Blogs

¡Penalti!, la prensa ya tiene carnaza

clasico.jpg

Cincuenta y cinco minutos mataron al Madrid. El tiempo que tardó el Barça en romper el experimento de hormigón armado de Ancelotti. Si la idea inicial de los blancos era cercar a Iniesta y Xavi con una manada de rotweilers, bastó un puñado de minutos para confirmar la fallida hoja de ruta: ni un solo disparo entre los tres palos de Valdés y un Barcelona que, sin fuerza ni brillo, mareaba el balón en tierra de nadie y en busca de la genialidad de Messi que nunca llegó. No fue su noche sino la de su discípulo más aventajado: Neymar calla bocas partido a partido, reivindicando que no es un Robinho de la vida porque su talento se inspira más en grandísimos antecesores como Ronaldinho. Todavía juega eclipsado por Messi, pero mientras agrande su figura menuda en estos clásicos, la grada no tendrá dudas de que el club volvió a encontrar oro y mirra en Brasil.

Quizá motivado por los quiebros superlativos de Neymar, otro actor secundario salió rabioso al césped para reclamar el apodo que poco a poco se ha ido esfumando entre la prensa. Alexis Sánchez llegó a Barcelona hace dos años como el ‘niño maravilla’ y durante este tiempo ha jugado siendo tan sólo Alexis. La vaselina imposible a Diego López le mete de nuevo en el candelero. El ‘Tata’ se puede frotar las manos: dispone de suficiente artillería pesada en la delantera. No así en una retaguardia que sobrevive por las paradas del portero más en forma de la Liga, y puede que Europa.

También Ancelotti tiene armas de destrucción masiva. Su problema es que aún no cuenta con los códigos de lanzamiento de sus tomahawks. El plan revolucionario consistía en bloquear al enemigo en campo merengue para abrir la jaula de sus velociraptores. Pero ni Cristiano, ni Bale ni el escurridizo Di María encontraron pista libre ni una sola vez. Y aunque Carletto se esfuerce en aplicar la filosofía aristotélica a su táctica, la virtud del Madrid en los clásicos no es un punto medio entre la posesión y el contragolpe, sino la herencia buena dejada por Mourinho: el fútbol de los tres o cuatro pases, del pim, pam, pum. Y eso que al Barça le entró el miedo cuando el Madrid volvió a ser el Madrid; es decir, un delantero visible (nada de ‘falsos nueves’) y un constructor, en este caso el clarividente y práctico Illarramendi. Ésa fue la confusión original del Madrid: Sergio Ramos y Khedira son buques destructores, mientras que a Modric le falta un máster acelerado de pases calibrados made in Xabi Alonso. El equipo sólo necesitó un ratito para confirmar que su sala de máquinas cambiará con el donostiarra. Al menos, después de diez jornadas Ancelotti se ha percatado que el galimatías de su pizarra empieza y acaba en la medular.

Y, claro, queda el penalti a Cristiano. Un empujón claro y cagada de Undiano Mallenco. Fue determinante porque el Madrid se había venido arriba; como también lo fue el petardo de primera parte que se marcaron los merengues. Dani Alves vaticinó con precisión los próximos capítulos de la salsa rosa periodística: se hablará del penalti tanto como el que Muñiz Fernández se inventó en Elche. Alves habló de “carnaza” y en Madrid va a sonar a todo trapo la palabra ‘atraco’ y la ley de compensación. Los blancos tenían la oportunidad de sacudirse la caspa que aún le quedaba del derbi madrileño y, lejos de quitársela, se embarraron todavía más. El Barça es un equipo terrenal con un Messi a veces sin superpoderes, pero nunca jamás traiciona su génesis de balón. Sin embargo, ese estilo impone a cualquiera, incluso a un Madrid cuya oportunidad de aproximarse al “fútbol espectacular” pregonado por su entrenador era inmejorable: mal haría el club en tramar una estrategia de propaganda en torno al penalti. La conclusión es que cuenta con una plantilla estratosférica en la que se puede permitir los lujos de dejar a Isco en el banquillo los noventa minutos y poner a parir a un Benzema que en su trastero aún guarda alguna traje Versace para grandes ocasiones.

 

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , ,

Una respuesta a “¡Penalti!, la prensa ya tiene carnaza”

  1. tiofabio dice:

    En mi opinión, la 1º parte ha sido del Barça y la 2º parte claramente del Real Madrid, cuando el Real Madrid ha podido y se merecía empatar el Barça ha marcado el 2º gol, el Real Madrid ha tenido mala fortuna con las paradas de Valdes, el palo de Benzema y…el clarísimo penalti no pitado a Ronaldo

Deja tu respuesta