Blogs

Archivo de la categoría ‘aguero’

Urge psicólogo con titulación académica

Domingo, 25 Octubre 2009

El gesto de Quique Sánchez Flores es esclarecedor: el Atlético de Madrid es una abominación de los pies a la cabeza. Cuando creíamos haber visto todo tipo de esperpentos en el Calderón, los rojiblancos se marcaron contra el Mallorca otra función gloriosa. Las circunstancias del partido dejaron a huevo la segunda victoria atlética, pero sólo este equipo tiene la capacidad de cagarla cuando parece imposible. Raro es que sólo una minoría de la afición haya manifestado su hartazgo de una vez por todas. El resto sigue aguantando estoicamente.

Eché de menos la opinión de Quique después del partido. Si le hubiesen entrevistado, seguro que habría dicho que viene para inculcar a los jugadores confianza en ellos mismos, que ya es mucho. Lo que habría pensado, sin atreverse a confesarlo,  también es fácil de adivinar. El ex técnico del Getafe se ha metido en la boca del lobo, ¡ ni Capello revive este muerto ! Lo peor es que esta ruina no parece cambiante y todavía no ha tocado fondo. Gil Marín dice ahora que se desentenderá de la parcela deportiva, aunque eso no se sabe si es bueno o malo porque el problema continúa sin extirparse. El director deportivo, García Pitarch, no acierta con ningún fichaje y sigue llevándoselo crudo. Pero la culpa no es suya, sino de quien se lo permite. Y ahí, aparte de Gil Marín, entra Cerezo.  

Las estadísticas son demoledoras y el fantasma de la Segunda ha reaparecido a la fuerza. La diferencia es que hace una década el Atlético descendió con una plantilla lustrosa (Hasselbaink, Valerón, Baraja, Solari,…) y en esta época sólo el dúo Forlán –Agüero puede sacar pecho, aunque hoy no mucho. No sabemos si la dirección está ojeando posibles contrataciones o espera a su descomposición definitiva, quizá lo segundo. Lo que es seguro es que seis o siete nuevos no vendrán en navidades.

Hay gente en el club que se frota las manos con el talento de Quique para acabar con el totum revolutum. Que nadie piense que el flamante entrenador planteará cambios radicales, va a entrenar a los jugadores que la han pifiado con Abel. Simplemente extrañaría que los mismos que no han jugado a nada, sorprendan para bien a partir de ahora. Entonces, convendréis conmigo en que al Atlético no le urge entrenador, sino un psicólogo titulado por enésima vez.  

Así de bien late nuestro fútbol

Domingo, 6 Septiembre 2009

espana-belgica.jpg

El fútbol nos ha vuelto a demostrar que a veces sus ídolos más egregios no plasman su encanto en los banquillos. Es el caso del más grande entre los grandes. Maradona asumió el desafío  de resucitar  a Argentina después de años de penurias pero los últimos varapalos indican que saldrá chamuscado de la fogata que él mismo ha originado. Anoche Brasil se rió de la albiceleste en territorio comanche y ante los ojos de todo el globo por aquello del morbo Messi-Kaká. El baile ‘canarinho’ supuso la confirmación definitiva del abismo que existe entre un proyecto sólido a la par que áspero, pero en definitiva fidedigno, y un mar de dudas, palos de ciego y desajustes brutales. Es en este último punto donde Elano en el papel de pasador y Luis Fabiano como gran ejecutor, mandaron a los anárquicos argentinos al averno.

Tampoco se entiende que el seleccionador argentino dejase a su yerno Agüero en la banqueta. Tévez garantiza goles pero el ‘Kun’ se suele disfrazar de ‘hormiga atómica’ en estas majestuosas citas. Y eso que los pupilos de Maradona salieron enchufados. Sin embargo, el otrora vilipendiado Dunga ha logrado amoldar a su gusto un híbrido de músculo y talento. El resultado está a la vista: la pentacampeona se dirige como una exhalación a por su sexto cetro mundial. Con permiso de España, claro.

Del Bosque se habrá aliviado al comprobar que su 4-4-2 está bien engranado. La Confederaciones descubrió la incómoda disyuntiva de si alinear uno o dos delanteros. Parecía que Villa y Torres, lejos de complementarse, se estorbaban mutuamente. Y aunque anoche quien no mojó fue el del Liverpool, ambos arietes están aprendiendo al alimón a leer los ataques. En este apartado ha vuelto a entrar Silva. El canario sabe fajarse  por cualquiera de las dos bandas y de vez en cuando, como ayer, engancha algún trallazo que se cuela adentro.

La ‘manita’ a Bélgica es la enésima prueba de que nos sobran alternativas tácticas para dar y tomar. Busquets está siguiendo la estela fulgurante de su compañero Piqué y si su meteórica madurez no se tuerce, acudirá al Mundial de cabeza. En Riazor su entendimiento con Xabi Alonso fue simplemente perfecto. Además, teniendo a Guardiola como maestro teórico y a Xavi e Iniesta para los casos prácticos, no sería ninguna sorpresa que Busquets termine manejando los hilos de la selección en un futuro muy próximo. Si el presente está para disfrutarlo, el futuro augura grandes prodigios. Así de bien late nuestro fútbol.

 

Raúl también vale en esta galaxia

Lunes, 31 Agosto 2009

raul-depor.jpg

La Castellana estaba engalanada para cortejar a los nuevos y el vasto mundo del fútbol se había acicalado para asistir al estreno de la segunda superproducción de ‘FP’. Sin embargo, un solo hombre, el de los récords, permanecía impasible ante tanta renovación. Él sigue a lo suyo, se esfuerza con denuedo (nunca ha dejado de hacerlo) y la recompensa siempre le llega. Marcó el primer gol de nuestra revitalizada Liga y ninguno de los flamantes galácticos parece que pueda toserle encima, de momento. El Bernabeu volvió a jalear al unísono el nombre de Raúl, el gran capitán, a quien la selección no le ha brindado aún otra oportunidad. Fue él quien inauguró la ‘reentré’ de Florentino y pudo alargarla si Cristiano le hubiese cedido la responsabilidad del penalti que sólo él se guisó. A partir de ahí, la brega y el sacrificio sempiterno: lo que nunca ha dejado de ansiar el público madridista. Raúl podrá salirse, pifiarla o no hacer nada, pero le queda cuerda para rato. Que continúe el debate.

A Cristiano por fin le llegó la hora: empezó timorato y acabó fulguroso. Cuando el partido exhalaba su último hálito, el portugués se inventó dos jugadas explosivas, de esas que tanto van a encandilar a su nueva afición. Además, Kaká y Benzema no desentonaron. Con todo, el arranque liguero ha dejado un poso de ilusión: este equipo puede hacer los goles que le dé la gana. Aquí chuta a portería hasta el apuntador. Y esta noche todos atentos al fax de las oficinas de la Liga, podría llegar el transfer de un francés del Bayer de Munich.

La cruz de la primera jornada le corresponde al Atlético de Madrid. Ya lo temía la parroquia colchonera: que si el Oporto les ha concedido una posible redención; que si la llave de los octavos de la Champions estará en Nicosia; que cuántas decenas de goles se hincharán a meter Forlan y Agüero. Al final, este club siempre lleva la penitencia consigo. Viajó a Málaga, recibió tres sopapos y se volvió como llegó: perezoso y desganado. Para colmo, el tiempo apremia y no se atisban grandes fichajes de última hora. El único que suena es un francés llamado Fanni, del que nunca hemos oído hablar pero que, al menos, ha sido internacional…¡ dos veces! Lo de este club es de traca: Cerezo sueña con su centrocampista platónico desde hace lustros y el director deportivo piensa traer al sustituto de Heitinga. Luego se cabrean cuando la gente se toma a chiste este Atleti.   

Vendetta

Viernes, 28 Agosto 2009

fase-de-grupos.jpg

Caprichos del destino: Eto’o regresará al Camp Nou para devolver su carta de repudio a Guardiola con copia a Laporta. El bombo de la Champions nos ha servido en bandeja la comparación definitiva entre Samuel e Ibrahimovic (ahora comprobaremos quién es más adecuado para el superBarça). Sin duda, el duelo estelar de fase de grupos lo viviremos vía Barcelona-Milán; Mourinho tiene cogida la medida al Barça y desde luego, sabe mejor que nadie desmontar el rodillo azulgrana. Quizá la saturación mediática que aguanten los dos arietes facilitará la aparición de Messi, Iniesta, Diego Milito o Balotelli. O quien sabe, a lo mejor Eto’o es borrado del mapa por el nuevo, Chygrynskyi, quien esta noche se enfrenta al Barcelona para inmediatamente después fichar por éste. Así son los negocios del fútbol.

Más suerte ha tenido el Madrid con el depauperado Milan, porque aunque antaño fue el ogro de los merengues con aquellos vapuleos que jubilaron a la ‘Quinta del Buitre’, hoy los milanistas apuestan sus posibilidades al talento resurgente de Ronaldinho, ¿conseguirá levantar otra vez al Bernabeu?,  y a su figura de relumbrón, Alexander Pato. Aparte de los ‘rossoneri’, el Madrid vivirá viejos reencuentros con Morientes y alguna rencilla con el despedido Heinze, ambos flamantes fichajes del Olympique de Marsella. No parece que los franceses vayan a inquietar demasiado pero su ímpetu en el Velodrome puede causar alguna que otra sorpresa. Su mejor hombre es el argentino Lucho González, objetivo pretendido por Ramón Calderón, y por tanto pifiado, cuando jugaba en el Oporto.

Precisamente, el Oporto propondrá nueva reválida al Atlético de Madrid. La eliminación de los colchoneros la pasada Champions sin haber perdido ningún partido fue el mayor de los desconsuelos y por ello, dejar a los portugueses en la cuneta en esta edición es el gran desafío. Más complicado será fastidiar al cuadriculado Chelsea, que no tolera errores con Ancelotti al mando. De todos modos, será bonito ver al dúo Forlán – Agüero contra el gigantón Drogba y el espigado Anelka.

Quien lo tiene todo de cara para meterse en octavos es el Sevilla. Negredo tendrá la oportunidad de lucirse ante equipos como el Glasgw Rangers o la cenicienta del grupo, el Unirea Urziceni rumano. Si los hispalenses dan la talla en el Pizjuán, no tendrán ninguna complicación para pasar como primeros. Sólo el Stuttgart, por aquello de que son alemanes, podría inquietar al equipo andaluz. Aunque la baza más temible de los teutones no es oriunda de allí sino de Rusia, el ‘delantero tanque’ Pavel Pogrebniak.

Kaká, Guardiola…y la defensa atlética

Viernes, 21 Agosto 2009

granero.jpg

Genial el Madrid, prometedor el Atlético y remolón el Barcelona. Los tres grandes nos ofrecieron versiones variadas e interesantes en la entretenidísima noche del miércoles. Es verdad  que sólo los rojiblancos apostaban por algo serio, pero no es menos cierto que los blancos necesitaban un subidón para remendar su imagen veraniega y los culés debían responder al merecido homenaje que le iba a tributar un Camp Nou casi abarrotado.

El Atlético superó el infierno cenizo del Panathinaikos. Dada la simpleza del rival (los griegos juegan a un fútbol más simple que un cubo),  cualquier resultado que no hubiese sido victoria, habría significado una metedura de pata considerable. Cerezo y Gil Marín henchirán el pecho por haber podido retener a Forlán y Agüero. Ambos arietes prometen un buen saco de goles este año. Pero claro, si el ataque está bien afilado, a la defensa le urgen clases teóricas de colocación y entendimiento. A los erráticos Ujfalusi y Juanito hay que añadir la nula aportación de Heitinga y Antonio López. Se salvó el portero Asenjo con una parada meritoria aunque en el primer gol salió a destiempo y en el segundo se pudo esforzar más. Cuando Abel se quite de la cabeza colocar a la zaga tan adelantada, quizá el Atlético deje de ser un coladero. 

Por su parte, el Madrid reventó por los aires el centenario del Borussia Dortmund, otrora temido en Europa. Necesitaba Pellegrini una exhibición para acallar a los escépticos y vaya si lo consiguió. Kaká se está amoldando a la perfección y sus filigranas son el preludio del circo que se prepara en el Bernabeu esta temporada. El brasileño hace bailar a todo el equipo a su compás. Bueno, no a todos: a Cristiano se le ve poco atrevido. Apenas intenta el regate y se borra cuando se aposta en las bandas. A tenor de lo visto este verano, quizá debería compartir más protagonismo con Kaká en el centro del ataque. Quien pide la titularidad a gritos es Granero, el mayor descubrimiento de este grupo. El chaval toca la pelota de vicio, busca pases entre líneas y hasta marca goles. Otro que está opositando con fuerza para entrar en el once es Robben. El holandés fue repudiado cuando llegó la nueva directiva pero su indiscutible talento es su gran valedor. Si Pellegrini logra el titánico objetivo de que sea más solidario con sus compañeros y alce la vista cuando conduzca el balón, Robben se va a divertir como un enano.

Por cierto, no me olvido de Negredo. El club le ha vuelto a cerrar las puertas, no por falta de calidad o entrega, sino porque sencillamente no hay sitio para él. Parece que hay ‘overbooking’ en la delantera, pero como Van Nistelrooy no responda cuando tenga minutos o cuando Benzema y Raúl estén en horas bajas, más de uno recordará que Negredo era el idóneo para asumir ese rol secundario.

Por último, Guardiola se equivocó al alinear a un equipo desconocido para el Gamper. Falló o a lo mejor lo hizo a propósito para reclamar fichajes. El Barça aspira a seis títulos, y por más que Pep se empeña en subir canteranos a tropel, hacen falta un par de retoques. Laporta intentará esta semana otra acometida por el central-lateral Chygrynskiy pero el Shakhtar no lo va a poner fácil. Del debut de Ibrahimovic, dos pinceladas y poco más. El picante lo pusieron Messi y el jovencísimo Jonathan dos Santos, quien se reivindicó como una promesa a tener en cuenta. Al final, a los azulgranas se les escapó su trofeo y cada vez es más obvio que sin Iniesta y Xavi este equipo es invertebrado.   

 

Sí pero…

Jueves, 13 Agosto 2009

espana.jpg

Dani Jarque merecía un homenaje y una victoria. Su ansiado sueño de llegar a la absoluta se habría cumplido de no ser por la tragedia. Así que la selección rindió tributo al ‘capi’ ante una Macedonia que estuvo a punto de chafar el homenaje. La emotividad del prolegómeno del partido se tornó en desidia y aburrimiento en el transcurso del mismo. Desde la ausencia de Iniesta, Del Bosque no atina con un once solvente. El salmantino se empeña en alinear a Torres y Villa cuando los últimos resultados aconsejan colocar a un solo punta. Y tras lo visto, Torres se entiende mejor con Xavi y Silva que el propio Villa. Pero no sólo el valencianista se ha quedado en la inopia, Xabi Alonso tampoco está aportando mucho. Debe ser que el donostiarra aún no ha asimilado su vertiginoso verano.

La lectura óptima indica que la selección atesora múltiples y variados recursos. Si Alonso no funciona, sale Busquets para completar los deberes pendientes del tolosarra; si Cazorla no puede volatilizar el partido, Cesc cambia el ritmo y a otra historia. Ésta es nuestra España: una pléyade de futbolistas buenísimos, todos ellos reemplazables y todos ellos necesarios. Quizá Iniesta sea el único al que habría que mantener en el campo los noventa minutos, esté certero o fallón.

La remontada de anoche confirma que la selección no puede rayar la excelencia continua. Lo vimos contra Estados Unidos en la Confederaciones y lo corroboramos contra los correosos macedonios. Sin embargo, no estaría demás que los jugadores saliesen a comerse el mundo desde el pitido inicial. No en vano, toca año de Mundial y en la carrera final somos favoritos con permiso de Brasil. Si el susto de ayer fue puntual, perfecto; pero si ‘La Roja’ persiste en sus fallos defensivos y algún que otro desajuste táctico, el Mundial no perdona.

Del resto de partidos, el ‘Kun’ Agüero salvó contra Rusia la deteriorada imagen de Maradona; Inglaterra y Holanda divirtieron con su empate a dos goles en el que extrañó que un equipo de Capello fallara tanto en defensa; Brasil se tomó a guasa su trámite ante Estonia aunque Luis Fabiano sigue opositando a delantero indiscutible para Sudáfrica. Y por último, Italia continúa envejeciendo a pasos agigantados. Sin planes presentes ni futuros, la ‘azzurra’ tendrá que tirar de oficio para no fracasar esta temporada.

El síndrome de Fernando Torres

Lunes, 9 Marzo 2009

sindrome-torres.jpg

Vale que el Madrid empató en fuera de juego, vale que el penalti de Sergio Ramos al Kun fue clamoroso y vale que Juande Ramos sirvió en bandeja la victoria al Atlético merced a un planteamiento de chiste. Pero la única conclusión obvia es que los rojiblancos sufren un inexplicable complejo de inferioridad respecto a sus vecinos. Da igual que el Atleti cuaje el partido de su vida o tenga enfrente a un Madrid moribundo, la impotencia es la misma. Lo fácil sería decir que los colchoneros nunca lo tendrán tan fácil pero sólo hace falta husmear un poco en la historia de los derbis para cerciorarse de que al Atlético siempre le entra el vértigo cuando puede sentenciar. Agüero es fiel testigo de ello.

El Kun tiró a la basura la magistral actuación que ofreció ante el Barça. Dispuso de tres clarísimas ocasiones para cerrar el partido pero Casillas le dio la tarde.  El síndrome de Fernando Torres se ha apoderado del ariete argentino, quien desde que aterrizó en el Manzanares nunca ha podido henchir el pecho contra el eterno rival. A Torres le ocurrió lo mismo y tal leyenda negra le perseguirá siempre, o por lo menos, hasta que pueda redimirse, ¿será el próximo martes en el Liverpool-Madrid? Pero volviendo a Agüero, el Bernabeu le brindó una oportunidad inmejorable para agrandar su racha triunfal y la estrella rojiblanca la desperdició. Fue generoso en el esfuerzo, ayudó al equipo pero falló en su primer cometido: el gol.

Aparte del Kun, el derbi dejó al Atlético como absoluto dominador. En la primera parte, los de Abel Resino se plantaron mejor que el Madrid y en la reanudación se aprovecharon mejor del batiburrillo generado por los despropósitos de Juande Ramos. Porque la táctica inicial del Madrid mosqueó a todos, incluido el Atleti. Nadie sabe qué intentó el entrenador manchego colocando a Lass en el lateral pero es ilógico que moviese varias posiciones para sustituir a Pepe en el centro de la zaga. Con Ramos en ese puesto y Salgado o Miguel Torres en el lateral derecho, sobraba. No lo vio así Juande y su rectificación durante la segunda parte empeoró el rendimiento del equipo.

Gran culpa de la nulidad del Madrid la tuvo Guti, que aún no encuentra el ritmo que necesita imperiosamente su equipo. Ayer se borró del juego y sus compañeros no encontraron alternativas en ataque. También es cierto que el centrocampista madrileño estuvo pendiente de echar una mano a Gago en defensa, y claro, así Guti no brilla. Por tanto, no es de extrañar que en Liverpool el ‘14’ blanco esté flanqueado por Lass y el mismo Gago.

En resumen, el Atleti sigue negado en los derbis y ese fantástico Madrid que había ganado diez partidos consecutivos, se ha vuelto a atascar en un partido de cierto empaque. Quizá sea casualidad pero Juande no ha ganado ninguno de los tres envites serios que se le han presentado: en el Camp Nou acabó deponiendo las armas, al Liverpool no supo perforarle y ayer empezó mareado el derbi por su incertidumbre táctica. A ver si a la cuarta (en Anfield) es la vencida.

Atleti: único en su especie

Lunes, 2 Marzo 2009

aguero-messi.jpg

Tenía que ser el Atleti el que volviese a abofetear al Barça y, encima, con un tortazo en toda regla. Porque la afición rojiblanca estaba de uñas con los jugadores; porque el Kun andaba más pendiente de asuntos paternos que de menesteres profesionales y porque la mística de este club, esa del equipo que es capaz de lo mejor y lo peor, no podía fallar. Y vaya si no lo hizo. Otro Atlético-Barça para enmarcar, de taquicardias, risas y llantos. Para los colchoneros ha sido un chispazo dentro de su sempiterna depresión y para los culés, otro síntoma ostensible de que su fútbol se ha gripado. Guardiola sigue negando la evidencia y el Madrid se congratula de que en Can Barça justifiquen cada pinchazo. Resultado: el Barcelona de los récords ha permitido que un Madrid que agonizaba hace dos meses le infunda un temor de espanto. La misma historia que con Capello, sólo que entonces Ronaldinho, Deco y Etoo hicieron del vestuario un polvorín y hoy las causas son meramente deportivas.

El Barça temía el día de ayer. Xavi dijo la semana pasada que sólo el Madrid podría remontar doce puntos. Quizá al gran capitán se le olvidó apuntar que, aparte de los blancos, sólo el Atlético de Madrid podría jorobar el ánimo de los barcelonistas. Y precisamente, los rojiblancos no desperdiciaron su ocasión. Eso sí, el cachondeo con que se toman las defensas estos partidos es casi patológico. No es normal que Messi marque gol entre cuatro zagueros e inmediatamente después calque una jugada idéntica con los mismos protagonistas. También extraña que Valdés haya cogido un temor atroz a los disparos de treinta metros y que Puyol siga buscando su cadera tras el mismo regate que le hizo Agüero justo hace un año. Claro, para el espectador todo esto es fantástico pero para los entrenadores, una broma de muy mal gusto.

El Kun se salió, como no podía ser de otra manera ante su rival preferido. Pero ahora no hay que dorarle la píldora durante toda la semana, al igual que antes tampoco merecía las reprimendas de parte de su hinchada. Agüero ha aprendido a ser brillante pero inconsistente, es lo que tienen algunos genios. Y aunque poco a poco irá adquiriendo madurez, el Atlético no debe cometer con el argentino los fallos que sí perpetró con Fernando Torres. El Kun es muy importante en la plantilla pero no el único.

Con todo, la próxima jornada nos ofrecerá un apasionante derbi madrileño en el que los rojiblancos se han ganado el derecho a soñar. Sin embargo, la victoria de ayer del Atlético supone más inyección de moral para el Madrid que para  los propios atléticos. Juande Ramos ha asumido que cualquier desliz, por mínimo que sea, daría vida al Barcelona, mientras que el Atleti aún dispondrá de varias papeletas para el ‘gordo’ de la Champions. Total, que esta semana va de psicologías: en Madrid, sesiones para frenar la euforia y la ansiedad porque llegue el sábado y en la Ciudad Condal, terapias de grupo para levantar los ánimos, ¿cuál será más efectiva?

Patología atlética

Martes, 3 Febrero 2009

abel-resino.jpg

La devaluación del Atlético de Madrid es patológica. La destitución de Javier Aguirre era inevitable a raíz del bochornoso espectáculo que ofreció el equipo ante el Valladolid. El ya entrenador saliente había perdido el rumbo de una plantilla que hace exactamente un mes pensaba en Champions y cotas más altas. Pero ni el mejicano entendía a sus jugadores ni éstos el método, si es que lo había. Parecía que esta temporada sí que había un grupo competitivo para salir de la mediocridad de las últimas campañas pero algo parecido a una enfermedad psicosomática ha atenazado a los futbolistas por enésima vez.

Los jugadores han experimentado un cambio de actitud deplorable. El Kun Agüero ha vuelto de navidades pensando en las musarañas; Forlán no es ni de lejos aquel delantero magistral en el pase y en el remate, y el resto se comporta con una abulia exasperante.

Si diseccionamos las líneas, llama la atención que el club no se haya molestado en buscar soluciones al chistoso medio del campo. Si el Real Madrid sufrió un problema mayúsculo e interminable con los centrales hace pocos años, el Atleti se ha adentrado en un calvario con los centrocampistas que pinta muy negro. Raúl García, Maniche, Banega y Assunçao son del mismo corte, perros de prensa,  pero ninguno cumple ni siquiera con su mejor virtud: pelear balones por delante de la defensa.  De la defensa ni hablamos: el director deportivo, García Pitarch, tiembla cuando cree que Ujfalusi y Heitinga se han descubierto por sí solos. Es decir, dos centrales erráticos a los que le viene grande la Liga y el club. Y para colmo, Leo Franco es irregular hasta decir basta.  Con todo, la conclusión más obvia es que parte de la plantilla no está implicada con el proyecto.

Ahora llega el turno de Abel Resino, un hombre de la casa. El ex portero rojiblanco lo estaba bordando en el Castellón y no esperaba que la oportunidad de su vida se presentara de la noche a la mañana. Porque así ha sido su contratación, con la precipitación con la que siempre se mueve la entidad. Ya es hora de que por una vez en doce años, presidente, director deportivo y entrenador se sienten y analicen qué estilo conviene al equipo y cuáles son los jugadores idóneos. Los innumerables palos de ciego sólo han servido para que el club vulgarice a sus jugadores y viceversa. Y eso no se lo merece el Atlético de Madrid. 

 

Por algo es el mejor del mundo

Mircoles, 7 Enero 2009

messi-calderon.jpg

Hasta el Frente Atlético le ovacionó. Leo Messi fue el auténtico rey mago del Calderón y devolvió a los rojiblancos a su triste realidad: no han ganado a ni un gallito de la Liga. Pero el batacazo de anoche fue copero y por lo menos, Aguirre tiene una preocupación menos para el resto de la temporada. El Barça venía con una buena cuadrilla de suplentes  y su mejor futbolista. Y qué mejor remedio que marcar tres goles y reírse del rival cuando uno es criticado por supuesta falta de compromiso. El argentino apuró demasiado sus vacaciones navideñas, llegó tarde a su primer entrenamiento y no fue convocado ante el Mallorca. Guardiola sabía bien lo que hacía: el crack argentino estaba enrabietado, con ganas de compensar su impudicia y su entrenador le dio manga ancha. En consecuencia, el plan de Pep ha funcionado a la perfección: el Barça está prácticamente en cuartos de final y Messi ha vuelto a erigirse en el héroe del todopoderoso Barça.

La pena es que Agüero se lo perdiese porque podríamos haber disfrutado el doble. No obstante, el Kun habría empezado de suplente por locura de su entrenador aunque tal como transcurrió el partido, su presencia en el campo habría urgido a las primeras de cambio. Otra cosa es que Javier Aguirre hubiese estimado necesaria su participación. No sé por qué causa divina el mejicano está dosificando tanto a su mejor hombre. Vale que el Kun no jugase contra el Liverpool por su continuo trasiego con Argentina pero el duelo de ayer era idóneo para el diminuto delantero. Al final dio igual porque Agüero causó baja por amigdalitis. 

Pero volvamos a Messi. Hace días leí al periodista Roberto Gómez en MARCA decir que Robben es mejor que Leo. Evidentemente, semejante necedad quedó patente en el Calderón. El argentino no sólo marcó sus tres goles sino que se atrevió a emular a Robben con una jugada de fuera a dentro y dejando sentados a tres defensas. La obra de arte del madridista acabó en gol contra el Villarreal y la de Messi reventó el larguero pero, aunque no entrase, merece la pena verla repetida una y otra vez.

A Messi sí que hay que ponerle en ocasiones especiales. Si jugase siempre, el deleite no sería el mismo. En Liga, con los deberes prácticamente resueltos, Guardiola debería racionar bien su presencia  pero en la Champions, con eliminatorias a cara de perro, el chaval tiene que exhibirse. Incluso a Maradona le han privado del exclusivo fútbol de Leo con la albiceleste. Sólo jugará con Argentina lo indispensable. Por algo Messi es el mejor jugador del mundo.