Blogs

Bale cuesta un “ojo de la cara”

gareth-bale-comemora-gol-de-pais-de-gales-contra-a-eslovaquia-1465664672899_615x300.jpg

Este tío va a ganar un puñado de Balones de Oro”. A John Benjamin Toshack le sobró medio partido para anunciar al mundo su creación. La prensa galesa que cubría a la selección nacional ya estaba curada de espanto de la socarronería y fanfarronería de J.B. Demasiado circo en unas ruedas de prensa que, al menos, anestesiaban los cabreos de las plumas más afiladas. Gales siempre había sido un sparring ‘facilote’ y no había razones para intuir lo contrario, ¿o sí? Los británicos acababan de ganar a Trinidad y Tobago por un pírrico dos a uno en el antiguo estadio Arnold Schwarzenegger de Graz (Austria), y a tenor del bodrio y la aburrida interpretación que pudiese hacer Toshack delante de las cámaras, un periodista le preguntó por el debut de ese lateral izquierdo de 17 años del Southampton que prometía como tantos otros. Su respuesta alivió las soporíferas crónicas, más si cabe, cuando el propio seleccionador advirtió que no se trataba de otra vacilada más. El ex entrenador del Madrid profetizó que algún día el chaval costaría a pretty penny; es decir, un ojo de la cara. Fue entonces cuando algunos reporteros se dieron cuenta que quien hablaba era el ‘viejo John’, el bromista que tenía ocurrencias para todo. La siguiente pregunta vino a colación de la primera: “¿Cree que un defensa como Gareth Bale podría valer tanto?”. La respuesta no la habría acertado ni una médium: “¿Quién dice que va a acabar como defensa?”.

Zidane nunca quiso hacer pruebas de laboratorio con el galés: le intentó acorralar en la izquierda para que armara sus tomahawks de manera natural, donde el disparo puede coger más ángulo endiablado. La obsesión de Florentino Pérez por que su fichaje de 91 millones (reconocidos por Football Leaks), deje de arrastrar su P.V.P con grilletes puede acabar en la Eurocopa. Por de pronto, dejó su marca ante Eslovaquia. Bale puede soltar un zurriagazo en estático (el balón al palo de Vallecas), en contraataque y, sin campos minados, revienta cualquier candado. Y, además, su salto de manual le deja como un gran cabeceador, marcando los tres tiempos como lo hacía Morientes. Quizá Guardiola se refería a Bale cuando dijo que el Madrid era un “grupo de atletas”; desde luego, ningún velocista del Bayern supo pararle en aquel escandaloso 0-4 de Munich. El mejor Bale todavía es un enigma porque sus músculos se tensan y destensan como un chicle; siempre al filo de la lesión, necesita las condiciones perfectas de Usain Bolt para romper la barrera del sonido.

Cristiano suele comentar en público que Benzema es su socio preferido y no se esfuerza en tirarle flores. Bale aún se siente en el Madrid un ente extraño que, como dice su representante Jonathan Barnett, “él se fabrica las jugadas y él las ejecuta”.Y como las grandes estrellas, necesita sus ratos de ego, ahora con su selección, para reivindicarse como una estrella que merece posar en la alfombra roja de Hollywood. Ayer contra Eslovaquia jugó de media punta, donde a él le gusta, aunque su talento de correcaminos luzca más en las autopistas de las bandas. Bale busca inmortalizarse en un póster como Zidane con su volea; al fin y al cabo, su esprint en la cara de Bartra en la Copa de Mestalla no tuvo las proporciones bíblicas del cabezazo de Sergio Ramos en Lisboa. Quizá Saint-Denis espere al hombre de las finales.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Deja tu respuesta