Blogs

El primer partido del siglo

El primer partido del siglo, patentado por la prensa española, fue el Real Madrid – Barcelona de diciembre de 1996. La opinión pública lo llamó así porque fue el año en que blancos y culés asaltaron la banca; ambos venían de una temporada de transición, aprovechada por el Atlético para gestar su ‘doblete’, y decidieron romper las leyes del mercado aprovechándose del famoso caso Bosman que eliminó el cupo de extranjeros. Hasta la fecha sólo podían contar con cuatro foráneos en plantilla y, mientras en el Barça el trío Stoitchkov-Koeman-Laudrup, con la aparición estelar de Romario,  se había oxidado en el ocaso del Dream Team, Ramón Mendoza apenas acertó en los noventa con los remates del Bam Bam Zamorano y la finura danesa del tránsfuga Laudrup. La ley Bosman permitió a los dos grandes colocar ojeadores por todo el continente y convencer a un buen puñado de futbolistas a base de talonario. Fue una época en la que sólo Madrid, Barça y los grandes equipos italianos podían comprar a quienes se les antojase.

En el Madrid, el presidente Lorenzo Sanz decidió levantar una plantilla ruinosa con varios golpes de efecto: el primero fue Pedja Mijatovic, estrella del Valencia y comprado por 1.200 millones de pesetas. Después, el líder del Sevilla, Davor Suker, por quien Sanz extendió un cheque de 600 ‘kilos’. Sin embargo, el nuevo entrenador Fabio Capello exigió reconstruir el esqueleto entero: Bodo Illgner vino sobre la campana por 300; Roberto Carlos apenas despuntó en el Inter pero el presidente Moratti sacó por él 600 millones, la misma cantidad que costó un jovencísimo Clarence Seedorf. Aquel año el Madrid ni siquiera jugó la Copa de la UEFA, pero las exigencias de Capello no acabaron ahí: decepcionado y harto del lateral portugués Secretario, de quien el italiano contó en círculos privado que no tenía nivel ni para jugar en el filial blanco, pidió el fichaje exprés de Panucci (otros 600) en Navidades. El del italiano y el de Ze Roberto, que tampoco salió barato.

José Luis Núñez decidió acabar con cualquier vestigio de Johan Cruyff. Sin el holandés en el banquillo, la llamada ‘Quinta del Mini’ fracasó en un intento de emular a la promoción dorada de las cuatro ligas y la Copa de Wembley. La Masía fabricó una proeza del fútbol llamada Iván De la Peña y con él ascendieron, quizá demasiado rápido, los hermanos Óscar y Roger, Celades y Toni Velamazán. La responsabilidad de los canteranos fue tan gigantesca que el proyecto se desplomó en un solo año. En consecuencia, Núñez y Gaspart ignoraron las tesis ‘cruyffistas’ y tiraron la casa por la ventana. El gran crack de aquella Liga fue Ronaldo, vendido por el PSV por la friolera de 2.500 millones, un P.V.P que se quedó bastante corto por los méritos del brasileño. Ronaldo se convirtió en una atracción mundial y el anzuelo perfecto para vender el Madrid-Barça del Bernabéu como la primera guerra de los mundos. Pero el brasileño tan sólo fue la punta de un iceberg que formaron Giovanni (1000 millomes), el de las butifarras; el portero Vitor Baia (850), Fernando Couto (400) y la recompra sorpresa de Stoitchkov al Parma por 400. El colmo del despilfarro fue el fichaje de Amunike, por quien el Sporting de Lisboa sacó una tajada de 500 millones redondos.

Aquel partido de siglo del Bernabéu tuvo la mayor cobertura de fuerzas de seguridad organizada hasta entonces. Las audiencias televisivas se dispararon hasta casi diez millones de espectadores entre los canales autonómicos y La 2 en provincias sin televisión propia. Y la realización televisa imitó a Canal Plus y puso cámaras hasta detrás de las porterías. El seguimiento a jugadores como Ronaldo y Raúl, con formato de pantalla dividida, fue casi un hito de la televisión. Comenzaba una nueva era futbolística en la que iba a ganar quien fichase mejor. No sólo fue partido del siglo, también el primer partido de las estrellas, el que todo el mundo quería jugar. Sin embargo, el reclamo publicitario fue tan genial que la prensa exprimió tanto el eslogan, que el gran público llegó a aborrecer los partidos del siglo. Desde entonces, cada temporada hubo un porrón de esos partidos del siglo, pero el genuino sucedió aquella noche de 1996.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Una respuesta a “El primer partido del siglo”

  1. Fausto dice:

    Carlos, nos has dejado con la intriga del resultado… ¿Pudo ser un 2-0? ¡Saludos!

Deja tu respuesta