Blogs

Archivo de la categoría ‘André Gomes’

El Lobo de Wall Street

Sbado, 23 Julio 2016

lg-20565_635876075605154301.jpg

31 de agosto de 2015. Quedan doce horas para el cierre de los fichajes. Jorge Mendes cuelga una llamada en uno de sus tres o cuatro teléfonos móviles desde una terraza de Montecarlo y dice a la gente que le rodea en ese instante: “Acabo de hacer el negocio del verano”. Instantes después, el Manchester United anuncia el fichaje del delantero del Mónaco, Anthony Martial, por 50 millones de euros…¡más otros 30 en variables!  Mendes no es el representante del jugador francés pero su intermediación fue vital para gestionar el capricho de Van Gaal. Quizás sea el único representante, junto a Mino Raiola (Pogba e Ibrahimovic), que puede desfilar por la alfombra roja de Hollywood con las ínfulas de Cristiano Ronaldo o Leo Messi. Se siente una estrella del celuloide porque su ego sí extiende cheques que su bolsillo puede pagar. Pero durante este verano apenas teníamos noticias de su universo, donde la gente trajeada nada en billetes verdes, hasta que el Barcelona soltó la bomba el pasado jueves. André Gomes jugará de azulgrana y no de merengue porque, primero, James Rodríguez, también de la factoría Mendes, se ha declarado intransferible y, segundo, Luis Enrique pidió a su directiva un sustituto para Iniesta que también simule a Rakitic.

Las mentes más retorcidas, las que están en primero de Jorge Mendes y repitiendo, están convencidas de que el Madrid nunca quiso a Gomes; fue una estrategia pergeñada por el agente para inflar el P.V.P. del media punta. La ecuación era demasiada simple: el Valencia necesitaba liquidez y, consciente de que ningún club pagaría a toca teja los 65 millones de la cláusula de Gomes, accedió a cobrar 35 millones + 20 en cláusulas de colegio + 15 en objetivos más importantes. Maquillaje perfecto para un Barcelona que evita el efecto de otro tsunami Neymar. Mendes sabe de boca de Florentino Pérez que el Madrid nunca ofertaría 40 o 50 millones. Y esto es información, no opinión. El nuevo fichaje culé nunca ha estado ni frío ni caliente en la planta noble del Bernabéu porque ese “estamos enredando” que ayer confesó FP a Zidane en Canadá alude al pez gordo de Raiola. Es un secreto a voces que irrita al amigo y casi hermano de Cristiano.

Mendes es un vendedor nato, así de simple. Su pose ejecutiva recuerda a la de Jordan Belfort, el insaciable broker interpretado por Leonardo Di Caprio en El Lobo de Wall Street. Es de esos comerciales que te ofrece un bolígrafo, te habla de sus ventajas, y acaba vendiéndote el estuche entero. Esa virtud la lleva explotando desde que empezó con vallas publicitarias de un equipo de la segunda ‘B’ portuguesa al mismo tiempo que gestionaba un videoclub. Y en una discoteca de su propiedad conoció a Nuno, un portero que pasó sin pena ni gloria por Depor y Osasuna, pero que como entrenador clasificó al Valencia en la Champions antes de que dimitiese por clamor popular. Sus gestiones se han estudiado en la Universidad de Boston, tarde o temprano llegarán a Harvard y miles de yuppies de Wall Street pagarían barbaridades por un máster suyo de negocios deportivos. Es un vanguardista del mercado capaz de montar una oficina itinerante en Valdebebas con toda una corte de representados, poner patas arriba al Monaco con un puñado de llamadas telefónicas desde una terminal de aeropuerto o convencer por pesadez a Joan Laporta dentro de un coche para fichar a la entonces promesa del fútbol portugués, Ricardo Quaresma. Tal es su influencia que Florentino Pérez se negó a fichar a Falcao en el verano de 2014  porque de lo contrario, “tendría que dejar la presidencia a Mendes”. Literal.