Blogs

Archivo de la categoría ‘Ibrahimovic’

Cristiano es este Madrid

Domingo, 6 Diciembre 2009

Pensaba contaros mis primeras impresiones del sorteo mundialista, pero el omnímodo Cristiano Ronaldo, que todo lo acapara, obliga a una pequeña reflexión. De Suiza, Honduras, Chile y el grupo de la muerte habrá tiempo para charlar detenidamente. El caso es que el de los 94 millones de euros la ha liado en todos los sentidos. Esta vez su peliagudo tobillo  no se ha resentido, sí lo ha hecho su carácter explosivo que devora todo lo que encuentra a su paso. Cristiano volvió a jugar noventa minutos y la conclusión unánime es que él solito es este Real Madrid y nadie más.

Cristiano lo hace todo: regatea, pasa, dispara, cambia el ritmo de juego, enciende a la grada… y también la caga. Así son los genios. Su vehemencia incontrolada, unida a esa épica milagrosa a la que se ha malacostumbrado el Bernabeu, le traicionó cuando él mismo ya había matado el partido. La consecuencia se antoja nefasta: el crack portugués no acudirá a Mestalla, donde el Madrid debe hacerse grande. Una derrota allí permitiría al Barcelona irse de pachorra al mundialito de clubes.

¿Y qué pensará Florentino?  Estará trinando con su nuevo prototipo galáctico. No pudo lucirse en Sevilla (lesión); en el Camp Nou le cortaron las alas por prescripción médica y el Valencia podrá suspirar sin su presencia. En resumen, el Madrid no debe siquiera empatar el próximo sábado, encima tiene que estar martirizado con el runrún de la ‘Cristianodependencia’ martilleando a la plantilla un día sí y otro también. Pero recalco el debate, mientras Kaká siga en el limbo y Cristiano no asuma su rol de tío imprescindible para todo, al Madrid sólo le queda encomendarse a Higuaín, lo más potable entre el resto.

Por último, siento ser pesado con el Barça por enésimo domingo, pero es que es una auténtica máquina casi imposible de escacharrar. Messi se salió en Riazor, haciendo méritos para la próxima edición del Balón de Oro, y hoy precisamente ha viajado a París para recoger el de esta temporada, el que se ha ganado. Otro que va a pujar fuerte para el siguiente galardón es Ibrahimovic. Anoche cerró el partido con un gol casi calcado al del Madrid pero con la zurda y precedido de un pase raso. De momento, se está cumpliendo lo que Guardiola vaticinó en verano: ‘Ibra’ se está divirtiendo como un enano.      

Ganó quien debía

Domingo, 29 Noviembre 2009

ibra.jpg

Al final no hubo ni baile ni goleada. El Barça tuvo que apretarse los machos para desmontar al Madrid más concentrado que se le recuerda en los últimos tiempos. Un Madrid, por cierto, que salió como demandaba la lógica del clásico: juntitos atrás y a esperar la ocasión. Y pronto llegó uno de los lances claves con el jugador clave, Cristiano Ronaldo. Su falló entronizó a Valdés y sus inquietantes amagos rescataron la figura de Puyol, el mejor de lejos.

El pufo por unanimidad, como no podía ser de otra manera, fue Marcelo, que si acaso acertó el uno por ciento de sus pases y controles. Jugadores como éste hay cientos en Europa, el problema es que el Madrid no tiene más interiores zurdos. Bueno, sí, estaba Robben, pero las ansias del club por equilibrar la balanza de pagos le obligaron a emigrar al Bayer.  

El dúo de menudos Xavi e Iniesta tampoco brilló como acostumbra porque un solo hombre se dedicó a perseguir y morder sus sombras. Ése no es otro que Lass, el pulmón de un grupo que se las tendría tiesas sin este perro de presa. Kaká dejó mucho que desear y el que aprobó con nota fue Ibrahimovic, la réplica culé a la millonada que se ha gastado Florentino el pasado verano. El sueco, todavía renqueante de una lesión muscular, salió y compensó al soci, cosa que aún no ha podido hacer Benzema con su grada.  

La sensación general es que el Madrid nunca pudo ganar el partido. Sus propósitos quedaron a expensas de la inventiva de los azulgranas, que tampoco fue mucha. Cierto es que los visitantes no iban a llevar la voz cantante, pero se esperaba mucho más de Pellegrini, primero, y el equipo, después, cuando Busquets se fue a la calle. La expulsión del canterano se convirtió en un arma de doble filo para el mister merengue: por un lado, el Barça bajaría el ritmo para proteger su gol como un tesoro, y por otra, uno menos en el campo exigía el talento del entrenador para encontrar la reacción. Pues nada de nada, el Madrid se difuminó por completo y ahí se acabó el choque.

Con todo, el Barça no engaña a nadie, mientras que el vencido ha ofrecido una versión más sobria. Pero, claro, no es lo mismo jugar para placar al rival que marearle con el balón, y ahí es donde el Madrid tiene que aplicarse. El presunto cambio empieza  esta semana.  

A lo tonto es el Barça quien se la juega

Domingo, 22 Noviembre 2009

No me negaréis que la mezcla resultante de este Madrid poliédrico va a ser, sin duda, morbosa. A falta del aprobado definitivo en el Camp Nou, el ya memorable ‘Alcorconazo’ ha espabilado a un equipo que todavía persigue la táctica ansiada. Anoche se gustó a ratos durante de la primera temporada, sobre todo porque Pellegrini se quitó ese corsé amarreta que tantos disgustos le ha costado entre la prensa y puso a Xabi Alonso como único administrador del balón. Así es como debe jugar el Madrid, lejos de pivotes, trivotes o estúpidos cuadrados mágicos al estilo Vanderlei Luxemburgo, ¿os acordáis?

Y claro, si al centrocampista donostiarra se le ha encargado hilar fútbol de abajo a arriba, Kaká debe dibujar el ataque  a espaldas de Benzema, Raúl o  de un Higuaín que seguirá dando codazos hasta conseguir la titularidad indiscutible. Para eso ha venido el brasileño y así le vio  Valdano en sus highlights de youtube. Lo más cachondo es que,  después de la somanta de palos que se ha llevado este Madrid por su simpleza y desidia, hoy es líder y visita al Barça con un Cristiano Ronaldo ávido de fintas, autopases electrizantes y goles, muchos goles.

Por otra parte, quien haya aventurado un plácido paseo del ‘tricampeón’ hasta primavera, cuando se decide todo, se habrá quedado boquiabierto con la cruda tesitura en la que se encuentran los chicos de Guardiola. Su preocupante autocomplacencia le jugó una mala pasada en San Mamés, y con Messi entre algodones, acecha el mortífero Inter de Mourinho. Los italianos son expertos en jugar a empatar y el Barça está obligado a darlo todo, aunque le deje secuelas para el clásico del domingo. Encima, vuelve Eto’o, de quien no descartéis un gol con posterior mirada desafiante al banquillo azulgrana  o al palco en busca de regodeo.

Así que pintan bastos para el Barça,  al que, por otro lado, las circunstancias le brindan una nueva ocasión para reivindicar su superioridad en Liga y Champions. Aquí, en España, le cuesta hacer goles fuera del Camp Nou y si además Ibrahimovic no está presente,  la referencia atacante desaparece por completo. En Europa, dos partidos aciagos contra el Rubin Kazan han puesto su clasificación para octavos en el alambre y a merced de los italianos, expertos como nadie en manejar situaciones límite. Pero apuesto por este Barcelona cuasi-perfecto, se ha ganado de sobra un amplísimo margen de confianza.  

Eto’o se va a aburrir

Jueves, 17 Septiembre 2009

Los periodistas italianos intuían que el Inter-Barça nos dejaría en ascuas, sin goles y con muy pocos detalles: no les faltó razón. San Siro había reunido a dos orquestas sinfónicas aparentemente bien afinadas. Bueno, la de Guardiola no desafina, la de Mourinho tampoco pero es un suplicio escucharla. Al altivo técnico portugués le viene como anillo al dedo manejar al equipo más competitivo del Calcio al estilo italiano. Si ya ordenaba colocar tres líneas defensivas en el Chelsea, no iba a ser menos en la cultura del ‘catenaccio’. Es repulsivo ver a Eto’o empleándose con denuedo en tareas defensivas; a Maicon reprimir su poderosa zancada por el carril derecho; a Sneijder hilvanar jugadas a cincuenta metros de la portería rival y a Diego Milito ensayar la velocidad detrás del balón todo el partido. Éste es el Inter de hoy y de ayer: el que ganará de calle la podrida liga italiana pero que en  octavos o cuartos de Champions será fulminado.

Y Guardiola, a quien en Argentina suplican que sustituya a Maradona (¡cómo está el patio!), no quiso remangarse la camisa o más bien le entró el tembleque. Sí, al Barça le valía un punto pero su voluntad no recuerda a la del año pasado. Si hubiera sido atrevido, sus chicos habrían ganado. Sólo hay que ver lo mal que defienden Lucio y Samuel,  antaño apodado ‘el muro’ por algún lumbreras. También es cierto que incluso al mejor equipo del mundo le puede fallar su ordenador de a bordo: Xavi no encontró su sitio en ningún  momento porque su interfono con Messi, ‘Ibra’ y Henry se averió antes del comienzo. Por cierto, mejor el sueco que Eto’o. Aunque no será difícil, en Barcelona el ataque es una verbena, mientras que con el caudillo Mourinho una filigrana puede acabar con la titularidad de cualquiera. Estilos varios.

Mención especialmente mala merecen estas primeras retransmisiones de Champions. En España la recesión debe haber afectado también a los formatos de emisiones futbolísticas. Mediapro, en su afán por devorarlo todo, se ha olvidado que hay aficionados que quizá se interesen más por un Chelsea-Oporto o un Olympique de Marsella-Milan que por un Sevilla-Unirea Urziceni. No estaría de más que Gol Televisión facilitara la emisión simultánea de unos cuantos partidos más. El fútbol de hoy es más global que nunca y, con un buen puñado de españoles repartidos por Europa, lo que haga el Liverpool o el Arsenal a veces es más atractivo que ver la cagada del Atleti ante el Apoel.  

Messi por encima de todos

Lunes, 24 Agosto 2009

messi-athletic.jpg

Ni Cristiano ni Kaká: el crack mundial es Messi. No hay jugador en la faz de la tierra que regateé con tanta facilidad y haga lo que dé la gana en un metro cuadrado. Cada vez parece más irrisoria la desgastada comparación entre el astro portugués de los noventa y cuatro millones y el pequeño diablillo argentino. Quizá la gran diferencia estribe en que Ronaldo tiene que amoldar su talento al juego que quiere proponer el Madrid y el estilo Messi le viene como anillo al dedo al Barça. Bueno, a los culés y a cualquiera, por algo Leo es el mejor. Anoche él solo devoró a un Athletic que vino de comparsa para cumplir el protocolo del palco. La Supercopa ha sido la enésima prueba de que los diecinueve equipos que compiten contra el campeón tendrán que esforzarse con denuedo. El baile a los leones es el síntoma clarísimo de que el ‘superequipo’ continúa.

Es evidente que el fútbol se gusta cuando viste de azulgrana y más si es Messi quien acaricia la pelota. Por eso,  si Guardiola hiciese las alineaciones pensando en sus aficionados, exhibiría su ‘mona lisa’ sólo en los momentos estelares. Messi es uno de esos jugadores que deberían jugar a ratos para satisfacer el paladar del aficionado sin llegar a saturarlo. Ahora se marcha al rescate de una Argentina tristona que se juega su pase al Mundial contra la temible y consolidada Brasil. Maradona necesita a su joya y el Barça, consciente de la urgencia, no ha impedido la marcha de su crack. Eso sí que es ser generoso con las estrellas.

Por lo demás, Ibrahimovic se está desperezando a medida que se acerca el pistoletazo inicial. Anoche dejó una volea aérea que por poco no acabó en gol. Y aunque no presiona como lo hacía Eto’o, sus desmarques van a ser una mina de oro para Xavi e Iniesta. Además, se nota que el sueco está cogiendo el gustillo a nuestro fútbol. Aunque no podía ser de otra manera, puesto que estos últimos años ha tenido que zafarse con defensas rudos y tácticas encorsetadas, como las que predica el Inter de Mourinho.

En fin, el Barça pisa fuerte hacia una nueva proeza (quien sabe si el ‘sextete’). Pero para que Laporta vuelva a regodearse de ‘tritranquilidad’, Guardiola necesita que el club le conceda su capricho: el ucranio Chygrynskiy. Otra historia es pagar por este central los veinticinco millones que pide el Shakhtar cuando a priori irá directo al banquillo. Cosas de Guardiola.

Kaká, Guardiola…y la defensa atlética

Viernes, 21 Agosto 2009

granero.jpg

Genial el Madrid, prometedor el Atlético y remolón el Barcelona. Los tres grandes nos ofrecieron versiones variadas e interesantes en la entretenidísima noche del miércoles. Es verdad  que sólo los rojiblancos apostaban por algo serio, pero no es menos cierto que los blancos necesitaban un subidón para remendar su imagen veraniega y los culés debían responder al merecido homenaje que le iba a tributar un Camp Nou casi abarrotado.

El Atlético superó el infierno cenizo del Panathinaikos. Dada la simpleza del rival (los griegos juegan a un fútbol más simple que un cubo),  cualquier resultado que no hubiese sido victoria, habría significado una metedura de pata considerable. Cerezo y Gil Marín henchirán el pecho por haber podido retener a Forlán y Agüero. Ambos arietes prometen un buen saco de goles este año. Pero claro, si el ataque está bien afilado, a la defensa le urgen clases teóricas de colocación y entendimiento. A los erráticos Ujfalusi y Juanito hay que añadir la nula aportación de Heitinga y Antonio López. Se salvó el portero Asenjo con una parada meritoria aunque en el primer gol salió a destiempo y en el segundo se pudo esforzar más. Cuando Abel se quite de la cabeza colocar a la zaga tan adelantada, quizá el Atlético deje de ser un coladero. 

Por su parte, el Madrid reventó por los aires el centenario del Borussia Dortmund, otrora temido en Europa. Necesitaba Pellegrini una exhibición para acallar a los escépticos y vaya si lo consiguió. Kaká se está amoldando a la perfección y sus filigranas son el preludio del circo que se prepara en el Bernabeu esta temporada. El brasileño hace bailar a todo el equipo a su compás. Bueno, no a todos: a Cristiano se le ve poco atrevido. Apenas intenta el regate y se borra cuando se aposta en las bandas. A tenor de lo visto este verano, quizá debería compartir más protagonismo con Kaká en el centro del ataque. Quien pide la titularidad a gritos es Granero, el mayor descubrimiento de este grupo. El chaval toca la pelota de vicio, busca pases entre líneas y hasta marca goles. Otro que está opositando con fuerza para entrar en el once es Robben. El holandés fue repudiado cuando llegó la nueva directiva pero su indiscutible talento es su gran valedor. Si Pellegrini logra el titánico objetivo de que sea más solidario con sus compañeros y alce la vista cuando conduzca el balón, Robben se va a divertir como un enano.

Por cierto, no me olvido de Negredo. El club le ha vuelto a cerrar las puertas, no por falta de calidad o entrega, sino porque sencillamente no hay sitio para él. Parece que hay ‘overbooking’ en la delantera, pero como Van Nistelrooy no responda cuando tenga minutos o cuando Benzema y Raúl estén en horas bajas, más de uno recordará que Negredo era el idóneo para asumir ese rol secundario.

Por último, Guardiola se equivocó al alinear a un equipo desconocido para el Gamper. Falló o a lo mejor lo hizo a propósito para reclamar fichajes. El Barça aspira a seis títulos, y por más que Pep se empeña en subir canteranos a tropel, hacen falta un par de retoques. Laporta intentará esta semana otra acometida por el central-lateral Chygrynskiy pero el Shakhtar no lo va a poner fácil. Del debut de Ibrahimovic, dos pinceladas y poco más. El picante lo pusieron Messi y el jovencísimo Jonathan dos Santos, quien se reivindicó como una promesa a tener en cuenta. Al final, a los azulgranas se les escapó su trofeo y cada vez es más obvio que sin Iniesta y Xavi este equipo es invertebrado.   

 

Sin Messi e Iniesta pero con Xavi y Pedro

Lunes, 17 Agosto 2009

barca-supercopa.jpg

Nada ha cambiado en el Barça, mejor. Salió a San Mamés con mentalidad hegemónica, sufrió momentos de incertidumbre y acabó baliando al Athletic a su manera, desesperando con su juego preciso y rápido. Guardiola deberá cumplir un solo cometido: evitar que este equipo sobrehumano se resquebraje. El fútbol fluye por sí solo y los novatos parece que no tardarán en acoplarse al rodillo. Es el caso de un Pedrito que madura a pasos agigantados y al que hay que borrarle de un plumazo su diminutivo. Ahora es Pedro, un delantero reconvertido a extremo derecho que dribla, asiste y se atreve a marcar golazos como el de anoche. Si su entrenador apuesta por él a lo largo de la temporada, este chico puede ser una de las grandes revelaciones de la Liga.

Luego está Xavi, el de siempre. A falta de los dos más talentosos, Messi e Iniesta, el gran capitán sigue poniendo cordura y chispa al equipo. Contra el Athletic su posición en el campo fue cuasi perfecta y su entendimiento con Henry entretuvo al espectador. Queda saber si Ibrahimovic hará buenas migas con el centrocampista y en esa posible simbiosis, Xavi no pondrá trabas.

Con la punta afilada, la medular del Barça mantiene su solvencia y fiabilidad. Si Xavi se encarga de pintar las jugadas de ataque, Toure y Keita son sus guardaespaldas y hacen las veces de interlocutores con la defensa. El Madrid tiene a Lass pero los tricampeones cuentan con dos portentos que actuán de ‘coche escoba’ con diligencia. Entre tanto, la defensa ha sufrido pocas variaciones: Guardiola confía en Abidal para el lateral izquierdo, Piqué ha aprovechado su oportunidad como central izquierdo y más teniendo en cuenta que el club no ha podido fichar al ucraniano Chygrynskyi, petición expresa del míster, y por último, Alves domina su rol de ‘correcaminos’ aunque denota un incipiente descuido en tareas defensivas. Y es que el fútbol moderno está ahogando una de las máximas de los laterales: deben incorporarse al ataque para sorprender al rival, no hacer de ello un hábito saturado.

Por su parte, el Athletic tampoco ha cambiado: generoso en el esfuerzo pero sin aptitudes para alcanzar cotas altas. La ida de la Supercopa nos ha dejado a un De Marcos muy válido en la mediapunta y a un Gorka Iraizoz espectacular en la portería, ¡qué dos paradones se sacó anoche! Sin embargo, a Caparrós le debería inquietar un problema que podría agravarse en el transcurso de la Liga: la excesiva responsabilidad de Llorente. Si el delantero gigantón está desconectado, al Athletic se le funden los fusibles en ataque. Al técnico utrerano le urgen encontrar alternativas ya, de lo contrario no es de extrañar que el club vuelva a merodear el descenso.

“Barça, cabrón, saluda al campeón”

Jueves, 23 Julio 2009

etoo.jpg

 

Guardiola no podrá quejarse ahora de elementos desestabilizadores en el vestuario ni de rebeldes con los que no hay ‘feeling’. Su peor suplicio se ha extinguido: Eto’o acaba de fichar por el Inter, ¿por el bien del Barcelona? Como en casi todo, el tiempo dictará sentencia. Han echado al goleador por excelencia para traer a Ibrahimovic, que deberá demostrar por qué es el fichaje más caro de la historia del club. Además,  conociendo al camerunés y sus salidas de tono impredecibles, tendría su morbo que el Inter ganase la próxima Champions para ver si Eto’o se atreve a espetar “Barça, cabrón, saluda al campeón”. Tened muy presente tal conjetura.

El caso es que Eto’o ha sido fulminado sin agradecimientos, sin una palmadita en la espalda que exprese las gracias por sus 126 goles en 189 partidos de Liga; los dieciséis tantos en los treinta y cinco encuentros de Champions; su pichichi de hace tres años o los dos goles providenciales en sendas finales de Champions. Justo hace una temporada, Laporta y Beguiristain no le querían ver ni en pintura por ‘instigador’ y tuvo que ser su técnico el que le brindase la última oportunidad. Suena extraño que sea el mismo que confío en Eto’o, el que ahora haya pedido su cabeza. Y más en este momento, cuando el camerunés ha superado el reto con creces: treinta goles en Liga tumban los argumentos de sus detractores. Y para más señas, no hemos conocido durante toda la temporada ninguna desavenencia, riña o disputa que pueda haber alterado el estatus quo del equipo. A tenor de cómo ha acabado la función, podríamos decir que Eto’o se ha ganado la oportunidad de continuar otro año más. Sin embargo, el capricho de Guardiola ha prevalecido a las palmarias estadísticas de su ex delantero.

Si el Barça es hábil y sabe lidiar con Ibrahimovic, la salida del camerunés se habrá convertido en una simple anécdota dentro de unos meses. Eto’o no era más que el percutor del arma letal que ha fabricado ‘Pep’. El ejecutor se puede reemplazar, sólo falta que la siguiente pieza sea efectiva y lo que es más importante, amortizable. El sueco del Inter también tiene temperamento y manías no mucho menos sonadas que las de Eto’o. Si ‘Ibra’ estalla algún día, entonces veremos si Guardiola se guía por su paciencia o, simplemente, Laporta no ha querido dar la cara contra el camerunés esta pretemporada.