Blogs

Archivo de la categoría ‘Kouba’

“Jodida final de Eurocopa”

Martes, 5 Junio 2012

25791.jpg

El guardameta checo Petr Kouba sorprendió a la prensa cuando, meses después de la fatídica final de la Eurocopa del 96, justificó la victoria in extremis de Alemania con un alarde de cultura futbolística. El ex portero del Deportivo de La Coruña, entre otros, contó en una televisión de Praga que “Alemania es el ogro que siempre acaba ganando”. Y prosiguió: “sucedió en Wembley, cuando nosotros íbamos ganando para regocijo de toda Europa, pasó en el Mundial de Italia contra la Argentina de Maradona y también en el Mundial de Suiza 54”. Para asombro de la opinión pública, Kouba se puso a contar una historia que había escuchado de niño, la de cómo la Alemania más dócil de la historia supo encontrarle las cosquillas a la mejor Hungría de todos los tiempos, liderada por ‘Cañoncito pum pum’ Puskas y el grácil extremo Zoltán Czibor, que años después jugaría en el Barça. El checo contó que en la primera fase Hungría, favorita absoluta del torneo, machacó a Alemania por un sonrojante 8-3,  y en la final, a la que casualmente habían ido a parar los germanos gracias a su tenacidad inagotable, la fiesta estaba preparada de antemano para homenajear a la fabulosa selección húngara. Pero como dijo magistralmente el mítico Gary Lineker justo después de que su Inglaterra quedase eliminado en las semifinales de Italia 90, “el fútbol es un deporte donde juegan once contra once y siempre ganan los alemanes”. Así que durante aquella tarde de Berna el cuento de la cenicienta se vino al traste por la cabezonería germana, que ni con 2-0 adverso se rindió.

Kouba todavía no se explica cómo se le escapó el famoso gol de oro de Oliver Bierhoff en la prórroga. La tanqueta alemana la pegó mordida y el portero, creyendo que un cañón Bertha le destrozaría la cara, sacó las manos delante por si acaso. Pero aquel balón le llegó tan blando que ni siquiera pudo amortiguarlo con los guantes, que más bien fueron manoplas. El fatalismo (para Kouba) quiso que la pelota entrara llorando para éxtasis alemán y, sobre todo, de un Bierhoff que no podía imaginar cómo el gol más churro de su vida sobreexcitó a una nación entera. Evidentemente, Kouba fue preguntado por la televisión de su país y su respuesta arrastró una buena dosis de ocurrencia…y resignación: “Se mofarán de mí el resto de mi vida y eso que ayudé a mi selección a jugar una jodida final de Eurocopa”.

Hoy, martes 05 de junio, aquel gol aún causa cachondeo; sin ir más lejos, en el búnker alemán de Gdänsk (Polonia). El manager general del combinado teutón es, precisamente, Oliver Bierhoff, quien ha inaugurado el ciclo de ruedas de prensa diarias. Y, por supuesto, no ha faltado el chascarrillo de uno de los goles más tontos en la historia de las Eurocopas: Bierhoff estuvo acompañado del presidente de su federación, Wolfgang Nierbasch, quien en un momento de evocación pastelosa recordó sus momentos más decepcionantes y desternillantes con la selección alemana. Naturalmente, el presidente rememoró el gol de Bierhoff con sarcasmo: “le pegaste tan duro que era imposible que no entrase”. Y mientras la prensa alemana se descojonaba de risa, Bierhoff apenas esbozó una sonrisa, quizás porque con ese gol siempre se le reaparece la cara desencajada de Petr Kouba. Al menos, el ‘gracioso’ Nierbasch no nos dejó mal a los españoles: el gol de Fernando Torres en Viena no le quita el sueño, pero el de Antonio Maceda al legendario portero Toni Schumacher en la Eurocopa de Francia 84 todavía lo recuerda como una pesadilla, la misma que sufre Kouba desde aquel estropicio.