Blogs

Archivo de la categoría ‘del nido’

Me rebelo, luego existo

Viernes, 9 Septiembre 2011

delnido.jpg

Pepe Domingo Castaño puso la guinda a la revolución Del Nido en El Partido de las 12 con una cita magistral de Albert Camus…”me rebelo, luego existo”. Breve, conciso y, sobre todo, contundente. Una reunión, la promovida por el presidente del Sevilla, que valió para montar otra venidera y animó a los invitados para que no se achanten ante el peligro. “Ya no hay marcha atrás”, sentenció Del Nido; de lo contrario, su revolución francesa quedaría transfigurada: ni reyes guillotinados ni toma de cárceles. Porque el asunto mollar del G-12 no es rascar más millones en derechos de televisión, sino quitárselos a los dos de arriba; “Gil Marín ha confesado que le da igual cobrar cinco kilos menos, mientras las diferencias no sean tan descaradas”, desveló el anfitrión. Para él fue un alivio que Atlético, Valencia y Villarreal acudieran al Pizjuán, pues quién iba a tomar en serio al resto de clubes sin el compromiso de la clase burguesa. 

La ‘liga de mierda’, porque Del Nido convino con Pérez de Rozas en que sigue siendo ‘de mierda’, no cambiará con contratos en vigor y el primer inconveniente que se otea en el horizonte son los acuerdos televisivos que varios clubes ya han firmado para temporadas futuras: por ejemplo, el Athletic ha rubricado un contrato de cien millones con Prisa TV para los tres próximos años y el de la Real Sociedad podría ascender a cincuenta para la 2013-14 y 2014-15. Aunque el presidente hispalense adelantó que su talante es conciliador y los contratos vigentes no se van a romper. La clave no es actuar puramente como un Robin Hood: no se trata de robar a los grandes y repartirlo entre el resto, sino de crear una bolsa común donde se metan todo el dinero y sean gestionadas por la LFP, con o sin Astiazarán (al parecer, su presencia no es relevante). Evidentemente, tal como explicó Del Nido, Madrid y Barça percibirían más, atendiendo a su notoriedad, pero no se repetirían disparates como que “el Madrid cobre quince veces más que el Levante”.

Sin embargo, el adalid de la rebelión insiste en que la flagrante falta de competitividad perjudica a las audiencias de los grandes. Del Nido lo aclara un ejemplo revelador: la primera media hora del Almería-Barça de la temporada pasada congregó a más de cinco millones de teleespectadores. Entonces, los azulgranas ya ganaban 0-3. Pues bien, a los quince minutos de la reanudación el share pegó un bajonazo hasta el ‘escaso’ millón y medio…claro que el Barça ya había marcado media docena. Sí, Madrid y Barcelona se llevan el setenta por ciento de los pinchazos de televisión, pero Del Nido recuerda que juegan en una competición y ésa es su gracia, de lo contrario “que hagan clásicos las 38 jornadas. No obstante, la iniciativa del cónclave todavía debe matizar sus propósitos: la rueda de prensa extrajo pocas conclusiones, si acaso la de la próxima convocatoria. Pero el mundo del fútbol, y más su burocracia, esperaba porcentajes concretos o, al menos, estimaciones del nuevo reparto de la tarta televisiva .Y, por cierto, quizá surjan nuevas amenazas de huelga…Astiazarán y Tebas prometieron a la AFE que los cincuenta millones adeudados a los futbolistas saldrían de las tesorerías de los clubes, pero Del Nido entrevió que tal acuerdo hay que decidirlo en la Asamblea de la Liga y “de momento no están muy por la labor”. ¿Papel mojado para Rubiales?

Primer episodio de una revolución en la que Del Nido aboga, de momento, por la mesura del republicano Danton, abogado que intentó la concordia jacobina-girondina y cuyo lema comparte el presidente…”hace falta audacia, todavía más audacia y siempre audacia” (también al presidente había que endiñarle un personaje). Y ¿por qué ‘revolución francesa’? Artimañas mediáticas para hacer ruido; “cómo si no habría llamado tanto al atención”, explica el presidente. En cambio, el intérprete de Luis XVI todavía no ha sido asignado, pero si Madrid y Barça no se molestan en prestar atención a la rebelión, es obvio a quién guillotinaría Del Nido.

El arte de los lobbistas

Jueves, 24 Marzo 2011

Nick Naylor es un obstinado lobbista que defiende los derechos de las grandes tabacaleras estadounidenses frente al neopuritanismo de ciertos sectores políticos del país en la película Gracias por fumar. El largometraje colecciona una retahíla de reflexiones con enjundia que el propio Naylor (interpretado por Aaron Eckhart) suelta con el descaro que requiere su profesión…”a mí me pagan por hablar. No soy doctor ni abogado. Tengo una licenciatura en acabar con cualquier rival”. En un encuentro con una periodista, el portavoz de las tabacaleras resume su trabajo en ‘mediador entre dos sectores tratando de llegar a un arreglo,” a lo que la periodista le replica con ironía: “Interesante. Otros entrevistados te consideran un asesino múltiple, una sanguijuela, un alcahuete, un acaparador, un asesino de niños y mi favorito, un Mefistófeles acomodado”. Ese estilo de jeta es el personaje que necesitan contratar los ‘rebeldes’ de la Liga que no quieren huelga alguna; en definitiva, ser representados por una réplica de Javier Tebas, experto funambulista en no violar la jurisdicción deportiva y, sencillamente, una mosca cojonera para quienes osen enturbiar los intereses de la Liga.

Porque Tebas se ha convertido en el vocero de la Primera División que no quiere fútbol en abierto y amenaza con parón liguero o, mejor expresado, que pretende quitar la obligatoriedad del fútbol para toda España, vulnerando la Ley impulsada por Álvarez Cascos en julio de 1997. Entonces, el vicepresidente del Partido Popular escuchó al pueblo y no a los clubes (algunos presidentes lo consideraron una ‘expropiación’) en un operación en la sombra de acoso y derribo al grupo PRISA. Después, el gobierno socialista no se ha molestado en promulgar otra ley que cambiase la anterior; habría sido una medida exageradamente impopular. O sea que el vicepresidente de la Liga ha entrado en faena para ejercer de lobbista de los clubes y advertir al Gobierno de que o cambia el estatus quo de nuestro fútbol o se lo cargan. Y lo quieren hacer con un parón que, primero, fastidiaría al público (al fin y al cabo es quien genera las audiencias y por ende patrocinios, merchandising, dinero…) y en segundo orden desnuda la calamitosa organización de este negocio en España.

Resulta paradójico que el mismo Tebas, como representante de la Liga, no se esforzara por el consenso cuando en la temporada 2008-09 Mediapro utilizó La Sexta para emitir hasta tres y cuatro partidos en abierto por jornada en su monumental desafío contra Audiovisual Sport. En dicha pelea a Tebas y su empresa no les importó que las televisiones reventaran la’ ley Cascos’. El presidente de la LFP, José Luis Astiazarán, nunca se puso nervioso…tenía a su Nick Naylor para alinearse con el púgil fuerte, que en aquel momento era Mediapro por su compra de los derechos televisivos de Barça y Madrid. Evidentemente, el asunto acabó en el juzgado y Tebas, que había querido apagar el fuego con gasolina, se desmarcó espetando que “lo importante era que el conflicto acabara de una vez, porque esta guerra no beneficiaba a nadie”. Pero la discusión, con él metido hasta el tuétano en favor de Jaime Roures, quedó ahí y, como al lobbista de la película, quedó encantado porque pensó que la Liga se había esforzado mucho en aras de los derechos legítimos de los clubes. Ya lo dice Naylor: “ésa es la belleza de la discusión. Si discutes bien, nunca estás equivocado”. Y a Tebas, todo un lince en el entramado de fútbol y teles, y fútbol y sociedad anónimas, nunca le van a pillar en un renuncio. Sabe qué defender, cómo y cuándo.

Con todo, Fernando Roig y Del Nido representan el lado sensato que pide Lissavetzky (a quien la turbiedad del conflicto le podría dar seriedad o, por contra, chanza en las elecciones a la alcaldía de Madrid, según cómo lo resuelva). Ellos, los presidentes, tampoco quieren fútbol en abierto pero su negociación no implica reventar el calendario. Precisamente, el directivo del Sevilla es quien más se ha quejado del trasfondo de la movida: mayores ingresos para todos. Porque el argumento es que la tarta televisiva aumentaría en 120 millones hasta llegar a los 800. Y ahí vienen las desavenencias entre Madrid y Barça contra el resto, pero eso es otra película. Ahora toca acordar de una vez un modelo rentable para los clubes y, sobre todo, fascinante, para el espectador. Que miren a Europa, como casi siempre, y encontrarán la solución; en Inglaterra y Alemania el fútbol arrasa, y sólo sus selecciones se sirven sin pago. El Gobierno también debería entenderlo, pero si la Primera División se fractura por el canibalismo de unos cuantos será complicado llegar a una Entente Cordiale…Es decir, que hace falta que Naylor entre en escena, alguien tiene que llevar razón y como le dicen sus colegas en la peli, “tú eres un lobbista. Tu trabajo es tener razón. Y eres el  mejor”. En esas lides, Javier Tebas aparenta ser el número uno…para quien más favorece a ‘su’ Liga.

“El hombre más importante de la Tierra, después del Papa”

Martes, 25 Enero 2011

del-nido.jpg

El presidente del Sevilla entiende que el fútbol se ha convertido en un circo en el que las burradas son cada vez más aclamadas. Encima, le encandilan los micrófonos, gesto que los periódicos agradecen: su popularidad – o impopularidad- se la ha granjeado con una buena ristra de provocaciones que tanto ofenden al atacado como divierten al resto. Y que conste que la última bravata del ‘Vamos a dejarte sin título’ me parece muy ocurrente a tenor de todos los alborotos que monta Mourinho en cada rueda de prensa. El anuncio, en clara referencia al entrenador y quizá también a la versión chulesca de Cristiano Ronaldo, ha motivado un estado de sobreexcitación en Sevilla que adereza la Copa con puro entretenimiento, justamente lo que le ha faltado en las últimas ediciones. Del Nido ha encontrado un faldón en las portadas nacionales para distraer la atención del personal, un poquito cansado ya del Falcon Crest de los despachos del Bernabeu y del sopor que se ha buscado el Barça ganándolo todo casi por castigo.

Y mientras Sevilla bulle con las espadas en alto,  Del Nido ha sabido enervar a su gente tirando de efemérides: ayer aseguró que pondría dos escoltas en el vestuario del árbitro, por si a Valdano se le ocurre bajar para ‘sugerirle’ algo. Sorprende que el presidente todavía recele de la ‘visitilla’ del director general a Iturralde González en aquel partido de altísimo voltaje del 2004. Entonces, el Sevilla maduraba su época triunfal y el Madrid estaba a punto de embarcarse en la barca de Caronte camino al ‘galacticidio’. Al final, los blancos se metieron en la final y Del Nido se consoló a su manera: “sólo he visto que un equipo intercontinental ha acabado pidiendo la hora” (11/02/04).

Precisamente, el Sevilla ha usado la Copa como coartada perfecta para darse de codazos con Barça y Madrid ante la opinión pública; se ha aprovechado del ninguneo de los dos grandes a este torneo para reclamar que el fútbol trasciende del puente aéreo. Y por descontado, Del Nido ha sido el pregonero perfecto para vociferar ‘Sevilla’ hasta la extenuación. Pero al presidente siempre le han hecho esclavo de sus palabras y cuando le han venido mal dadas el recochineo ha sido de órdago. Quién no recuerda las semifinales ante el Athletic de hace dos años,  en las que Del Nido se desternillaba con el ya mítico chascarrillo de “nos comeremos al león, desde la melena a la cola” (03/03/09). Aquel comentario jocoso no ha perdido ápice de gracia, por lo menos en Bilbao.

Puede que los periodistas echemos de menos una Liga para el Sevilla: imaginaos la catarata de insinuaciones y fanfarronadas que inundarían los informativos. Y conociendo a Del Nido, creo que la cábala no va mal encaminada: el Sevilla amagó con llevarse la Liga de Capello (la de la remontada) y Del Nido, ni corto ni perezoso, espetó que “era el momento para ser prepotente” (17/04/07). Lejos de escandalizarse, la afición se enfervorizó todavía más; consideró que por fin había un equipo competitivo gracias a la astuta gestión del presidente y al ojo clínico de Monchi. Era evidente, viniendo del hombre “más importante de la Tierra, después del Papa” (24/02/05).

De todos modos, a Del Nido tampoco es que le preocupe en demasía la agitación de las masas. No se cansa de repetir que sólo le importa el Sevilla (actitud que encandilaría a más de un club). “Soy políticamente incorrecto, pero no me preocupo por caer bien” (02/01/07). Dicho y hecho. En serio, se agradecen actores de este corte en nuestro circo, pero menos mal que mañana toca hablar de fútbol.     

Puro cachondeo

Mircoles, 26 Mayo 2010

¡Milagro!, Kaká se ha recuperado. Ha sido llegar a la concentración de Brasil y ponerse a brincar en el entrenamiento como un alegre juvenil. Ni lesiones musculares, ni pubalgias, Kaká está a tope, o eso nos dicen desde allí. Su sospechosa recuperación contrarreloj desprende el tufillo que el madridismo temía. Quizá esté a tope, pero la sensación de que no se ha exprimido lo necesario en el Madrid para llegar intacto al Mundial no se va ni con aguarrás. Al brasileño no le queda otra que hacer un buen campeonato (de lo contrario, más de uno en el Madrid se habrá arrepentido de su fichaje) y, sobre todo, aprobar la reválida de la próxima temporada. Ésa sí que será definitiva.

El fútbol a veces no deja de ser puro cachondeo: Mourinho soltó que se largaba al Madrid casi antes de que Zanetti levantase la Copa de Europa, ni siquiera se pasó por los fastos preparados en Milan y resulta que Moratti le invita a cenar a su casa.  Encima, dicen que Mourinho intentó convencer al presidente del Inter de que se olvide de esa cláusula de ‘sólo’ dieciséis millones. Y vale que Mou tendrá un poder de convicción absoluto para lograr que Eto’o defienda sin rechistar y que el mundo entero le rinda pleitesía, pero persuadir a Moratti de que le deje irse gratis…

También ha aparecido en escena Del Nido, ¿cómo no? Se ha hartado pronto de las insinuaciones por Jesús Navas. Ayer dijo que quien lo quiera, le costará ‘sangre, sudor y lágrimas’. Bueno, quizá no haga falta tanto porque vino a decir lo mismo cuando el Arsenal se llevó a Reyes o el Madrid a Ramos y Baptista. Si Florentino le planta en la mesa un cheque de veinticinco o treinta millones por Jesusito, quienes llorarán serán los ‘Biris’.

A todo esto, el lenguaraz Maradona volvió a hablar, pero esta vez no la lió. Por fin pensó con coherencia, aunque si fuera madridista estaría un poco mosqueado: jamás le escuché decir que “la gloria es hoy el Real Madrid”. El comentario se agradece, pese a que Maradona no haya atinado mucho. El Madrid es glorioso, sí, pero, precisamente, la gloria de los últimos años se la han llevado el ocaso de Florentino, el circo de Ramón Calderón y esta temporada de despilfarro.

Y por último, nos sigue quedando Guti. Lleva meses vociferando que se marcha del Madrid para emprender una aventura ascética en Tailandia con una vespa; le abren la puerta desde Turquía para que vaya acercándose a culturas más espirituales. Y ayer espetó que tiene un año más de contrato y aún no ha decidido nada. Como diría Sherlock, “elemental querido Watson”: con el pastizal que tiene firmado en Madrid y sabiendo que ni Mou le exigiría mucho en su última temporada, como para irse a vivir fuera.

Final incierta

Mircoles, 19 Mayo 2010

Quique Sánchez Flores no esperaba que el Comité hiciera la vista gorda con Negredo. Son cosas del fútbol y de la camaradería entre organismos federativos y clubes importantes. Del Nido ha metido el suyo en primera línea y, por tanto, goza de ciertas bulas de los que mandan. Pero, en fin, al margen de que a Negredo le hayan absuelto tras cagarse en uno de los linieres del Almería-Sevilla, el Camp Nou será el anfitrión de una de las finales más inciertas que se recuerdan. El Sevilla tiene más aplomo en citas de este calibre (la evidencia la puso Juande Ramos), aunque es el Atlético el que acaba de salir airoso de una.

Los rojiblancos han ido a por la final de Copa y ahí están. Con un camino más o menos expedito en el que sólo tuvieron que emplearse a fondo para remontar un 3-0 al Recreativo, se plantan en Barcelona con mucho que ganar y poco que perder. Nadie les reprochará nada si no alzan la Copa, la afición ya está contenta con la Europa League en una temporada que se intuía miserable.

Quizá sea la última oportunidad para saborear el dúo de pícaros Forlán-Agüero, porque mucho tendrían que cambiar las circunstancias actuales para que el Kun no sea seducido por el porrón de ofertas multimillonarias que se han presentado en el Calderón. Pero, quedémonos en la final de hoy, en la que el Kun quiere salirse, tal como lo hizo Forlán en Hamburgo. La gracia del partido la ponen ellos dos: Agüero intentará poner patas arriba a la defensa hispalense con quiebros, fintas y regates cerrados, mientras que el uruguayo tendrá armado el fusil cuando su socio le dé la asistencia perfecta. No me olvido de la versión mejorada de José Antonio Reyes. Su finura en el ataque servirá  como tercera distracción para el enemigo. Y es que viendo la munición atlética, es una pena que en la Liga no hayan apuntado mejor. En fin, es el Atleti, qué os voy a contar.

Sevilla entera se ha cruzado la diagonal de España para aterrizar en La Diagonal de Barcelona. Su clasificación agónica para la previa de Champions salva otro año prolijo. Una plaga tremebunda de lesiones ha dejado cojo al equipo desde pretemporada y la permanente sospecha sobre Manolo Jiménez, dejaron al equipo al borde del KO. Pero fue llegar Antonio Álvarez y los jugadores han recuperado la cordura con un juego sencillito y muy práctico. Hoy no jugará Luis Fabiano, el aguijón del Sevilla, pero sí estarán Kanoutè, quien ha vuelto a coger la forma, y el perdonado Negredo. Tampoco me olvido de Jesús Navas y Capel, las balas de las bandas que, presumiblemente, se van a divertir con Antonio López y Ujfalusi respectivamente.

Por cierto, tendría bemoles que los sevillistas no salieran como gladiadores esta noche, toda vez que fueron ellos y sólo ellos quienes se cargaron al todopoderoso Barcelona con doble oportunidad. Es lo menos que les exigen cuarenta mil tíos que se han tragado más de mil kilómetros en un día laboral.

Jiménez merece más

Mircoles, 24 Marzo 2010

Bye, Jiménez. El despido del míster del Sevilla era un secreto a voces, aunque el club podía haber tenido la deferencia de haberle ofrecido la salida dentro de dos meses. Su caso es curioso, porque subió al primer equipo para parchear la espantada de Juande Ramos al Tottenham y ha sabido aferrarse al banquillo durante dos años y medio. Jiménez siempre ha gozado de la complicidad de Del Nido y Monchi, tal confianza le ha mantenido en el puesto en numerosas ocasiones. Pero el reciente cúmulo de decepciones, con la desgraciada eliminación en Champions, ha servido de excusa para fulminarle.

Jiménez llegó por accidente y con una tarea archicomplicada: mantener la competitividad impulsada por Caparrós y dispara por Juande con un fútbol preciosista. La huida de este último se produjo en un clima de consternación por la muerte de Antonio Puerta; así que Monchi fío la dirección a uno de la casa, ¿para qué sondear el mercado si el mejor director deportivo apostaba por su propio criterio? Y, a fin de cuentas, Jiménez no lo ha hecho nada mal a pesar de las permanentes e impertinentes críticas en su contra.

La afición sevillista no tardó en encañonar al entrenador cuando el equipo empezó a flaquear. Sin embargo, se había olvidado que la misma plantilla que tuvo que sobreponerse a Puerta y a Juande, acabó en quinta posición y tuvo que lidiar en Champions, en la que el inesperado Fenerbache les echó. Después llegó la Liga del año pasado sin Dani Alves pero con Capel y Jesús Navas en plan estelar; el resultado fue un meritorio tercer puesto y otra buena ristra de descubrimientos (Konko, Zokora,…).

La ‘broma’ del Fenerbache de hace dos años debió haberse quedado en eso; el fastidio es que el CSKA ha hecho que sea de muy mal gusto. La ciudad hispalense se había acicalado para dar la bienvenida a los cuartos de Champions y el fracaso apuntó claramente a un hombre. Jiménez cerró su ciclo esa misma noche, aunque nadie esperaba que se precipitase. Quizá la afición debió entender que el cuento de hadas (el superSevilla de Juande) no podría durar siempre. Jiménez no hizo sino afanarse en lo suyo: trabajo, trabajo, trabajo y compromiso a raudales. El sevillismo se lo tiene que agradecer.