Blogs

Madrid y Atleti olvidaron la letra pequeña

fifa-real-madrid-atletico-sancion.png

Sucedió el 30 de marzo de 2006. El diario AS desveló que la Federación Madrileña tramitó una ficha del Real Madrid a un brasileño enclenque de 14 años llamado Neymar Junior. La versión oficial es que su representante, Wagner Ribeiro (el Jorge Mendes de Brasil) pidió al club sesenta mil euros en concepto de fichaje. La versión desconocida es que el entonces director general, Carlos Martínez de Albornoz, decidió no ficharle porque el padre de Neymar no quería vivir en Madrid con un contrato de trabajo tramitado por el Madrid. Si la estrella del Barça hubiese emigrado entonces a la capital española, el radar de la FIFA habría detectado su caso porque la investigación comenzó en 2005. Hace dos años las cámaras de televisión captaron a un niño argentino de apenas un metro de altura que sorteaba un puñado de piernas en un palmo de césped. Argentina, tan obsesionada con vender al mercado europeo chavales con ínfulas ‘maradonianas’, le apodó el “Messi de las nieves” por su origen andino. Estuvo a prueba en Valdebebas dos días y otro en El Cerro del Espino del Atlético. Vino con su abuelo y su madre, pero ninguno aceptó el sacrificio que exigía mudarse desde un pueblo montañoso cercano a la Patagonia al jaleo de una gran ciudad. Claudio Ñancufil, el pequeño en cuestión, era tan exageradamente bueno, que el Madrid ya había sugerido a la mamá un trabajo fijo.

El Partido de las 12 de COPE adelantó el pasado 28 de abril que el máximo organismo del fútbol sancionaría a Real y Atlético por unos irregularidades en la contratación de menores de edad que el club blanco desmiente categóricamente, y el Atleti responde con un recurso. Un informe de cien folios enviado por burofax a ambos clubes con nombres y apellidos de niños bajo sospecha. De los rojiblancos no se han filtrado nombres, pero Paco González contó anoche que hay 150 expedientes mirados con lupa. El eje de la trama es que cualquier chaval extranjero que juegue en un club hermanado con los dos grandes (por ejemplo, el famoso Canillas del hijo de Mourinho, con el Real Madrid), puede ser sospechoso. La investigación al Madrid abarca 39 jugadores, entre ellos Luca Zidane, hijo de Zizou. Su ejemplo no encuentra ninguna ilegalidad: nació en Marsella en 1998 y con 6 años ya vivía en Madrid y jugaba en los prebenjamines   con la nacionalidad hispano-francesa. Extraña, como ha dicho el director general del Madrid, que José Ángel Sánchez, la sorpresa en la planta noble del Bernabéu haya sido mayúscula, cuando la Federación Española conocía esta investigación desde la pasada primavera (cuando COPE anunció la primicia). FIFA no publicó la sanción antes por los permanentes incendios y corruptelas a escala mundial en su directiva. Esto es información, no opinión.

El Barcelona fue sancionado con un veto de dos mercados porque la Federación Catalana de Fútbol tramitó fichas a ciegas, sin consultar a la RFEF, que precisamente había advertido de las posibles consecuencias. El Barça no escuchó y reaccionó demasiado tarde. Al menos, consiguió aplazar un mercado la sanción, aprovechándolo para fichar a Luis Suárez. En los casos de Madrid y Atlético, la Federación Madrileña garantiza que sus fichas están perfectamente tramitadas con la Federación de Ángel Villar. Entonces, ¿cuál es el problema? Quizás que la Federación Española no se ha puesto las pilas y ni siquiera ha mirado la letra pequeña de la normativa FIFA en sus estatutos de menores. No es mala pista. Tampoco lo es que los clubes debían saber que los niños tenían que vivir un año natural en España; sus padres debían tener reglados contratos de trabajo, alquileres de domicilio, etc. Pura burocracia que les ha jugado una mala pasada.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Deja tu respuesta