Blogs

Archivo de la categoría ‘2015’

Gareth se reencontró con Bale

Lunes, 21 Marzo 2016

rtsbczx2222.jpg

Noche ciclónica en el Bernabéu. Un alto directivo de la planta noble insiste en que “el mejor Bale es el as que se guarda en la manga Zidane”; no en vano, hasta su última lesión contestó con goles a toda esa corriente mediática que le restriega su P.V.P de 91 millones. Es un galáctico que necesita cuidados intensivos, una puesta a punto casi perfecta que evite amagos de contracturas, roturas o cualquier tipo de calambre muscular. Su preparación se asemeja a la de un velocista del hectómetro; de ahí, su zancada descomunal y la tensión en esos muslos de chicle para lanzar tomahawks inteligentes. A Steve Mcmanaman le llamaban Steve  por su carácter bonachón dentro y fuera del campo; Bale ha sido Gareth demasiado tiempo. Steve acabó complaciendo al Bernabéu hasta retomar el nombre y talento de aquel ‘Macca’ que surcaba la banda de Anfield con regatos y fintas, mientras que el tímido Gareth  se ha reencontrado con el torpedo Bale que puso patas arriba White Hart Lane. 

Le ocurre como a Will Smith en su papel de Hancock: derrocha poderes sobrehumanos sin nadie que se los corrija. Ancelotti consiguió por momentos controlar su hipervelocidad encorsetándole en la banda derecha, con esprines que no sobrepasaban la línea de fondo. Pero esa camisa de fuerza le inhibió de momentos antológicos como su carrera de medio campo en Mestalla, delante de la cara del impotente Bartra. Bale no tiene la cintura de avispa de Arjen Robben, que le permite amagar por fuera y adentrarse por el balcón del área. Pero tampoco lo necesita porque el defensa nunca sabe si se embala en la autopista o conecta el proyectil.

El Bernabéu suspira por esa conexión Bale-Benzema-Cristiano, tan comercial como poco práctica. Hasta el momento, demasiados cuentos chinos para una delantera de la que apenas se recuerdan jugadas de videoteca. Por supuesto, el Sevilla rompió con el pesimismo de una grada que no entiende cómo un vestuario tan bestial sufre en Granada, casi pierde en Málaga y no da una a derechas en los últimos derbis. El primer gol del Madrid demostró que Bale no arrastra una pata de palo en la derecha, y que el tópico de que Benzema sólo sabe fabricarse la jugada desde fuera del área es pura farsa. Quizá no tenga el salto gimnasta de Falcao ni el aguijón de Lewandowski (o sí), pero si su cabeza se lo permite y deja de pensar en el limbo, es el delantero nacido para jugar en el Real Madrid. Cristiano siempre insiste en que Karim es su “mejor socio” y cuando raja ante la prensa de que sufre en el campo cuando no están los mejores, su verdad no es políticamente correcta. Pero tiene más razón que un santo. Porque no es lo mismo poner un balón al espacio a Bale para que reviente un contraataque, que cedérsela a James y rezar para que salga cara y no cruz; porque no es lo mismo que Benzema escurra la jugada en un par de toques limpios, que ralentizar el ataque con el pegamento que suele llevar Isco en la bota. El 4-0 no fue el mejor partido de la temporada por chutar catorce veces a portería, sino porque al fin se vio ese vendaval que arrolla con todo a su paso. Y Zidane, que entiende que teledirigir su mito desde el banquillo es casi imposible, va ejerciendo de entrenador práctico, y si tiene que blindar al equipo en el Camp Nou con Casemiro, se olvidará del fútbol de Billy Elliot tan acostumbrado en su época.

El mejor consejo de Messi

Lunes, 2 Noviembre 2015

 halilovic.jpg

“Croacia recuperará su generación del 98”. Davor Suker todavía habla con nostalgia de la nación que amagó con una pequeña revolución en la Eurocopa de Inglaterra y se lanzó al mundo en Francia 98. “Entonces, teníamos al mejor coreógrafo del fútbol balcánico. Hoy, Modric es digno sucesor de Zvonimir Boban”. “¿Y qué pasa con ese chaval melenudo que regatea como Messi?”, pregunta el enviado especial de Bein Sports al pasado Malta-Croacia, clasificatorio para la próximo Eurocopa: “No me cabe duda que irá a Francia si sorprende en Gijón con lo que todos sabemos”. El periodista no tarda en replicar: ‘¿Y cuál es ese secreto?’. “Amigo, sigue la Liga y lo entenderás”, termina con su habitual socarronería el actual presidente de la Federación croata. De repente, El Molinón ha encontrado un héroe interino que recupera la mejor versión de Juanele. Interino porque Luis Enrique le espera el próximo verano con el cum laude del máster acelerado que le ha exigido, y parecido a Juanele porque, desde la retirada del gijonés, no ha vuelto a verse un prestidigitador igual con un balón en los pies.


El misterio lo guarda Alen Halilovic, conocido en el vestuario como Guajilovic y experto escanciador de sidra, al menos en la teoría. Su celebración ante el Málaga le arraiga en un club entregado a sus paisanos. El gesto se lo sugirió su compatriota Mate Bilic, el delantero más querido en el Sporting desde Llanes hasta Cabrales. Goleador en los momentos de éxtasis con Manolo Preciado, y durante los añitos en el infierno., Bilic aconseja a Halilovic que se entregue por completo a la familia sportinguista y, de vez en cuando, enseñe a los niños de Mareo “un ratito de técnica”. La primera impresión quizá sea demasiado osada: se pone pegamento en la bota para que nadie le quite el balón. Su sutil conducción se asemeja a la de Isco; los cambios de ritmo eléctricos recuerdan a una comparación casi divina: la de Leo Messi, ídolo y ejemplo para Halilovic. Precisamente, D10S le reveló el secreto de la Coca Cola en un entrenamiento de la pasada pretemporada: “Cuando cojas la pelota no agaches la cabeza. Es lo que yo corregí al principio”. Simple pero trascendental. Y Alen se quedó con la copla, tal como reveló en un semanario croata.

Luis Enrique habló personalmente con Abelardo. La conversación nunca se ha hecho pública, obviamente; pero, según el ‘Pitu’, el técnico azulgrana le dijo que Halilovic podía dar el pego perfectamente como un producto de La Masía. De los más perfeccionados, claro. Un alto directivo, responsable de la gestión del Barcelona B desde los tiempos del ‘nuñismo’, se sorprendió que la temporada pasada hubiese hasta veinte ojeadores de media Europa en los partidos del filial. “Y eso que con Halilovic descendimos a Segunda B”. Hace unas semanas el Sporting ganó en Cornellá 1-2 con zurdazo de guante de seda de su nueva estrella (made in Suker) y un DVD completo de regates, fintas y pases al hueco. “Siempre elige la mejor decisión. Es lo que me dijo un cazatalentos del Everton que presenció la victoria. Uno entre los más de cuarenta que fueron a verle contra el Espanyol y no pararon de tomar notas”.  Gracias, profesor Messi.

El piojo López en Balaídos

Jueves, 24 Septiembre 2015

 nolito-iago-aspas-celebran-2015-reuters.jpg

Al Barcelona se le apareció el fantasma del ‘Piojo’ López. De repente, el escurridizo y diminuto delantero argentino asomó por Balaídos para triturar la defensa azulgrana. En la pierna derecha de Nolito o en la zurda eléctrica de Iago Aspas, poco importa, el espectro del ex valencianista dinamitó el armatoste de Luis Enrique. Hacía demasiado tiempo que el Barça no se colapsaba tan pronto y entraba en barrena sin poder de reacción. El partido se intuía como una partida de ping pong con un Celta vacilón, pero que  Messi decidiría en cualquier instante. Sin embargo, un gol de escuadra y cartabón de Nolito desató la orgía goleadora. Esta vez Ter Stegen se estiró como un chicle en busca de la parada imposible; nada que reprochar al portero alemán que aún no se escapa del ojo del huracán. Y cuando cualquier equipo blindaría con tanques y autobuses el área en un intento suicida por mantener el resultado, el técnico Berizzo ordenó a sus buitres que rapiñaran el cadáver hasta dejar los huesos. Así lo entendió Iago Aspas, que aprovechó una torpeza de Piqué para rememorar la famosa ‘cuchara’ de Raúl, el eterno ‘7’. Esa genialidad invita a pensar cómo un goleador del desparpajo de Aspas entró y salió de Anfield con la misma fugacidad que Faubert lo hizo en el Madrid.

“El Celta ha jugado con la intensidad que nos ha faltado”. Busquets mentó la palabra que Luis Enrique y Mascherano obviaron en rueda de prensa. Porque aunque la revelación del campeonato salió y acabó más espabilado, al Barça de esta temporada le sobra suficiencia y cierta desgana. Pero, básicamente, necesita la mejor versión de Busquets, que descarga trabajo a Iniesta, y protege a Piqué y Mascherano. Sin Busi se apaga la luz y todos se mueven como zombis. Tal cual sucedió en el tercer gol, otro volátil contraataque que Aspas ejecutó con la facilidad del ‘Piojo’ López. En ese sentido, el Barça no es el Madrid porque no controla la mística de las remontadas taquicárdicas. La buena noticia  es que el espíritu de Anoeta les inmunizó de este tipo de contratiempos; la gran noticia es que el Barça es otro gigante anestesiado al que un par de portadas envenenadas le puede despertar. Será entonces cuando Messi se adelante diez metros y él solo trace en una pizarra la táctica tan simplona como efectiva del prisionero Pelé en Evasión o Victoria.

Por cierto, Dani Alves consiguió la renovación de su vida y parece que sus retos se agotaron. Ni un atisbo de aquel lateral que defendía a tumba abierta y, en un chasquido de dedos, se plantaba en el otro área. Cuestión de actitud, que no aptitud. Y, por ultimo, un aplauso para ‘Tata’ Martino, que sin buscarlo se ha encontrado con el centrocampista argentino más completo desde el adiós de Riquelme. Él es Augusto Fernández, bueno para hacer coberturas, notable en el manejo del balón y sobresaliente en cambios de sentido de 40 metros. Un híbrido entre Fernando Redondo y Xabi Alonso. El mercado europeo se lo apunta.