Blogs

El Madrid no juega ni a las tabas (episodio VIII)

cristiano.jpg

Paco González escupió la comparación que temía el madridismo y que habrá rondado en la cabeza de Florentino: “Este Madrid perdería con el del año pasado”. Nadie quería mentar a Mourinho el día que se autoproclamó desde Londres rey de reyes por haber conseguido la Liga de los récords, pero tampoco nadie imaginaba una calamidad semejante en un equipo confeccionado con billetera para cortarle las alas al Barça. El sospechoso Ancelotti descubrió el secreto mejor guardado de su nuevo club: el orgullo incontenible del Madrid que provocan esos “cinco minutos que le valen para ganar, cuando juega”, como justificó el italiano ante la prensa. Sin embargo, un pequeño matiz: el equipo recuperó ese momento espasmódico que barre a cualquiera del campo, pero no el fútbol. El Madrid no juega ni a las tabas, y los chispazos milagrosos no sucederán en cada partido; a la afición se le está acabando la paciencia y a Carletto se le exige aclarar una táctica contrarreloj. Menos mal que toca parón de selecciones y el mismo de siempre, o sea, Cristiano, evitó una crisis demasiado duradera.

Susana Guasch le comentó una noche al ‘Kun’ Agüero que él era medio Atleti, bueno, mejor dicho, el Atlético entero. A Cristiano nadie, insisto, nadie, tiene que recordarle que el Madrid de los cientos de millones depende exclusivamente de su ánimo. Si está triste, peligro, y si celebra goles con la rabia del Increíble Hulk, entonces todo el equipo puede permitirse el estado de euforia. CR7 hace y deshace a su antojo, por eso su renovación era asunto capital para el porvenir del club y su presidente. Precisamente, sería aconsejable que Florentino corrigiera sus discursos plomizos añadiendo ‘cantera’ en la misma frase que ‘cartera’. La historia contemporánea de los merengues se refiere a la cantera como recurso agónico para salvar situaciones límite: por orden cronológico, ocurrió con José Luis Morales y sus goles salvadores en el año 94; con la promoción exprés de Raúl, cuando no figuraba en la primera plantilla de Valdano y Ángel Cappa; con Casillas por una lesión de hombro de Bodo Illgner en el 99; con la eclosión de Javier Portillo ‘Portigol’ en aquel drama de Dortmund del 2003, y desde el derbi del pasado sábado Morata se ha convertido en el resorte físico y emocional del vestuario. Dicho soezmente, Morata es la colleja que el Madrid va necesitando en cada partido. Porque si la salud del grupo dependiese de Benzema, el equipo jugaría con un gotero.

El francés no se inmuta ni por el drama de cada partido ni, mucho menos, por el debate continuo y altisonante de la opinión pública. Él sale al campo y hace lo que puede, sólo que “los ganadores se llevan a la chica del baile y follan”, tal como le explica Sean Connery a Nicolas Cage en un diálogo de La Roca. Benzema juega y punto; si mete gol, pues vale, y si no, pitada con desgana. Su indiferencia es máxima en un equipo que anoche sacó el carácter para no tirar la Liga por el sumidero. A Morata le falta rodaje, pero su motivación cuadruplica, como mínimo, a la de su competidor. Y de momento, Ancelotti no ha sacado el látigo, pero su impasibilidad no cuadra en esta fase de mayday, en la que el Madrid pierde el control contra todos los equipos. Y no es que urja una catarsis en las próximas dos semanas, sino que entrenador y futbolistas deben construir algo desde la tabula rasa que ciega al Madrid. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , ,

2 respuestas a “El Madrid no juega ni a las tabas (episodio VIII)”

  1. tiofabio dice:

    un post de 10 Vanaclocha

  2. amparo cosia dice:

    ME HA ENCANTADO LA ACTUACION DE CRISTIANO RONALDO, CREO QUE NOS LO MERECIAMOS LOS MADRILEÑOS ESTABAMOS SUFRIENDO PORQUE VEIAMOS QUE PERDIAMOS, PERO AL FINAL HEMOS PODIDO REMONTAR, GRACIAS CRISTIANO

Deja tu respuesta