Blogs

Archivo de la categoría ‘Di Stefano’

El Madrid ignoró a Di Stéfano

Lunes, 5 Mayo 2014

parejo.jpg

“Dani Parejo es el mejor talento que ha dado La Fábrica”. Palabra de Alfredo Di Stéfano, quien dejó de ir a Valdebebas tras la marcha del canterano al Queens Park Rangers. Algo tenía Parejo que enamoró a ‘La Saeta’, quizá su actuación de anoche evidencia que el Madrid debió hacer caso a su presidente honorífico. Y Parejo, genio apático por naturaleza, volvió al Bernabéu para reivindicar que su antiguo club también fabrica jugones. Él lo es al tran tran, un ritmo que mató la hipervelocidad de los blancos. Ningún quinielista se habría jugado si quiera un doble en este partido: el Valencia venía moribundo, casi metido en el tanatorio, y con unos jugadores agotados; el Madrid, en cambio, recibió el chute moral de la derrota del Atlético. Sin embargo, los ché suelen gustarse en el Bernabéu porque salen excitados, unas veces por su odio sarraceno a todo lo que huela blanco y otras por escándalos arbitrales. No obstante, no era la visita más indicada para darle otro costalazo a la Liga.

Los caprichos de las matemáticas descubrieron un inopinado seguidor merengue: los colchoneros. El 1-2 estremeció al Atleti hasta el punto de imaginarse toda una temporada a la carta del Camp Nou. Por suerte para ellos, Cristiano alivió sus temores y enterró bajo tierra las gigantescas posibilidades que había cobrado un Barcelona que, de repente, había pasado de zombi a máximo favorito. Y con el empate a dos, al Madrid aún le quedaba una bala en la recamara, una ocasión imposible de esas que a veces levantan al Bernabéu. La tuvo el ‘bicho’ en un cabezazo manso y la aplaudió casi todo el fútbol español, encantado con alargar el morbo hasta la última jornada. La “liga de mierda” (Del Nido dixit) se ha sacudido su cariñoso apelativo gracias al discurso plomizo de Simeone y a las cagadas impensables de Madrid y Barça. Y con o sin maletines por medio, Javier Tebas, presidente de la LFP, debe agradecer a equipos “sin motivación” dejarse la piel en trámites que sólo les toca su profesionalidad.

Es el caso del Levante, creado en pequeñito  a imagen y semejanza del Atlético, y con el amor propio de un club de Champions. Caparrós supo asfixiar a un extenuado líder que no estaba para más batallas esta semana. Y si Koke no está fino, su Atleti se gripa; de ahí la trascendencia de un centrocampista que tendrá que sentarse a sopesar la pila de ofertas que le están llegando de media Europa. Pero Koke es santo y seña del club, como lo fue Fernando Torres… hasta que acabó hartándose.

Game over. Fue la expresión más recurrida en twitter para describir el cataclismo del Barça. Busquets habló y tiró la Liga por el retrete; Xavi también la metió en el sumidero y, por si se había obturado en la cañería, el ‘Tata Martino’ terminó de empujarla hasta el vertedero. Incluso, el entrenador argentino tuvo la gentileza de adelantar a la prensa su fecha de caducidad. Quizá se quiera borrar ya del marrón de la próxima temporada, ése que se comerá Zubizarreta, según anunció la directiva frotándose las manos. La jugarreta es fácil: si la política de fichajes fracasa, Bartomeu y todos sus directivos medio interinos (¡elecciones ya!) tendrán su cabeza de turco. Y mientras Messi sigue andando por el césped, la prensa culé apunta a tres despojos fáciles de liquidar: Song, Alexis y Cesc Fábregas. Este último metido en una extraña bronca de la grada. Cesc es un incomprendido porque cree que su afición no agradece haberse mutado constantemente: de centrocampista organizador con Wenger a falso nueve de Guardiola, terminando en media punta forzado. Él pensó que el club de su vida le fichaba para aprovechar su máster acelerado del Arsenal, lástima que se confundiera.

 

 

¡Silencio!..Don Alfredo se pronuncia

Domingo, 26 Julio 2009

di-setefanio.jpg

Don Alfredo ha vuelto a hablar con solemnidad: “algunos ídolos se hacen autopropaganda”. Otra vez ha sentado cátedra. Para un romántico del fútbol como Di Stéfano, ser testigo del incesante martilleo de anécdotas sobre Messi o Cristiano Ronaldo, debe ser atosigador. La Saeta rehúye considerar a cualquiera como el mejor del mundo y  dice que las estrellas necesitan de un equipo para erigirse como tales. Hasta el mismísimo Maradona esculpió su historia con un grupo extraordinario a sus espaldas. De otro modo, quién no recuerda la fórmula ‘MáGiCa’ de San Paolo con ‘El Pelusa’, Bruno Giordano y Careca, ¡menudo tridente! Maradona era el genio, sí, pero el resto ayudó a que el Nápoles batallara en el Calcio con Milan e Inter.

A Messi le sucede tres cuartos de lo mismo: sus asombrosas exhibiciones nos han dejado atónitos aunque no tanto como el primoroso espectáculo ofrecido por su equipo.  Dentro de muchos años todo el mundo recordará a Messi como uno de los grandes de este deporte que jugó en uno de los mejores Barças de la historia. Quizá por eso, Di Stéfano se ha quejado del autobombo que se dan a sí mismo muchos futbolistas. También es verdad que en el siglo XXI una filigrana en una final de Champions o en un Madrid-Barça es escudriñada por millones de telespectadores. El fútbol de antaño era folclore, hoy es una auténtica fábrica de entretenimiento en la que los sentimientos han sido engullidos por las marcas y sus mercadotecnias.

Siempre es necesario que un prescriptor reflexione del ayer y hoy del fútbol. En consecuencia, Di Stéfano espeta con naturalidad que “los futbolistas deben jugar para el pueblo porque hay gente que llora al ver que su jugador predilecto marca un gol”. Pero eso fue en el pasado, Don Alfredo. Ahora los futbolistas son multinacionales que venden imagen dentro y fuera del campo. La sencillez del futbolista se ha tornado en una vanidad detestable, que ha convertido a los cracks en algo más parecido a emperadores que a chavales que se entrenan y cambian en un vestuario. Por lo menos, todavía quedan esos ‘Raúles’, ‘Casillas’, ‘Xavis’ y ‘Puyoles’ que anteponen su estilo de vida a los pastizales con los que les puedan convencer constructores, jeques y oligarcas rusos.