Blogs

Guardiola a la caza del topo

guardiola.jpg

“Cuando conocimos la alineación del Real Madrid y ya se hablaba de la posibilidad de que Pepe o Ramos jugaran por dentro, intuíamos que podía haber mucha gente en ese sector y queríamos jugar uno contra uno: Messi en la derecha y Neymar en la izquierda”. El ‘Tata’ Martino agradeció el chivatazo de la prensa en el último clásico del Camp Nou. Casi tres horas antes de comenzar el partido, el rumor de que Sergio Ramos jugaría de centrocampista corrió como la pólvora por twitter. Algunos lo tacharon de disparate, otros fueron prudentes, ¿no era lo más lógico? Al final, COPE y SER acertaron: Ramos salió de medio centro y Bale arriba para intentar pegar cualquier balón que se menease por ahí. Después de la derrota, Ancelotti no quiso saber nada de supuestas filtraciones: el fútbol de su Madrid estaba rodeado de una espesa nebulosa y, por eso, el italiano no tenía tiempo para minucias.

Desde el clásico no ha trascendido ninguna bronca de Ancelotti a su vestuario por la supuesta filtración. Si no ha habido correctivo es porque, lógicamente, nunca existió (esas intrahistorias guardan tanto morbo que es difícil no largarlas). No obstante, la previa del clásico con el runrún del once titular merengue recordó a los tiempos de acojone de Mourinho. El primer Madrid-Barça que vivió Mourinho en el Bernabeu no tenía demasiada repercusión: se disputó en la jornada 32 del primer año del portugués y el Barça casi había sentenciado la Liga. Sin embargo, era el primero del llamado ‘rally de los clásicos’ que empezaría por ese partido, seguiría por la semifinal de Champions y acabaría con la final de Copa en Valencia. Pues bien, dos horas antes del inicio, la web del MARCA publicó a todo trapo que Mourinho plantearía el primero de sus famosos ‘trivotes’. Consistía en un simulacro para el duelo crucial de la ida de Champions: Xabi Alonso, Khedira…¡y Pepe! formarían contra todo pronóstico un muro de contención contra el ‘tiki taka’ de Guardiola. Las intenciones defensivas de Mourinho eran previsibles, el ‘trivote’ nadie lo habría siquiera imaginado.

Días después de ese Madrid-Barça, el periodista Diego Torres publicó en El País el cabreo volcánico de Mourinho con su vestuario. De puertas adentro recriminó a la plantilla que le hubiesen “traicionado”. Además, instó al club a perseguir al topo hasta conseguir pruebas irrefutables para echarle. A partir de ese momento, todos los futbolistas blancos tuvieron excesivo cuidado en sus contactos con los reporteros, tanto en encuentros físicos como en llamadas de teléfono móvil.

El último lío de topos saltó a la palestra ayer en Munich. La cadena de televisión Sky anunció que Guardiola había detectado filtraciones en un grupo que pretendía convertir en una piña hermética ajena a la opinión pública y unida por la filosofía de su nuevo gurú. El diario Bild Zeitung, de línea sensacionalista y el más vendido (por unidad) no sólo en Alemania sino en Europa, ha clavado todas y cada una de las alineaciones del Bayern de esta temporada. Guardiola ha acabado hartándose a raíz de la publicación del pasado viernes (víspera del Borussia-Bayern), cuando el periódico alemán anunció la alineación en la previa con las posiciones exactas de cada futbolista. Incluso, el Bild acertó en la táctica de ‘balones largos y cambios de orientación’. Según Bild, Guardiola espetó a sus jugadores en la charla previa del hotel de concentración de Düsseldorf que “rodarían cabezas” y le daría igual quien fuese el topo, “no iba a jugar más”. Los tentáculos de Bild en la Bundesliga son inimaginables, con reportajes minuciosos de cada equipo y entrevistas con difusión máxima. A partir de ahí, cualquier información no pasa de ser pura elucubración. ¿Quién es el topo:  algún futbolista, alemán, claro; utilleros, fisioterapeutas, médicos? Quizá  entre en el redil gente del cuerpo técnico que estuvo con Heynckes. Muchos sospechosos que el club bávaro tendrá que investigar de arriba abajo, es lo mínimo que va a pedir Guardiola.

El técnico catalán no concede entrevistas como primer mandamiento; de hecho, fue una de las primeras directrices que comunicó al presidente Uli Hoeness y Rummenigge en aquella reunión de Nueva York. Y, claro, al Bild no le ha hecho ni pizca de gracia que Guardiola no conceda entrevistas exclusivas, por respeto a sus lectores y al prestigio del diario. Es información, no opinión. Pero desde el propio Bild niegan que se trate de vendettas, no con “el entrenador de un equipo que está cuadrando la perfección”. Dicho lo cual, el Bild ha partido la pana: la aburrida inercia de victorias ha saltado por los aires, porque ahora el morbo está servido. Todos los medios alemanes se vigilarán unas a otros en las alineaciones que publiquen, y eso a pesar que Pep haya terminado con la tradición de los entrenamientos a puerta abierta. Se busca un topo y su descripción, según Bild,  se acerca a un tío con botas de fútbol. La neurosis de Guardiola ha comenzado.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , , , , , ,

2 respuestas a “Guardiola a la caza del topo”

  1. Harry Potter dice:

    Buen artículo, aunque hay un fallo en del orden de los partidos de la temporada 2011. Primero liga, luego Copa y luego las “semis” de Champions

  2. Jaime dice:

    Guardiola es un gran entrenador, pero demasiado maniático, demasiado paranico. Debería dedicarse a disfrutar del equipazo que tiene y dejar hacer su trabajo a los periodistas.

Deja tu respuesta