado al vestuario cuál es la hoja de ruta. Tanta incertidumbre está atorando la cabeza de Benzema, sobre el que no paran de aflorar rumores en la capital, el último apunta a que juega titular porque Carletto quiere agradar a su presidente. Sea o no cierto, el madridismo no entiende por qué el club se mostró tan reticente a las salidas de Morata y Jesé, y ambos apenas han dispuesto de minutos. Técnicamente, Morata no es mejor que Benzema pero diez minutos en el derbi constataron que, a falta de fútbol, el Madrid reacciona con espasmos, como hizo el canterano y ni siquiera intentó el francés. Al final, todo es tan simple como observar la bronca de Pepe a Karim exigiéndole que sudara la camiseta (al central sólo le faltó darle varios tortas para espabilarle). El Bernabeu lo entiende así y no aceptará mucho más tiempo a un Benzema estilo lounge.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Deja tu respuesta