Blogs

Archivo de la categoría ‘Juventus de Turin’

Prescindir de Llorente, un riesgo demasiado alto

Viernes, 30 Mayo 2014

Fabio Capello llegó a comentar a la prensa romana que Gabriel Batistuta “no era el mejor delantero en Italia porque hubiese ganado títulos, ni siquiera porque fuese ídolo de la albiceleste. No, “Batigol era el mejor porque había logrado marcar veinte goles cada año en la liga más complicada del mundo”. A los delanteros del Calcio se les valora por su letalidad; y si son italianos y artísticos como Roberto Baggio, entonces casi pueden ser canonizados. Y en un campeonato tan encorsetado, donde los entrenadores maquinan tácticas férreas y los tifosi se contentan con cualquier victoria, por pírrica y soporífera que sea, el rol de delantero se cotiza demasiado caro. Que se lo pregunten a Edinson Cavani, cuya orgía goleadora en Nápoles ( 29 goles en su ultimo Calcio) le costó al París Saint Germain la disparatada cifra de 64 millones de euros.

Pocos extranjeros se amoldan a una liga tan física en la que los goleadores pasan ratos largos sin olisquear el balón. El caso del velocísimo ‘Piojo’ López llamó mucho la atención: héroe del valencianismo, su caché subió como la espuma jugando la final de la Champions contra el Real Madrid en París y, sobre todo, convirtiéndose en la pesadilla del Barça de Van Gaal con doce goles en quince partidos. El Lazio le compró por 35 millones en el año 2000 sin comprender que en Italia es muy complicado sorprender al contraataque. El Calcio sigue diseñado para delanteros centros tipo tanque: cuasi perfectos como Van Basten, pegadores a lo Cavani, con el oficio de Miroslav Klose o ciertamente estéticos como el ultimo en aterrizar, Fernando Llorente.

El otrora ídolo de masas de San Mamés tardó dos meses en aprender el librillo de estilo italiano y, para complicar más su adiestramiento, el competidor directo no era un cualquiera. El ‘apache’ Tévez salió tarifando del Manchester City para demostrar en la Juventus que el seleccionador Alejandro Sabella se equivocó dejándole fuera del Mundial. Tévez era la punta de lanza del campeón italiano mientras Fernando iba captando sensaciones en los pocos minutos que le daba Antonio Conte. Su máster de Calcio fue tan acelerado que en su primera titularidad cabeceó el gol del triunfo ante el Hellas Verona. Fue entonces cuando Conte comprendió que Llorente ofrecía posibilidades ofensivas que no había dibujado en su pizarra táctica. “Fernando es el tipo de delantero que siempre hemos perseguido: dueño del espacio aéreo y sutil con la bota”, no es una opinión gratuita, procede ni mas ni menos que de Pavel Nevdev, una de las pocas voces autorizadas que tiene la Juve.

Dieciséis goles en liga y dos al Madrid en Champions han convencido a la Juve para declararlo intransferible. “Faltaba un jugador con su corpulencia y, por eso, nos hemos adaptado a Fernando. De él se ha beneficiado el equipo y en especial Tévez”. Si lo dice el propio Conte, no hay lugar para el debate en el club. Sin embargo, no sucede lo mismo con la selección española. De aquella pregunta que propuso la Gazzetta cuando Llorente era carne de banquillo (’¿Es sólo bello?’), la prensa turinesa se ha rebrincado estos días por su ausencia con España. Del Bosque ni siquiera le llamó para el amistoso contra Bolivia, señal inequívoca de que poco le importa no contar con esa variante que le brinda Fernando. El seleccionador cuenta con Villa para armar jugadas, Torres para desengrasar y Diego Costa para desesperar zagueros. Pero falta una peón que rompa defensas de hormigón y ponga cara a esos centros que se lanzan cuando el tíqui-taca se oxida. Portugal recordará siempre a Llorente como el osado que puso en jaque a todos sus defensas durante media hora de los octavos del Mundial de Sudáfrica. Entonces, Del Bosque sacó del baúl una artillería que no contemplaban los lusos. Prescindir del ‘Rey León’ es un riesgo demasiado alto.