Blogs

Archivo de la categoría ‘Bianchi’

La vena guerrillera de ‘Tata’ Martino

Martes, 23 Julio 2013

el-tata-martino-despidiendose-_54377776776_54115221155_600_244.jpg

“Para ustedes, los europeos, yo era como Paul Gascoigne: tenía mucha técnica, pero era muy vago porque no corría”. Los periodistas de la RAI italiana no podían creer la autodefinición de Gerardo Martino en la entrevista que le hicieron días antes del debut de Paraguay contra Italia en el Mundial de Sudáfrica. Ídolo de masas en Rosario, más incluso que el maniático entrenador cuyo nombre bautiza al estadio Marcelo Bielsa del Newell’s, el personaje del ‘Tata’ todavía es desconocido para el fútbol europeo; sobre todo, porque su primer y único contacto con el viejo continente fue cuando el Tenerife le fichó en 1991. Aterrizó diciendo que no conocía nada de la isla, apenas jugó quince partidos en el centro del campo junto a Fernando Redondo y, aunque pasó con más pena que gloria, “el quilombo que se montó entre la afición leprosa (la de Newell’s) fue descomunal”, tal como temió el malogrado ex presidente, Mario García Eyrea. No en vano, hace pocos años Martino fue galardonado como el mejor futbolista de la historia del club rosarino; por eso, es muy comprensible el apego emocional del flamante entrenador del Barça por los colores del que ya es su ex equipo, siempre presumiendo de que dentro de él “corre sangre roja y negra”.

Discípulo aventajado de Marcelo Bielsa (consiguió como futbolista que, aparte de regatear en un metro cuadrado, se pegara un esprint de treinta metros para robar un balón), su fútbol enamora porque, sencillamente, es lo único atractivo del fútbol argentino. Prueba de ello es que Maradona ve todos y cada uno de los partidos del equipo de Martino: “no me pierdo ninguno”, llegó a decir el Pelusa hace unos meses desde su residencia de Abu Dabi. El ‘Tata’ es una especie en extinción en Argentina porque quizá sea el único míster capaz de comulgar con todas las filosofías futboleras: la de Bielsa, por supuesto, en cuanto a presión y agresividad; la de César Menotti en el matiz del entretenimiento y la de Bianchi en el gen ganador. A Vicente Del Bosque le duró el susto de los cuartos de final de Sudáfrica un puñado de días: “la presión de Paraguay ha sido lo más asfixiante que he vivido como entrenador, más incluso que la que nos hizo la Chile de Bielsa”, espetó el seleccionador en la víspera de las semifinales contra Alemania. Sin duda, aquel partido contra el combinado de Martino fue uno de los más taquicárdicos de todo el Mundial; los paraguayos acabaron extasiados de perseguir el balón en cualquier palmo del campo y la camisa de Del Bosque transpiró igual que las de Camacho en Japón y Corea. Sin embargo, el hecho de no considerarse un bielsista radical, le confiere la atención incluso del rey de los preciosistas, el maestro Menotti. Ambos coinciden palabra a palabra en la profunda reflexión sobre el fútbol argentino: “Pensando como entrenador, el fútbol argentino de acá es de los más competitivos del mundo; desde la perspectiva del aficionado, no vería un partido en Argentina más de diez minutos”. Por eso, los leprosos son los más divertidos de ver allí y casi en toda Sudamérica; salvando las distancias, es un Barcelona en esencia, en el que el estilo lo mandan los jugadores.

¿Y qué tiene que ver el ‘Tata’ con el Virrey Bianchi? El primero dijo una vez que “dirigir a la albiceleste sería un trabajo extraordinario, pero nunca un sueño”; Bianchi piensa igual porque él mismo ha rechazado la oferta del presidente Julio Grondona hasta tres veces en diferentes años. Y los dos juegan a ganar con el balón pues, al fin y al cabo, es la piedra angular de sus tácticas. Así lo disfrutó Bianchi en Boca con la mejor versión de Riquelme y así lo hará el ‘Tata’ con su preciadísimo Leo Messi, además de Neymar, Iniesta, Xavi, etc. De todos modos, el fútbol español está expectante por saber qué ideas aportará Martino en un equipo que juega por inercia y cuyo estilo es el menos poliédrico de todos (sólo admite toque y retoque). El ‘Tata’ es un obseso de la táctica, pero obseso tolerante; o sea que si debe asumir la estrategia del ‘falso nueve’, la comprenderá sin objeciones. No obstante, observándole de lejos, no es difícil intuir que la vena guerrillera del argentino será el primer influjo en el vestuario. Su consigan es breve y concisa: compromiso. Eso lo fundamenta todo. La prueba más irrefutable ha sido su amor eterno por Newell’s; ahora emprende su primera aventura europea en un club que gusta de la estética y, por supuesto, el resultadismo. No hay problema, Martino es profesor de ambos conceptos porque lo que más detesta son los “bodrios de novela”. ¡Ah!, y los halagos de la prensa…dice que “empalagan demasiado”.

El incunable de Enrique Cerezo

Jueves, 22 Diciembre 2011

manzano-goyo.jpg

El mausoleo de entrenadores del Atlético vuelve a abrir sus puertas. La cabeza de Goyo Manzano, especial para coleccionistas que no pudieron conseguirla en 2004, quedará exhibida en una vitrina dentro de pocas horas: es obvio porque ha perdido dos de las tres vidas que le concedió el club después de los ominosos veinte minutos ante el Espanyol. Y como anoche la afición salió del campo encabronada por enésima vez, urgía sofocar otro motín popular; así que Enrique Cerezo, quien sabe si teledirigido por la dirección de comunicación del club, fue forzado a hacer la tournée por las radios. Su coartada fue la de siempre: ellos (Gil Marín y el presidente) ponen el dinero y esta vez no han escatimado gastos “para hacer un equipo campeón”. Tal argucia no funcionó con Luis Enrique, quien prefirió la aventura romana, ni con Caparrós, que intuyó que al Atlético no le seduciría su filosofía de trabajo lenta pero provechosa…o sea que, por descarte, Caminero tiró de rango y entre tanta incertidumbre eligió a Manzano. Con un descaro ya muy típico en este club, Cerezo sólo pronunció una frase durante la presentación del entrenador el pasado junio…”buenos días y buenas tardes a todos”, le falto añadir el buenas noches de Jim Carrey en El Show de Truman. Salió a la palestra en calidad de presidente y posó delante de las cámaras esperando a que terminase el suplicio. El propio Manzano le había pedido un esfuerzo para retener a alguna estrella…pero el Kun ya había pataleado para largarse y a Forlán le horrorizaba el panorama, más cuando su sublime Copa América evidenciaba que no pintaba nada en Madrid, si no era para el Real.

Cerezo adelantó que el club tomaría decisiones drásticas, o sea, otro ingenuo al banquillo para comerse un marrón más. Pero cuando le apuntan a él directamente, le sale la vena folclórica…”¿Por qué no me voy? Llevo 18 años en este club y no se me ha pasado vender mis acciones”. Jesús Gil soltaba crochets más contundentes, pero también más respetados que el eterno discurso grouchiano de su predecesor; si el tema versaba sobre cambios en el banquillo, se le ocurría decir…”para mí, echar a un entrenador es como tomar una cerveza. Puedo echar a veinte en un año. Hasta cien si hace falta”. Así, sin titubeos ni ambages. En cambio, la estrategia de Cerezo nunca ha sido tan exagerada, pero sí mucho más incongruente; tan pronto pide “respeto por Manzano que es nuestro entrenador” como, dos días después y quizá pensando que no tendría largo alcance, espeta en una radio argentina que Simeone es “amigo y siempre ha estado presente en el club”.

El Atlético vendió el último doblete (Europa League y Supercopa) como el punto de inflexión para recuperar la grandeza mancillada por pésimos proyectos, jugadores verbeneros y una intervención judicial que, incluso, algún accionista oteaba de lejos. Quique Sánchez Flores engendró un equipo competitivo que no tuvo continuidad de títulos, pero al que ni Gil Marín ni Cerezo tampoco se esforzaron en dársela. Como siempre, lo más importante eran ellos y cualquier decisión deportiva quedaba supeditaba a las sucesivas aprobaciones del presupuesto del club: si llegaban copas, mejor, si permanecía el ostracismo, pues igual de bien.

Al menos, la entidad consiguió fingir su caché hasta no hace mucho: en concreto, 2005. Entonces, Carlos Bianchi fue el elegido para acabar con la sangría de entrenadores; sus cuatro Libertadores, tres Intercontinentales y un palmarés único en Argentina fueron el reclamo publicitario que usó el Atlético para anunciar que todavía podían traer a los mejores del mundo. La puesta de largo de Bianchi, en junio de 2005, fue una retahíla de loas. El propio Cerezo presumió de haber traído entrenador de prestigio internacional y confesó que, de una vez por todas, tenían “grandes esperanzas en el entrenador para lograr éxitos”. Poco tardó Bianchi en percatarse de los extraños mecanismos de su nuevo club. Al principio, justificó que llevaría tiempo amoldar a los jugadores a su sistema y después se rindió…”hay que cambiar jugadores o el esquema, porque algo no funciona”; después, entendió que sus jefes no aguantarían su estilo demasiado tiempo y tras un desastroso empate ante el Alavés con varios goles encajados de cabeza, sugirió que “a lo mejor había que fichar a Michael Jordan”. Al final, los resultados le fueron adversos y en enero de 2006 toda la ilusión del proyecto más ambicioso y mediático de la década se fue al garete…”Siempre hemos tenido fe en Bianchi, pero lo mejor para el Atlético es que no continuara”. Otro capítulo imperdible del incunable de Enrique Cerezo.