Blogs

Estado de Defcon 2

Casemiro y Keylor Navas salvan al Real Madrid de un nuevo rid</p>  <div class=

Zidane anunció el estado de Defcon 2. “Jugando así no vamos a ninguna parte. Perdimos una cantidad de balones alucinante”. La plantilla que más millones amasa sobrevive por las salidas de su portero, de efecto expansivo como las paradas del mítico David Barrufet.  Dijo una vez Fernando Hierro que el Real Madrid necesitaba un guardameta que parase los “dos o tres balones” que le llegasen; el problema es que antes eran las paradas de Casillas y los goles de Ronaldo, y hoy es Keylor Navas por tierra, mar y aire. Una torpe o pérfida artimaña del Manchester United (más creíble lo segundo) retuvo al costarricense en el Bernabéu y, caprichos del destino, sus actuaciones han amortiguado el griterío de ¡Florentino, dimisión! Al fin y al cabo, uno de cada dos partidos depende de que Keylor saque el desfibrilador. En Las Palmas fue el único que se preparó para el bombardeo inicial y la agonía final; el resto del equipo activó el modo avión para ganar por la inercia de la pegada. El plan sigue siendo que no hay plan, y aunque Carvajal diga a ras de césped que jugaron con las “líneas más juntas y defendiendo bien”, la opinión de la calle despotrica de su fútbol. Quizá el madridismo no haya asimilado que sólo el Barça puede ganar sin plan y con Messi, y que la diferencia entre Zidane y Rafa Benítez es que anoche el francés se vio obligado a la autocrítica sin la coartada de los números.

El Madrid deambula por la Liga esperando que suene la campana y desesperado por acabar con estos marrones en tierra de nadie: en el horizonte desapareció el liderato y el colchón de seguridad con el Villarreal cada vez es más mullido. No habrá una  previa molesta en agosto y sí una pretemporada poco cargada de compromisos publicitarios y visitas a embajadores. El club más valioso del mundo necesita reducirse a un equipo de fútbol en el que el entrenador ensaye tácticas y prepare partidos sin preocuparse del estiércol mediático que rodea el día a día del Real Madrid. El técnico debe limitarse al césped, para el resto de discursos busquen otros despachos. Hasta entonces, el Real Madrid seguirá siendo una fábrica de noticias que apañen programas deportivos y anécdotas que apilen el papel couché.  Es el periodismo de hoy, que en su mayoría aplaude la crisis permanente que satura las charlas de barra de bar. Sin embargo, por pura probabilidad o porque las decisiones deportivas se copien del Barça (la verdad duele), el Madrid volverá a regalar portadas a sus aficionados: la de la quinta Liga de la Quinta del Buitre: la de la volea de Zidane; la de Mijatovic que sucedió el día después de que Marca publicara al abuelo bonachón del anuncio de Mitsubishi preguntando aquel famoso “¿Y el Madrid qué, otra vez campeón de Europa?”

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: ,

Deja tu respuesta