Blogs

La Liga por el retrete

Manolo Sanchís resopló al escuchar a Paco González en Tiempo de Juego. “Lo peor para el Madrid es que todavía quedan trece jornadas de Liga”. La cara del madridista, que siempre utiliza el plural mayestático para hablar de su único club, era un poema sin rima alguna, deslavazado como la táctica de Zidane y con versos grotescos. Un domingo cualquiera los blancos tiraron el título al retrete, sin amago de pelearlo y sin morir en el intento. Ni siquiera asomó el espíritu de Juanito, tan perfecto para remontar situaciones imposibles. Un plan sin plan, y enfrente un Málaga trabajado en la sala de máquinas, cuyo entrenador, Javi Gracia, supo cómo apretar el cuello a su colega francés. Es una pena que en esta época de secretismo, en el que las persianas acorazan los entrenamientos, no sepamos si Zizou ensaya tácticas según el esparrin de turno. Si el que recibe es un pelele, el Madrid lo descose hasta tumbarlo en la lona. Pero también hay gallos respondones como el Málaga, que atacan a sus costillas, haciéndole perder el aliento hasta descomponerlo. Cuentan que Arsene Wenger nunca preparaba sus partidos en función del rival porque no le gustaba variar su estilo imperecedero. Hasta que hace dos temporadas, Cazorla, Giroud y compañía le suplicaron sesiones de vídeo y análisis, y Wenger cedió.

Quedaban quince minutos para perder la Liga y sobre el césped no había ningún Raúl González que diera cuatro gritos y corriera con espuma en la boca. No, el Madrid sesteó, “mamoneó” como dice Manolo Lama, y se fió de algún cabezazo a lo Santillana inventado por Cristiano. No sucedió así porque los blancos están inmersos en su particular pretemporada, en la que la gira transoceánica se sustituye por partidos domésticos con vistas a Europa. Es la Champions la que mantiene la efervescencia del cambio, del fútbol paleolítico de Rafa Benítez al estilo marketiniano de Zidane. Apenas se atisba la ansiada metamorfosis. Y con planteamientos de pizarra tan vagos como el de La Rosaleda, no es descabellado recordar el titular que le dejó Raúl a Jorge Valdano en su entrevista para Bein Sports: “Nunca habría imaginado a Zidane de entrenador cuando compartíamos vestuario”. Quizás no sea vocacional.

Florentino Pérez jamás habría imaginado que su Madrid echase de menos a Bale, y en proporciones bíblicas. El Málaga evidenció que Cristiano Ronaldo sin BBC se agota de desesperación; varias veces ha revelado que Benzema es su socio en el campo, con el que tiene una simbiosis especial. Detrás de él, hay un equipo que se parte en dos como un palillo, porque Modric no se puede comer el marrón de todos e Isco y James no están fabricados para correr hacia atrás. Últimamente, tampoco hacia la portería contraria. Sin embargo, la alarma más preocupante suena con Toni Kroos, condenado por su entrenador a jugar de pivote defensivo. El Kroos centrocampista ordena los papeles de la Mannschaft; el que juega por delante de la defensa e intenta llegar a Modric es un Fernando Redondo de Mercadona. Zidane mejor que nadie, debería asumir la importancia de un Makelele que vertebre a tanto figurín. Y en el banquillo se oxida un tal Casemiro, nacido para eso, para evitar otro ‘galacticidio’.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Una respuesta a “La Liga por el retrete”

  1. Juanma dice:

    La culpa la teneis vosotros por vender humo y “maquillar” las opiniones de “vuestro” madrid. Dejad de opinar y empezar a hacer lo que os enseñaron en la carrera que es Informar.

Deja tu respuesta