Blogs

El Madrid boxea como Ivan Drago

1410896816_extras_noticia_foton_7_1.jpg

Sí pero no. Al Madrid le gusta la música heavy, cuanto más mamporrera mejor. El legado bueno de Mourinho dejó un equipo acostumbrado al fútbol espídico, a un intercambio de puñetazos en el que casi siempre acababa noqueando. Y Ancelotti, a pesar de sus esfuerzos por esa utopía llamada “espectacularidad” (lo anunció a bombo y platilla en su presentación), se ha acabado resignando a ese toma y daca vertiginoso. En modo nostálgico, el Bernabéu no echó de menos a Di María durante la orgía goleadora pero sí a un Von Karajan que pusiera orden y concierto a la sinfonía; parece que la sombra de Xabi Alonso es demasiado alargada. Quizás si el rival no hubiese tenido la ternura del Basilea, más de un jugador estaría sufriendo una lapidación pública. El Madrid golea pero permite que le puedan golear; la defensa es un coladero porque, simplemente, defienden cuatro y algún centrocampista que le da por correr marcha atrás. Seguro que si la ‘BBC’ jugase en el Atlético, Simeone se habría hartado a pegar broncas. Porque los blancos siguen imitando a los equipos de fútbol americano: ataca un bloque y defiende otro compartimento totalmente estanco. De momento, el centro del campo es un oasis por donde no rueda el balón.

En estos partidos donde el equipo apenas importa, es tiempo para el desmelene. Por ejemplo, James Rodríguez, que defendió su precio de mercado y acertó con un taconazo made in Guti (y eso son palabras mayores). Al colombiano se le exige la visión de rayos X que tenía Özil pero con grandes dosis de orgullo personal. Su zurda depurada gustó a una grada que sospecha de su tratamiento galáctico, que no de su coraje. Precisamente, James y Kroos, los nuevos, fueron los que más kilómetros recorrieron según estadísticas UEFA: el primero porque alguien le ha recomendado que correr por todo el campo sobreexcita al Bernabéu; el alemán por necesidad, la de coger la pelota desde atrás y subírsela a los tres cracks que sólo bajaran al barro si hay un Mourinho delante. Y no es por sacar entrelíneas una lectura apocalíptica, pero si Ancelotti no da un puñetazo en la mesa, el transatlántico puede partirse por la mitad como el Titanic. Sólo es cuestión de tiempo encontrar el iceberg si el Madrid no protege sus costillas. Lo comenté en un artículo anterior, este Madrid tiene la pinta de Ivan Drago, el púgil ruso que mató con dos directos a Apollo Creed en Rocky IV pero que sucumbió ante Balboa por falta de fuelle. Conociendo a Ancelotti y su vena italiana, Khedira tiene el camino expedito a la titularidad cuando se recupere de su lesión.

Y, por último, un juego de pizarras. ¿Por qué el técnico no ignora por un día su cargante 4-3-3 y se atreve con tres centrales? Sin riesgo no hay diversión, como dijo Ayrton Senna el año de su fatídico accidente. Ancelotti ha comprobado de mil y una maneras que Bale es un cuchillo en su banda natural y deja de ser cortante en la derecha, donde sus cualidades se deforman. Ésta es la banda de Carvajal, al que le falta pista para subir y bajar en plan Dani Alves en sus mejores tiempos. Los tres centrales evitarían más dolores de cabeza en las jugadas aéreas y marcarían territorio palmo a palmo: Ramos, Pepe y Varane son un experimento de ingeniería futbolística todavía por descubrir. Hace quince años Del Bosque probó con Helguera, Iván Campo y Karanka en una final de Champions y el Madrid ganó la Octava. Tampoco sería un suicidio.

 

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Una respuesta a “El Madrid boxea como Ivan Drago”

  1. marcos dice:

    La noticia: El Barça sólo pudo superar al triste APOEL en un balón parado, pero en ningún momento estuvo fresco y además presentó dudas defensivas. Sin ideas, la afición se sintió molesta y comenzó a pitar. Además, el runrún

Deja tu respuesta