Blogs

Archivo de la categoría ‘liga’

Más Messi…y Joaquín, el de la finta y el sprint

Domingo, 29 Agosto 2010

1283094891_extras_portada_2.jpg

Pasan los cursos y Messi no se cansa de ser el primero de la clase y de toda la promoción. Tardó tres minutos en reventar el trámite de El Sardinero y enfilar a su equipo hacia una nueva Liga. Bueno, miento: el Barça ya dominaba el partido desde el calentamiento. El equipo no ha cambiado su actitud ni siquiera en este tipo de pachangas. No le hace falta salir concentrado, la inercia le entrega la pelota aun cuando la aborrece. Encima, si el rival salta al campo amedrentado, el final siempre es el mismo.

De la jornada de las cinco me quedo con la facilidad goleadora del Espanyol, un equipo que todos los años se apaña con poco más de una treintena de goles para sobrevivir. Osvaldo es el percutor adecuado después de que la era Tamudo haya prescrito, y Callejón me recuerda mucho a Raúl (no Tamudo sino el del Schalke) en su perspicacia del fútbol, ¡cómo lee las jugadas el chaval! La pena para el Getafe, el damnificado de Cornellá, es que Pedro León no tiene dobles ni nadie que se le asome por las canteras españolas. A Míchel le flipaba contar con un émulo suyo en la banda derecha pero tendrá que inventarse algo nuevo en su delantera, además de enseñar a sus zagueros cursos CCC de posición y cobertura defensiva.

Y me encanta haber vuelto a reír con el gracejo de Joaquín, quien parece que entre chiste y chiste se lo va a tomar en serio. En Málaga recordó aquel Joaquín de la finta y el sprint. Sin embargo,  lamento que el Valencia haya tenido que desprenderse de Silva; con el canario, Aduriz se iba a empachar de goles. Al menos, le han dejado la inspiración de Mata.  Y si hablamos de más inspirados,  Fernando Llorente comienza fuerte en un Athletic con ínfulas de equipo de UEFA. No fabrican delanteros de este calado, por eso me extraña que no haya puesto más de su parte para aspirar a cositas más sugerentes. Tampoco es plan de que se martirice, Julen Guerrero también juró amor eterno.

Por cierto, que no se relaje la afición sevillista: la goleada al Levante no evidencia ninguna mejoría. El partido simuló uno de esos bolos que el Sevilla suele jugar a principios de temporada por Conil o Isla Canela. Habrá que estar pendiente si el ojo clínico de Monchi sigue funcionando y si Antonio Álvarez es ratificado mil veces antes de que le hagan la tres catorce definitiva.  

De Sevilla a Clemente

Domingo, 9 Mayo 2010

b49205ab7056940ec87995e88fb1a17c_extras_albumes_0.jpg

Pues nada, habrá que esperar una jornada más. No es para menos cuando Barça y Madrid no tienen más obligación que jugar un partido por semana. Y eso que la Liga tuvo su gracia durante diez minutos, los que precisó el Sevilla para casi volatilizar el partido. Quién sabe lo que habría ocurrido si su conato de remontada hubiese llegado antes. Aunque, analizándolo fríamente, los últimos momentos fueron un auténtico ‘fútbol control’ del Barcelona. El caso es que los chicos de Guardiola solventaron la visita más crucial con una demoledora demostración: una defensa bien adelantada por Piqué y Puyol, Dani Alvés que volvió a jugar al correcaminos por la derecha y Xavi que se empachó de pases al hueco. Y claro, entre Messi, Bojan y Pedro desahuciaron a Fazio y Escudé. Obviamente, con semejante panorama da igual que el rival fuese el Sevilla, Chelsea o Bayer. Bueno, cualquiera menos el Inter.

De la goleada del Madrid hay poco que contar. La primera parte fue un soberano coñazo, con Cristiano intentándolo por su cuenta (como siempre) y Granero esforzándose por contentar a Pellegrini. De ese sopor sólo es rescatable la maravilla de Yeste, ese chico que iba para jugadorazo y se ha quedado en uno del montón. En la reanudación el Madrid abusó del Athletic metiéndolo dentro de la portería. Sólo faltaban las buenas nuevas de Sevilla que nunca llegaron. Por cierto, Kaká sigue intentando coger la forma idónea para el Mundial y quién sabe si para la próxima temporada. En consonancia,  el club está a la espera de averiguar si sus sesenta y cinco millones rentan algo.

O sea que el Madrid debe envidarlo todo a un protagonista que simpatiza más bien poco con los merengues. Ése es Javi Clemente, a quien el madridismo escudriñará con detalle en el Camp Nou para comprobar que ‘no se deja’ contra el Barça. Sinceramente, las opciones del Valladolid son casi nulas; sólo hay una estrategia posible, la de poner zagueros colgando del larguero y esperar el milagro. Pero ahora mismo una victoria de Clemente es más complicada que el Madrid se corone campeón de Europa, y eso ya es harto difícil.     

Masoud salva a la Liga

Domingo, 2 Mayo 2010

El fútbol nos regala de vez en cuando cagadas desternillantes y la de Masoud tendrá una mención especial si el Madrid festeja la Liga. La patochada del iraní salvó al Madrid de los festejos prematuros en Canaletas.  Y aunque los blancos son el equipo de las situaciones imposibles, su actitud frente a Osasuna no intuía un volteo de marcador. ¡Bendito resbalón el de Masoud!, debe pensar Cristiano Ronaldo, pero sólo él y si acaso Pellegrini (por aquello de que la Liga decidirá su futuro). El nudo gordiano del Madrid es que su jugador franquicia tiene que resolver por sí mismo todos los aprietos, al estilo de Lebron James en la NBA. Es el que sale más animado, el que más corre, el que más lucha, el que fabrica las ocasiones, el que las remata…o sea, absolutamente todo. Y ésta ha sido la lacra de un club que no puede permitirse fiar una temporada entera a un solo tío. Así no se ganan Champions.

Y si el Madrid lo fía todo a Cristiano, el Barcelona se fía de sus once titulares. Los mismos (con un par de retoques) que no lograron taladrar el muro del Inter, se desquitaron con un repaso antológico al Villarreal. Messi se había difuminado en Champions y debía una a su equipo; Xavi ofreció otro máster acelerado de pases cortos, largos, posicionamiento y lanzamientos a balón parado; Pedro fue tan incisivo como siempre y Bojan reclamó más protagonismo a base de efectividad goleadora, sin duda su mejor recurso.

En consecuencia, nos plantamos en la semana decisiva de la Liga (o quizá no). El Madrid tendrá que cambiar su actitud y salir a cara de perro en Mallorca, mientras que es improbable que el Tenerife se la pueda liar al Barça en el Camp Nou, toda vez que ya hemos comprobado lo bien que han dirigido los azulgranas la diarrea de Champions. Entonces, si los dos pretendientes salen airosos de la jornada de entre semana, el Sevilla esperará al Barcelona con su pase a la Champions en juego y el Madrid a un Athletic que a duras penas lucha por la UEFA. Es decir,  los hispalenses deberían tomarse ese partido en serio, porque otro concurso en Champions aliviaría su tesorería . Así que no hará falta preparar maletines desde Chamartín, ¿y de Barcelona a Bilbao?    

Entre castillos en el aire y el miedo

Lunes, 5 Abril 2010

1270396526_0.jpg

Seis días y ni uno más. Suficiente tiempo debatir hasta el color de las botas que lucirán Cristiano y Messi. El caso es que en la calle se barrunta que puede ser el partido definitivo, cuando lo que sería increíble es que Madrid y Barça ganasen sus siete partidos respectivos que habrán de jugar después del sábado. Además, si el Arsenal no perpetra un  descalabro azulgrana mañana en el Camp Nou, un supuesto muy ficticio,  a buen seguro que los chicos de Guardiola se irán sobreexcitando a medida que avancen líneas para la toma del Bernabeu el próximo 22 de mayo. Es lo que tiene ser competitivo en los dos torneos punteros y encima poder humillar al eterno rival en su propio estadio dos veces consecutivas, con y sin Madrid.

Al Madrid le va la vida el sábado, es su último cartucho para  evitar otro golpazo morrocotudo de un apuesta que en verano se antojaba ganadora sí o sí. Los blancos han pasado el trámite de echar de su camino a quien le ha tocado ponerse delante jornada tras jornada. Unas veces los han masacrado (Villarreal, Zaragoza, Getafe, Valladolid) y otras los han dejado desangrar, como sucedió ayer contra el Racing. Pero victorias tan baratas como la de El Sardinero afean las credenciales de Pellegrini,  y al chileno se le cambiará el primero, en caso de que el club decida dar un nuevo estilo a la próxima temporada. Parece obvio que lo hará, si es que Florentino no quiere otra vergonzosa noche de Champions en el Bernabeu.

Insistía hace semanas en que el Madrid sale al campo atontado, como si se estuviera desperezando de la siesta. No pasa de ser una mala costumbre si delante hay equipos que se resignan a pasar el mal trago de un partido y seguir a sus quehaceres. Pero esta semana comparece el Barcelona y, sí, es Liga porque así ha tocado en el calendario, pero para el Madrid trascienden muchos más matices que el liderato. Ganarle al mejor del mundo le borraría esa impronta de incompetente entre los grandes. Cabe recordar que la última gran victoria que ha vivido Chamartín fue precisamente contra el Barça en el partido del pasillo azulgrana del Bernabeu al final de la 2007-08.  Desde entonces, un par de remontadas épicas contra Valencia y Sevilla, y nada más.

Además, las circunstancias se han avenido de tal forma que hacer claudicar al hexacampeón despuntaría cierto optimismo en el nuevo proyecto faraónico de Florentino. Si ganan al Barça y después la Liga, entonces quizá puedan excusar esta Champions. Pero hasta el sábado todo será un gigantesco contraste imaginario entre castillos en el aire y el miedo terrible a un último desastre de dimensiones sobrehumanas.

¿Para quién es el fútbol de los lunes?

Martes, 2 Febrero 2010

Pues ya tenemos fútbol dentro de un par de lunes. La Liga había negociado en secreto con la Federación dar un revolcón a los horarios de nuestro campeonato y lo ha conseguido. La resaca del fin de semana nos dejará un partidito el lunes por la noche, que, por lo general, no parece que  vayan a copar Madrid y Barça este año. El argumento de siempre es la explotación de los derechos audiovisuales, aunque menuda gracia le va a hacer la gente tragarse (con perdón) un Almería-Sporting o Espanyol-Valladolid en franja horaria exclusiva.

El fútbol de los lunes incluye un matiz al que la LFP no le ha dado mucho pábulo: los equipos que jueguen Champions o Europa League estarán excluidos. Es decir, que los ocho mejores de nuestra Liga casi nunca jugarán en lunes hasta final de temporada. Así de desolador pinta el panorama. Precisamente, el gancho que tiene España son los Cristiano, Messi, Kaka, Villa, Agüero,…o sea que los partidillos que no ve casi nadie (comprobado con estadísticas) nos los encasquetarán los lunes. Esta medida tendrá sentido si los grandes se prestan ella. Pero tendrían que ir cayendo en sus competiciones europeas para poder afrontar este formato de Liga.

Vengo diciendo desde hace años que el modelo de explotación de la Liga está obsoleto. La mayoría de los clubes están asfixiados por las deudas o, sencillamente, en bancarrota. Aquí no hay oligarcas rusos ni jeques untados en petrodólares, sino constructores ignorantes que compran equipos por capricho o dueños que sólo lucen palmito cuando llega Mister Marshall. Las sociedades anónimas precisan de inyecciones económicas atractivas para reactivar sus balances, primero, y tentar a los aficionados, después. Imaginaos al Mallorca con Huntelaar,  Van der Vaart, Marcos Senna y Canales en la misma plantilla, más de uno se pondría delante de la tele los lunes para verlos.

El mejor ejemplo lo ha protagonizado el Manchester City con Adebayor, Tévez, Petrov, Robinho, etc. Hace año y medio el City era un club mediocre cuya repetitiva aspiración era salvar el cuello en la Premier. Hoy opta con garantías a un puesto de Champions. Otra muestra: el Chelsea siempre ha sido equipo de UEFA hasta que el señor Abramovich lo convirtió en una tienda gourmet. Desde entonces, es invitado imprescindible en el baile de Champions. Y lo mejor es que estos clubes, además de Liverpool, Arsenal y United, también juegan los lunes.

Insisto, este nuevo horario será un filón de oro siempre y cuando sus actores sean principales. Porque Liga y Federación, por igual y con sus respectivas artimañas, se han encargado de defenestrar a diecisiete equipos de Primera, incluidos Sevilla, Valencia y Villarreal. El Atlético camina por un hilo muy fino entre su entretenida idiosincrasia y el descrédito que sigue acumulando domingo tras domingo. Además, no entiendo la obsesión por jugar el lunes cuando todavía no se ha arreglado la franja de las cinco de la tarde. Desde hace varias temporadas, el fútbol de las cinco sirve para que los modestos se repartan las migajas. Ningún estamento se ha preocupado  en incentivar el share televisivo de esa hora.

También he escuchado con insistencia el inconveniente de la asistencia a los estadios. Obviamente, es una broma de mal gusto sentarte en tu localidad a las diez de la noche de un sábado invernal, o las nueve de un domingo o ahora lunes. Por eso, los estadios (quitando Bernabeu, Camp Nou y Mestalla) aparecen semivacíos. Sin ir más lejos, el Getafe se jugaba el otro día meterse en la semifinal copera y acudieron mil quinientas personas. Su presidente, Ángel Torres, se quedó estupefacto, pero así es este negocio: valen los telespectadores, no los aficionados.

Por último, a quienes sí satisfará la noticia son a los  entrenadores. Jugar un lunes les posibilitará organizar ciclos completos de entrenamientos con descansos incluidos. Afrontar un partido un sábado puede ser precipitado porque obliga a preparar a los jugadores en cinco días hábiles, uno o dos días más nunca sobran. Además, los equipos que jueguen Champions una semana y a la siguiente no compitan, agradecerán jugar el lunes. Atentos a cómo queda la historia.   

¿Fútbol a las tres? Yo digo que sí

Jueves, 24 Septiembre 2009

Menos mal. Ya era hora de que alguien dijera sin remilgos que el fútbol español se puede jugar a mediodía. Parecía que los gerifaltes de la Liga habían obviado ciertas nociones de marketing: nuestro campeonato es, junto a la Premier, el mejor del mundo y como tal, hay que venderlo. Esta mañana el director general de nuestro preciado torneo, Francisco Roca, ha desvelado que la LFP contempla fijar partidos a las tres de la tarde para abrirse al mercado asiático. Valiente sugerencia que todavía no llega tarde, porque hoy más que nunca tenemos los iconos publicitarios más solicitados  en los equipos más atractivos. Bueno, quizá el tema de los horarios sí pudo enmendarse antes: Florentino Pérez propuso hace tiempo a la Liga jugar a mediodía para exhibir a sus galácticos desde Pekín a Tokio vía Shanghai.

El fútbol del siglo XXI se ha quitado el corsé chovinista para expandirse por todo el globo. Desde que el Manchester United abriese el melón de las giras asiáticas, un puñado de clubes españoles programa en sus pretemporadas alguna estancia en Asia. Allí son multitud y el fútbol les encandila. No hay más que ver el furor que causan los Cristiano, Kaká, Messi, Torres, Eto’o y compañía por el Extremo Oriente. Y la fatiga que supone para nuestros equipos tragarse miles de kilómetros por un par de bolos veraniegos se ve recompensada por jugosos estipendios. No en vano, las giras se han convertido en un lucrativo negocio que permite amortizar inversiones –Beckham, CR9- y afrontar gastos ordinarios – salarios de jugadores-.

Los folclóricos argumentarán que el fútbol en España camina de la mano de los toros: a las cinco o bien entrada la tarde. Cierto es que nuestras costumbres no comulgan con las anglosajonas, ni siquiera las italianas, pero el fútbol de hoy no está hecho para el graderío sino para los telespectadores. Si no, preguntaos de dónde vienen la mayoría de ingresos de los clubes. Es difícil creer que un Madrid-Barça a las tres no arrasaría en audiencias o abarrotaría el estadio. Claro que sí. Sólo hay que adaptarse a los cambios y son futbolísticos no cuesta nada. Haber traído  a los mejores y más caros jugadores responde a estrategias mercadotécnicas: no basta con meter goles, hay que ser telegénico y entregarse a cualquier público, sea español, chino o americano. Y es en este punto donde la Premier League camina a pasos agigantados.  ¿Fútbol a las tres? Yo digo que sí.  

Preparen los maletines

Domingo, 24 Mayo 2009

Cinco equipos dependen de sí mismo para permanecer en Primera. Sabíamos que al Barça nadie la haría sombra por arriba pero la gracia de la Liga se concentra en la zona caliente con una última jornada de infarto. Ayer Recreativo y Numancia certificaron su descenso sin apenas poner resistencia. Los onubenses se ciñeron a su guión derrotista de los últimos meses mientras que el equipo soriano salió en Getafe como si afrontara un partido veraniego. En definitiva, ambos clubes certifican su condición de equipos ‘ascensores’. No os extrañe que en dos años vuelvan a Primera.

El morbo del epílogo liguero lo pondrá el Real Madrid. Sí, el subcampeón. Si los blancos juegan en Pamplona con la desidia con la que lo hizo el Barça ante los ‘rojillos’ anoche, que se preparen Sporting, Betis, Getafe y Valladolid. El Osasuna debió suspirar cuando el Barcelona aplastó al Madrid en el Bernabeu. No era para menos, desde entonces las dos últimas jornadas serían puro trámite. Ya han pasado la prueba del Camp Nou pero ojo con el Madrid, que tras sus penosos papeles en Valencia y Villarreal, irá al Reyno de Navarra en busca del prestigio perdido. Y quizá, también ansiando algún pequeño incentivo por parte de los otros implicados.

Pero al margen del empeño que ponga el Madrid en Pamplona, otro partido que tendrá enjundia será el Betis - Valladolid. La afición bética estalló contra los jugadores hace un par de semanas y perder en Heliópolis la próxima semana podría desatar una batalla civil. Menos mal que Lopera no acude al estadio desde hace mucho tiempo que si no se iba a liar la mundial. Aunque más dramático es el caso del Valladolid. Los pucelanos estaban a ocho puntos del descenso cuatro jornadas atrás y han reducido su lujosa renta a tan sólo dos puntos. Se han dormido en los laureles y les puede costar carísimo. Sin embargo, el hundimiento del Valladolid depende de que Sporting, Getafe y Osasuna puntúen.

Al Getafe se le espera con ganas en Santander. Ningún racinguista ha olvidado la semifinal copera del año pasado en la que Casquero eliminó al equipo cántabro cuando marcó el gol decisivo con Garay tumbado en el suelo por lesión. Por ello, El Sardinero recibirá a los azulones con ánimo de vendetta.

Por último, el Sporting espera al Recre con el subidón de la victoria de Zorrilla. La marea rojiblanca se prepara para el festín final de la permanencia pero cuidado con el Recre. Igual sus jugadores se pagan unas buenas vacaciones apenas se esfuercen un poquito, ¿por qué será?

Volvos y Ferraris

Lunes, 3 Noviembre 2008

guardiola-malaga.jpgschuster-almeria.jpg

Hace diez años la casa Volvo anunció un modelo en el que decía que su flamante coche aceleraba de segunda a tercera marcha más rápido que los Ferrari y los Porsches. Aquella publicidad parecía prodigiosa puesto que hasta entonces, mencionar velocidad era hablar del ‘cavallino rampante’ y de los deportivos alemanes. Al automóvil sueco no le faltaba razón, sin embargo lo que no desvelaba al consumidor es que ese Volvo en concreto aceleraba de 60 a 80 kilómetros por hora en esa marcha cuando el Ferrari lo hacía de 130 a 150. Pues bien, ese Volvo viene a ser el Real Madrid de esta Liga. Un equipo que de cara a la galería confía en luchar por todos los títulos pero que partido tras partido, descara sus penurias.  Ganó al Athletic en un sufrido partido con media hora de buen juego y todos daban por hecho que con su pegada descomunal, el Madrid sacaría adelante todos sus partidos. Pero ayer en Almería, los blancos advirtieron a sus aficionados que el equipo no juega a nada.

El órdago del Madrid está siendo demasiado arriesgado: si no juega Van Nistelrooy, adolece de gol, y si Robben no desequilibra con sus fintas y amagos, el ataque es previsible. Raúl marcó, sí, pero lo que se espera del capitán es brega y pundonor,  que ya son bastante. Higuaín podrá estar y marcar goles decisivos  pero no es imprescindible y peor, no asusta como sí lo hacen Eto’o y Messi en el Barça. De los holandeses, la técnica de Sneijder desaparece por momentos y Van der Vaart todavía es una incógnita. Y a Guti, si no se sale este año, no le quedarán más oportunidades. En resumen, que tanta fanfarria con Cristiano Ronaldo y al final, Calderón y Mijatovic se han olvidado de fichar necesidades. Además, con el carácter que tiene Schuster, no es de extrañar que si el curso se tuerce, el alemán se queje públicamente de la incompetencia de sus superiores. 

La Liga no ha hecho más que empezar y cualquier conclusión es precipitada. No obstante, los primeros síntomas nos han dejado al verdadero bólido, el Barça, cuya apuesta por las reminiscencias del ‘Dream Team’ le está saliendo de vicio. Guardiola cuenta con jugadores de toque y está sabiendo encajarlos en aras del espectáculo. La ambición del nuevo entrenador azulgrana y el fervoroso reto de sus alumnos por sepultar los dos últimos años de catástrofe han convertido al Barcelona en el Ferrari de la competición. Juega, gana, convence y arrolla. Cada encuentro es mejor que el anterior. Y encima, hay futbolistas de quita y pon como Iniesta, Bojan, Henry, Abidal, Márquez o  Milito.

Por el contrario, el Madrid podrá sacar su furia algunas veces pero en el fondo los indicios apuntan a que la plantilla no tiene suficiente empaque para acometer Liga y Champions. Y aunque es cierto aquello de que el Madrid es el Madrid, da la sensación que esta temporada deberá esforzarse denodadamente para seguir en combate, muy lejos de la suficiencia y placidez de su eterno enemigo.

“Qué manera de aguantar, qué manera de sufrir…”

Jueves, 15 Mayo 2008

Enhorabuena a los atléticos. Por fin en la Liga de Campeones después de una década, se dice pronto. Con sufrimiento, cómo no tratándose de este club, y con incertidumbre por el futuro, tampoco podía faltar eso. Resulta que los rojiblancos se meten en Champions el pasado domingo y en la sala de prensa impera un silencio sepulcral. ¿El motivo? Preguntádselo a Javier Aguirre, entrenador del Atlético de Madrid, por el momento. Cuando los periodistas esperaban la comparecencia pública de un técnico exultante, se encontraron con un hombre abatido y meditabundo. Estaba claro que el jolgorio no iba con él. El ‘vasco’ parecía mostrar una actitud premeditada, sabía cómo debía actuar de cara a la galería. El talante de Aguirre era el de alguien dolido. Entonces, todos se percataron de que los tiros iban dirigidos a la directiva, la cúpula que ha dudado de la continuidad del entrenador en algunos momentos de la temporada. Y Aguirre sacó su rencor, Aguirre no olvida. Su futuro en Madrid no es tan seguro como lo estipula su contrato.

Los mandamases del Atlético no ha tenido la paciencia suficiente para evitar cuestionar a su técnico. El mejicano siempre ha confiado en su plantilla pero su club no siempre le ha respondido de la misma manera. Pero lo que importa es lo que importa, y en el Vicente Calderón se volverá a escuchar el solemne himno de la Champions. Ya era hora que el tercer equipo de este país, por prestigio y títulos, regresara al lugar que siempre le ha correspondido. Los fieles y sufridores seguidores rojiblancos ya pueden suspirar con alivio después de la década ominosa que han padecido. Sin embargo, en la ribera del Manzanares nunca dejan de lado su idiosincrasia y los nervios siguen estando a flor de piel. Sería tragicómico que justo cuando llega el día señalado, la fecha que borra todas las penurias anteriores, el entrenador del ‘milagro’, si me permitís calificarlo así, no las tenga todas consigo para continuar dirigiendo al Atlético. No obstante, el problema está en él porque el club desea que permanezca de todas, todas. Aguirre no tiene que impetrar nada, si él quiere, preparará la Champions. Se lo merece, es el premio a su trabajo.

O sea que ‘habemus polémica’. Menos mal que la prima donna de la empresa, que no es otro que el ‘Kun’ Agüero, está a buen recaudo, y ni todo el oro de Fort Nox podría cambiar las posturas de Gil Marín y Enrique Cerezo, por este orden. Lo único cierto es que el Atlético conoce lo que tiene y de lo que carece y a eso yo lo llamo un buen comienzo. Pero a estas alturas, no vamos a descubrir nada nuevo del club capaz de lo mejor y lo peor. Si es que, como dice la canción del maestro Sabina, “qué manera de aguantar, qué manera de sufrir…”.

El Madrid revienta la Liga

Lunes, 21 Abril 2008

El partido del Real Madrid en El Sardinero recordó a aquél que los blancos empataron  de milagro contra el Zaragoza, y que a la postre les sirvió para ganar la pasada Liga. Schuster sabía que el pinchazo del Barça en el derbi barcelonés más decrépito de los últimos años, animaría a sus jugadores para finiquitar el campeonato, y si acaso, dejar en evidencia las críticas que se han cernido sobre la irregularidad del equipo.

El líder necesitaba rubricar un partido serio, que no divertido, y resulta que lo hizo con creces. Y al final, el gol de Higuaín significó un estallido de júbilo, alivio y rabia contenida. Rabia por toda la inquina que los jugadores han tragado estos meses, por la eliminación en la Champions y el pésimo fútbol que han arrastrado en la segunda vuelta. No obstante, como todo en los deportes, lo que valen son los guarismos y el Madrid ha sido el candidato más firme. Su liderato desde la segunda jornada, se dice pronto, es la mejor prueba de la constancia de los madridistas. Una virtud inculcada, no por Schuster, sino por la filosofía de un tal Fabio Capello, quien fue despedido por ofrecer lo mismo que el presente equipo: aburrimiento.  Aunque evidentemente, el Madrid tiene algo. Por segunda vez durante la temporada, el técnico alemán pudo alinear la que él considera “mejor defensa del mundo”, y la verdad es que Ramos, Cannavaro, Pepe y Heinze dieron motivos para que su entrenador continúe alardeando de zaga.

Quizás sea exagerado utilizar términos superlativos, pero la defensa del Madrid garantiza solidez, es la menos goleada del campeonato. Sin que directivos y técnicos se hayan dado cuenta, el talón de Aquiles de los madridistas y por ende, el debate del eterno central,  se ha solucionado con futbolistas de alta escuela, ésos que son expeditivos con el balón en el área, bregan cuando deben y no se desubican de su posición.

A falta de espectáculo, el Madrid pone rigor, que es lo mínimo que se le puede exigir. Sin embargo, al socio blanco no se le puede chantajear con esta simplicidad, y más, después de haber asistido a las demostraciones circenses de Zidane, Ronaldo, Figo y compañía. 

La próxima jornada, el Real Madrid podría proclamarse campeón con holgura. Si no lo hace este fin de semana, será el siguiente, es cuestión de tiempo. Sinceramente, los blancos se vieron campeones en el Camp Nou, antes de Navidad, aunque muchos aficionados, entre ellos quien escribe estas líneas, creían que la pauta de la Liga la marcaría el Barcelona. Nos equivocamos.

Ramón Calderón puede estar satisfecho, y me consta que así es. En sus últimas comparencias públicas, ha recordado que el club no ha ganado dos campeonatos consecutivos desde hace 18 años, cuando la ‘Quinta del Buitre’ llegó a su ocaso. Visto así, esta Liga tendrá su mérito, sobre todo si los merengues la ganan con cuatro jornadas de antelación. Pero la grandeza del Real Madrid es perseverar en todas las competiciones a las que aspira, y no ignorar un torneo para centrarse en otro. Eso es más propio de equipo pequeño.