Blogs

“Messi siempre es jaque mate”

captura-de-pantalla-2016-10-19-a-las-15.jpeg

Un 30 de octubre cualquiera, cumpleaños de Diego Armando Maradona, Leo Messi todavía no era titular en el Barça de Frank Rijkaard. En la entrevista de Barça TV posterior a un partido le preguntaron si había felicitado al ‘Pelusa’, y su titubeante respuesta fue: “No, ¡qué va!, me da vergüenza”. Los periodistas del canal azulgrana se rieron por la timidez de un juvenil al que los focos de las cámaras le apabullaban. Su cara tradujo lo que nunca se atrevió a decir: “Quién soy yo para felicitar a Maradona por su cumpleaños”. Ni su padre, Jorge, ni Josep María Minguella, responsable de traerle desde Rosario a La Masía, habrían imaginado una ficción más espectacular que la de Spielberg, en la que Messi llegara a ser el epicentro del fanatismo argentino, y quinto elemento del Barcelona Y con el mismo ruido mediático y popular que Maradona, uno es el mítico 10 que detuvo el mundo durante los 10 segundos más bestiales que recuerdan los mundiales, él es D10S en el cielo y en la tierra. Si acaso, habría que pedirle a Valdano otra patente verbal como Romario, el “futbolista de dibujos animados” o “la manada de búfalos” que provocaba Ronaldo.

Messi salió del Camp Nou tan aclamado como Jordan Belfort en la escena en la que entra triunfante en la oficina, con los brazos abiertos y esperando recibir pleitesía de rey. Messi es otro Lobo de Wall Street que devora presas como un tiburón y amasa tantos goles como monedas de oro guarda el tío Gilito en su cámara acorazada. Ni siquiera se le puede discutir la aparente apatía con la que pululó sobre el tapete, esperando un lío descomunal. Le bastó una pausa fuera del área en el segundo gol para sentenciar el partido de Europa, desmontando los galimatías tácticos de Guardiola, que darán para otro artículo. El tiempo y la gloria dan la razón a Messi en ese casting maldito que acabó con Eto’o, Henry, Ibrahimovic, Villa, Alexis y el siempre agradecido Pedrito. Egos de todos los colores que se reducen al tamaño de un liliputiense si se comparan con D10S.. Y eso que Leo no estuvo en versión apoteósica para las crónicas periodísticas, pero un ‘notable’ raspado le sobra para guionizar el partido a su antojo. De ahí que Mauricio Macri, presidente de Argentina, se atreva a decir que “para una final, Maradona; y para todos los domingos, Messi”. Con el ligero matiz de que la ‘Pulga’ resuelve lo que le eches, sea un Gamper o la final de la Champions.

“Messi es increíble, pero en la mesa de los grandes Pelé es el mejor. Cuando hablo de fútbol yo lo saco a él de la lista, porque era un extraterrestre. Saltaba a cabecear y Rattin, que era altísimo, le llegaba a los huevos. Imposible”. Es el maestro César Menotti en una entrevista para la revista El Gráfico en enero de 2014. Dos años después, a Menotti todavía le cuesta claudicar al reinado de Messi. Su predilección por Iniesta se limita a lo terrenal; Leo decide el fútbol por sí mismo. Y no es hipérbole. Que Ter Stegen se haya unido a la fiesta, tal como Ronaldo&Casillas decidían en el Madrid galáctico, es otra historia. Y que Guardiola no haya sacado a Agüero por dolor de cabeza…del entrenador, no del delantero, quizás no importe. “En el ajedrez, Leo Messi siempre es jaque mate”. Bravo, Miguel Rico, periodista con sentido común. Algo extraño en la profesión.

 

 

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Deja tu respuesta