Blogs

Busquets, el ‘huracán tranquilo’

sergio-busquets-fcb-2015-24787.jpg

Debutó en 2008 siendo ‘el hijo del portero’, pero con los años a papá Busi le han terminado conociendo como ‘el padre de Sergio’. Vicente Del Bosque le rindió un tributo inolvidable en Sudáfrica defendiendo sin rubor que si fuera futbolista, le gustaría parecerse a Busquets. No acapara portadas porque cualquier gesto de Messi o Neymar acaba siendo trending topic, ni tampoco suele ser cómplice en el césped de los prodigios de Iniesta. Sin embargo, supera a casi todo el vestuario en las notas de los cronistas: suele sacar sobresaliente y apenas baja al notable; de lo contrario,  el Barça entraría en mayday!  Como dice el maestro César Menotti, “es el coche escoba que limpia la alfombra para que el resto de esos locos bajitos hagan sus diabluras”. La voracidad de nuestro periodismo deportivo, que escanea con lupa hasta la roña que puedan tener en la uñas Cristiano Ronaldo o Messi, se olvida a posta de la clase media. Y Busquets representa esa clase obrera de tarea poco glamurosa. Fue el peón decisivo que ansiaba Mourinho durante su época merengue; no en vano, un directivo de la planta noble del Bernabéu sugirió más de una vez intentar un segundo caso Figo, claro que no tan bullicioso.

Este Barça sufre de algún modo el ‘síndrome Makelele’: el francés aguantaba el equilibrio galáctico hasta que se hartó del ninguneo y se largó. El Madrid le consideró intrascendente y Zidane, Figo, Raúl y Ronaldo se estrellaron en aquel galacticidio. Ellos vendían el fútbol total y Makelele sostenía la viga maestra del tinglado táctico. Sólo cuando las piezas se desacoplaron, el proyecto faraónico de Florentino comenzó a resquebrajarse. Desde la irrupción meteórica de Guardiola, el Barça ha tensado un cable que Busquets mantiene firme para que, por una parte, su retaguardia no se encuentren de bruces con una invasión enemiga y por otra, Messi y el resto de alquimistas se liberen de cualquier marrón. “Es el mejor centrocampista del mundo”, espetó Guardiola en Munich. Pista más que fiable para que el resto de todopoderosos le quieran tentar. Busquets recibió dos ofertas el pasado verano de Chelsea y Paris Saint Germain, pero el Barça le había prometido un contrato de estrella de rock. Media temporada después, ni ha estampado la firma ni le han dado turno en las oficinas del Camp Nou. Y Busquets, que conoce los trapos sucios de este negocio, ya ha deslizado en la ESPN que le debe media vida a Guardiola: “Sólo mi mujer y Guardiola me harían dejar el Barça”. ¿Hora de cobrar el favor?

“Busquets arrasa con todo si el físico no le traiciona”, palabra de Frank Rijkaard. No lo dice uno de los entrenadores más decisivos de la historia moderna del club, sino uno de los mejores centrocampistas defensivos que ha visto el fútbol mundial: el ‘huracán tranquilo’, tal como le calificaron en un artículo de FIFA.com. “Todo fútbol, el rácano o el más vistoso, necesita fontaneros”, lo sabe bien Fabio Capello, que nunca ha querido cambiar la llave inglesa por un pincel. Y, desde luego y a pesar de las apariencias melindrosas, Guardiola siempre mete la llave pesada en su caja de herramientas. Busquets es imprescindible antes, ahora y siempre; sin duda, es otro ‘huracán tranquilo’. 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Deja tu respuesta