Blogs

Atlético III Grande de España

diego-costa_mdsima20131003_0280_7.jpg

Sulley Muntari, futbolista ghanés del Milan, todavía cree que el Atlético de Madrid acaba de volver de sus dos añitos en el infierno o que, auizás, sea el de Goyo Manzano (por mentar al último Atleti sufridor). Muntari se frota las manos con un Atlético-Milan en el bombo de la Champions porque “es el rival más débil”, según confesó al Corriere Della Sera. Simeone es un tipo de esos al que le gustan este tipo de provocaciones, y no porque vaya a responder con vehemencia, sino porque sabría devolverla con clase si el bombo es caprichoso. Sin embargo, poco le importará al ‘Cholo’ lo que raje un jugador del Milan, si apenas atiende a los discursos triunfalistas de su propia prensa. Se ha declarado el estado de felicidad en el Calderón, aunque el técnico argentino siga imbuido en su burbuja del ‘partido a partido’. Excelente lema para cualquier liliputiense que quiera incordiar a las dos moles de la Liga, pero inservible a estas alturas porque este Atlético dejó de ser una anécdota. Sencillamente es uno más en la pelea, y puede ganar tantos puntos como Barça y Madrid.

La Liga no es aburrida, como dice Simeone; el resto de equipos son los que la aborrecen. Ya no son dos, sino tres, y más si el Atlético logra la proeza (así sería) si derrota al Barça después de Año Nuevo. Las estadísticas están tumbando el día de la marmota del ‘Cholo’; bueno, los números y él mismo. Su arenga a los jugadores para que se lanzaran como fieras a por el cuarto gol contra el Valencia le delata: Simeone quiere ser líder porque su vestuario se lo ha creído. Tanto que hasta el capitán Gabi profetizó en COPE el fin del discursito si ganan al Barcelona. ¿A quién iban a engañar?

Y en medio del éxtasis, mejor dicho, la causa de tanto delirio se debe a ese mimo del Ronaldo del Madrid. Salvando las distancias, claro, Diego Costa ha revivido la figura del delantero tanque que se quita defensas en un tramo de diez o quince metros. Cada vez que coge el balón en tres cuartos de campo, el rival se prepara para sufrir otra manada de búfalos. Seguramente no tan agresiva como Ronaldo, pero de momento igual de letal. Costa disfruta reventando candados con las manos pringadas; pelea, corre, regatea, se embarra...Vamos, el delantero que cualquier entrenador del mundo pediría para su plantilla. Y, si encima, ataca con la tranquilidad de tener un bloque de hormigón detrás, entonces el Atlético es el equipo más inexpugnable de los últimos tiempos. De once peones a once estrellas jornaleras, eso es lo que transforma el fútbol con victorias. Por ejemplo, Miranda, sospechoso hace un tiempo de ser otro Pablo Ibáñez o Perea de la vida, y ahora convertido en el central de moda, hasta el punto que el Manchester United ya le ha echado el ojo. Es la pócima de Simeone. La del Atlético III Grande de España.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Deja tu respuesta