Blogs

“Cristiano es como Allen Iverson, ¡se tira hasta las zapatillas!”

cris-granada.jpg

Si el Bernabéu hubiese presenciado un combate de boxeo, el árbitro lo habría detenido al comienzo del segundo asalto, ni siquiera habría permitido terminar los tres minutos. El gigante anestesiado despertó sin efectos secundarios del virus ‘FIFA’ y abusó del Granada hasta dejarle la cara como un mapa. El Madrid perdió en campos como Mestalla o San Mamés sencillamente porque nunca disparó. Pero con la artillería que compra cada año, las ocasiones deberían llegar por inercia. Los blancos aprovecharon el parón de selecciones para resetearse y empezar de cero. El primer combate vale el mismo que los siguientes, aunque haya sido contra un sparring amateur. Abel Resino comentó en la víspera que esperaba un Madrid “constipado” y aún así rotó a su equipo porque no esperaba ningún sorpresón de quiniela. Tampoco la grada soñaba con una goleada histórica para fidelizar a los niños aún más en su madridismo y presumir de que ellos vieron cómo Cristiano Ronaldo ahuyentaba todos sus demonios: los de Irina, alguno de Kevin Roldán y, más importante, esa odiosa comparación mediática con su némesis Leo Messi que tanto le molesta.  

De repente, la ‘BBC’ se solidarizó consigo misma y recuperó sus emisiones, tal como nos gusta titular a la prensa. Bale marcó el primero y dio otro a Cristiano; Benzema enchufó dos y Cristiano se llevó el balón a casa para meterlo en una vitrina. No obstante, después de su primer gol el portugués susurró a Benzema que el siguiente sería para él. Todo un buen rollo que no se veía desde que los blancos apabullaron en el Mundialito de Marruecos allá por diciembre. ¿Ha resucitado un nuevo Madrid? Estas orgías goleadoras dan que pensar: las diferencias entre los grandes y el montón son demasiado abismales en esa ‘liga de mierda’ (Del Nido dixit) que ya no lo es tanto por cortesía del ‘Cholo’ Simeone y el Valencia de Peter Lim. Y, por otra parte, destrozar a un equipo de Primera División hasta amputarle las extremidades (suena violento pero es que son nueve goles) es una hazaña homérica al alcance de casi nadie; los Dream Team de Cruyff y Guardiola nunca lo lograron. Sin embargo y para asombro de quien haya visto la goleada de reojo o el resumen de televisión, el Madrid habría clavado la docena si la hubiese necesitado como la selección española en la legendaria noche de Malta. Cristiano celebró su repóker porque chutó ¡trece veces!; “es como aquel Allen Iverson de los Sixers, que se tiraba hasta las zapatillas”, comenta un ex futbolista del Real Madrid poco amigo de que el ‘bicho’ avasalle tanto.

Paco González, en su enésimo alarde de ‘nostrapacus’, barruntó a los veinte minutos que el Granada podía ser un hueso duro de roer. Sus dotes de adivino volvieron a quedar a la altura del betún pero dejaron una lectura entre preocupante e inquietante por parecer quisquilloso: la cabezonería de Ancelotti por los tres centrocampistas supone que el Madrid se fracture con una facilidad pasmosa. Y hasta el 1-0, la víctima de la mañana había merodeado el área de Casillas sin saltar vallas por medio. Pero eso es un debate imposible, al menos para el técnico italiano. Y, por supuesto, para el presidente, a quien lo que más le entusiasma es que sus nuevos galácticos diviertan al Bernabéu como los niños que se ponen de ‘chupagoles’ en el patio de colegio. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Deja tu respuesta