Blogs

Archivo de la categoría ‘Bobby Robson’

Tata Martino, forastero en el Lejano Oeste

Mircoles, 25 Septiembre 2013

tata.jpg

Sir Bobby Robson, que en paz descanse, nunca llegó a entender al público del Camp Nou en su año de transición entre el Dream Team de Cruyff y el proyecto faraónico que pretendía montar el presidente Núñez en torno a Louis Van Gaal. Para el caballero inglés fue difícil digerir silbidos durante un Barcelona 8-Logroñés 0. Fue, entonces, cuando comprendió que el Barça había olvidado su eterno victimismo para convertirse en un libro de estilo. No bastaba ganar, había que hacerlo dominando y agradando al soci. Por eso, Robson no ha quedado en la memoria azulgrana como, por supuesto, tampoco Van Gaal. Durante estos años Guardiola ha dejado un legado casi mitológico con una herencia extraordinaria a la par que venenosa. El Barça saboreó la perfección, repetirlo es casi utópico. Y no se trata de llenar la sala de trofeos sino de perpetuar un concepto renacentista de fútbol que, lo más importante, ha sido patrimonio exclusivo en Barcelona.

Las declaraciones del ‘Tata’ Martino remarcando el agravio comparativo entre su origen argentino y la venerada influencia holandesa del club ha agitado a la prensa deportiva de la ciudad. Su declaración removió hasta la tumba de Rinus Michels. Sin duda, poner en jaque a un entrenador por motivos aparentemente superfluos en todo el mundo, menos en Can Barça, claro, es casi un hito con precedente demasiado lejano, tanto que hay que retroceder al ominoso lustro de Joan Gaspart. La contratación exprés del ‘Tata’ se concibió como la del forastero del Lejano Oeste que observa desde la barra del ‘saloon’ la vida de sus lugareños. De ahí el maldito ‘problema’ que ha dejado Guardiola: la afición espera réplicas de su mesías una detrás de otra. Tito intentó emular al que fue su amigo, pero su enfermedad y un carácter dócil le impidieron retomar la obra maestra. Martino es un entrenador muy canchero que entiende la solemnidad de su nuevo club, pero que también quiere alargar su fama merecida de Newell’s. Los jugadores argumentan que su entrenador sólo quiere “proponer nuevos recursos” que eviten el colapso del tiqui-taca, como sucedió ante Chelsea y Bayern en las dos últimas semifinales de Champions, o en los últimos clásicos en los que Mourinho le había cogido el punto al Barça y, sobre todo, al Camp Nou.

Cierta prensa no aguantó que el Barça goleara en Vallecas al estilo predilecto de su archienemigo: el contraataque. Como dijo Juanma Lillo, al que tanto le gusta filosofar de tácticas,  “Valdés está inquieto porque le disparan cada vez más, y eso sucede porque los enanos endiablados tocan menos el balón”. La estadística lapidaria de la pérdida de posesión 316 partidos después corrió como un reguero de pólvora por la Ciudad Condal, el antes muerta que sencilla hasta las últimas consecuencias. Y el ‘Tata’ es un tío educado, paciente, pero que no va a tolerar que le acribille la opinión pública, él también saber responder y con un cañón bertha, además. Ciertamente, el Barça es més que un club, porque habiéndose marcado un arranque inmaculado, el debate del estilo en apenas un puñado de partidos es una locura. Sin embargo, este extraño encabronamiento no acabará hasta que se cruce el Madrid o éste quede relegado en la pelea por la Liga. Sin duda, el trasfondo lo generó Guardiola y parece que sólo él podrá cerrarlo. Por cierto, Dani Alves habló ayer a propósito del asunto y apuntó, cómo no, a la caverna mediática. Como si en Madrid no hubiera suficiente trabajo en detectar las impurezas del método Ancelotti.