Blogs

Archivo de la categoría ‘Abidal’

Laporta: ¿Elefant Blau o vendetta?

Jueves, 13 Junio 2013

laporta-y-rosell.jpg

Salió Joan Laporta a la palestra. Sin ventajismos, porque las elecciones todavía quedan muy lejos, pero con un aire de vendetta contra Rosell y su Due Diligence, ese misil inteligente que la actual directiva le lanzó por un supuesto uso fraudulento del club. Fiestas, juergas y otros gastos orgiásticos fueron las acusaciones de la actual directiva contra Laporta en los tiempos de vino y rosas de Guardiola. Y justo en estos momentos, en los que el futuro del Barça no está garantizado con una continuidad larga de Tito, el ex presidente se ha posicionado ante la opinión pública. Si su Elefant Blau fue el martillo pilón de la época ominosa de Gaspart, una nueva oposición pretender incordiar a Rosell hasta el 2016 electoral. Porque a Laporta no sólo le mueve la sed de revanchismo, también su impresión folclórica, quizá chapada a la antigua, de que un grupo de directivos con ínfulas de yuppies de Manhattan han convertido al Barcelona en una multinacional en la que la facturación ha hundido hasta el fondo el seny de aquel Barça que arrambló con todos los títulos.

De UNICEF a Qatar Foundation, y de esto a Qatar Airways. Laporta no quiere entender que sin patrocinadores (los verdaderos dueños del club) el fichaje de  Neymar habría sido imposible de equilibrar en la balanza de pagos; tampoco el sueldo estratosférico de Messi, bien pagado como debe corresponde al mejor futbolista del mundo y al que ahora Hacienda le está examinando hasta el último billete de 5 euros invertido. La idea quimérica de quien fue uña y carne con Rosell es obsequiar al gran público con otra generación de leyenda: diferentes ‘Messis’ e ‘Iniestas’ con los mismos valors. Y en este aspecto, Laporta ha apuntado bien su dedo acusatorio: La Masía va a dejar de ser patrimonio azulgrana para ser patrimonio de la humanidad. Deulofeu es el alumno más aventajado de esta promoción y el club, lejos de blindarle, pretende escuchar ofertas, alguna muy jugosa desde la Bundesliga; Muniesa está a punto de fichar por la Real Sociedad; Sergi Roberto y ese central Bartra que imita los movimientos de su maestro Piqué, están en el mercado. Extraña que detrás de todo este incesante runrún de mercadeo no haya levantado la voz Johan Cruyff. gurú azulgrana de profesión hasta que entraron los yuppies.

En el área de fichajes deluxe, Laporta piensa que Neymar es la consecuencia del resquemor de su antiguo amigo. Ronaldinho y Etoo siempre quedarán como reliquias; Rosell necesita dejar su huella personal e intransferible para que la línea continuista no sea demasiado descarada. De momento, ha convertido a la cresta más popular de Sudamérica en un reclamo inigualable porque, al menos, ya hay una excusa diferente para comprar una entrada en el Camp Nou. El público quiere ver algo nuevo y, desde luego, Neymar, aparte de la legión de patrocinadores que trae a Barcelona,  aparenta tener en sus botas. un talento diferente a lo que hemos visto en la Liga los últimos años. De lo contrario, el fútbol brasileño sería un engañabobos.

Pero hay un punto en el que Laporta ataca con vehemencia y sin inteligencia: el caso de Abidal. Cree que el Barça ha ensuciado su salida cuando la ética pedía renovarle. Pero Rosell resumió este jueves el talante de la entidad con una frase sensata: “Cuando Abidal tuvo una enfermedad el club no tuvo ninguna duda en renovarle; cuando ya ha estado bien, y me consta que está perfecto, le tratamos como un jugador de fútbol”. Después de que Abidal fuese operado con éxito en abril de 2012, el equipo médico dirigido por el Doctor Juan García Valdecasas pidió consejo a una de los cirujanos más autorizados y reputadas en el mundo sobre trasplantes de hígados, el cual reside y trabaja en Madrid. La respuesta fue negativa, dada las posibles graves consecuencias que podía sufrir Abidal si volvía al fútbol de élite. Siguiendo o no la sugerencia de este médico, es lógico que el Barça no quiera jugar con la salud del futbolista. Laporta debería entenderlo.